‘La Leo­na’ despierta al público

La Prensa - Orlando - - PARATI ESPECTÁCULOS - Redacción

“La Leo­na Dor­mi­da” des­per­tó a la au­dien­cia me­xi­ca­na con la bio­se­rie ‘Hoy Voy a Cam­biar’, pues a po­cos días de su es­treno se co­lo­có co­mo la fa­vo­ri­ta de los te­le­vi­den­tes. Y des­de el pa­sa­do lu­nes in­ten­ta con­quis­tar a la au­dien­cia de los Es­ta­dos Uni­dos.

La pro­duc­ción de los her­ma­nos Rubén y San­tia­go Galindo mues­tra de una ma­ne­ra cru­da las adic­cio­nes, ma­las de­ci­sio­nes y otros pro­ble­mas que en­fren­tó la can­tan­te Lupita D’Ales­sio.

“Es un pro­yec­to va­lien­te, que di­ce las co­sas por su nom­bre. Po­dría de­cir que nos mues­tra el re­ver­so de las se­ries que es­tán de mo­da, del mun­do del nar­co­trá­fi­co. Y eso es por­que nos mues­tra el su­fri­mien­to de las víc­ti­mas de la dro­ga­dic­ción. Nos lle­va al di­le­ma de la per­so­na que ya es­tá en el vi­cio y có­mo hay un pro­ce­so de au­to­des­truc­ción dis­fra­za­do de fies­ta”, se­ña­ló rubén Galindo.

El pro­duc­tor des­cri­be a la can­tan­te co­mo una mu­jer que mar­có una épo­ca con sus éxi­tos al tiem­po que pro­ta­go­ni­zó de mu­chos es­cán­da­los me­diá­ti­cos.

En cuan­to a Lupita, Galindo co­men­tó que es­tá sa­tis­fe­cha y en­gan­cha­da con el re­sul­ta­do de la pro­duc­ción.

“[Los epi­so­dios] se le ha­cen muy fuer­tes. Ella llo­ra, ríe, se so­me­te real­men­te a un ejer­ci­cio bru­tal de emo­cio­nes con ca­da ca­pí­tu­lo”, com­par­tió. ‘Hoy voy a cam­biar’ na­rra la vi­da de Lupita D’Ales­sio en dos eta­pas que co­rren de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. La pri­me­ra arran­ca en el año 2006, cuan­do Lupita D’Ales­sio, des­tro­zó su pres­ti­gio, aca­bó con su for­tu­na, des­tru­yó la re­la­ción con sus hi­jos y es­tu­vo va­rias ve­ces al bor­de de la muer­te a cau­sa de las dro­gas.

Es­ta etapa, tam­bién es­ta­ble­ce el pun­to de par­ti­da, en el tiem­po pre­sen­te don­de Lupita nos re­la­ta a co­ra­zón abier­to, la vi­da de Gua­da­lu­pe Con­tre­ras Ra­mos, una ni­ña ta­len­to­sa, so­ña­do­ra y lle­na de vo­lun­tad. Su re­la­to nos trans­por­ta­rá a los años 70 en don­de co­mien­za un re­co­rri­do de cin­co dé­ca­das, vis­tas des­de las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da de es­ta fa­mo­sa in­tér­pre­te.

Es­tas cin­co dé­ca­das di­bu­jan la his­to­ria de una ni­ña que cre­ció ba­jo el yu­go de su pa­dre, quien le im­pu­so un man­da­to: con­ver­tir­se en una can­tan­te exi­to­sa. Cuan­do en reali­dad el sue­ño más gran­de de Lupita era con­ver­tir- se en bai­la­ri­na o na­da­do­ra pro­fe­sio­nal.

Se­re­mos tes­ti­gos del fa­lle­ci­mien­to de su pri­mo­gé­ni­to y los na­ci­mien­tos de su se­gun­do, ter­ce­ro y cuar­to hi­jo; sus cin­co ma­tri­mo­nios fa­lli­dos, sus re­la­cio­nes des­truc­ti­vas, el eco de sus can­cio­nes, el éxi­to que al­can­zo y la vi­da lle­na lu­jos y ex­ce­sos que lle­vo.

En un pun­to de es­ta se­rie, las dos eta­pas se en­cuen­tran pa­ra con­ver­tir­se en una so­la. De nue­va cuen­ta vi­vi­re­mos el fa­tí­di­co año 2006 y en “La etapa del Re­na­ci­mien­to y la Re­cons­truc­ción” Gua­da­lu­pe Con­tre­ras Ra­mos, “Lupita D’Ales­sio” re­gre­sa a ca­sa en bus­ca del per­dón, su­peran­do la úl­ti­ma gran prue­ba, el re­cha­zo y la des­con­fian­za de sus hi­jos.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.