Las Ve­gas y Or­lan­do, tra­ge­dia y so­li­da­ri­dad com­par­ti­das

La ma­sa­cre don­de per­so­nas mu­rie­ron 59, has­ta aho­ra, es el ma­yor aten­ta­do do­més­ti­co en EEUU

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Ma­ría Pe­ña B@ma­riaux­pen WAS­HING­TON

El ti­ro­teo que de­jó al me­nos 59 muer­tos y más de 500 he­ri­dos en Las Ve­gas, Ne­va­da, a ma­nos de un hom­bre blan­co, se ha con­ver­ti­do en la peor ma­sa­cre en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se, y ha pues­to a prue­ba la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, que por aho­ra pre­fie­re eva­dir el de­ba­te so­bre un ma­yor con­trol de las ar­mas.

En aras de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, el pre­si­den­te Do­nald Trump ha re­do­bla­do los es­fuer­zos por res­trin­gir el

in­gre­so a EEUU de in­mi­gran­tes, en par­ti­cu­lar de paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

So­lo que, en es­ta oca­sión, Step­hen Pad­dock, de ra­za blan­ca, fue quien se atrin­che­ró en su ha­bi­ta­ción en el pi­so 32 del ho­tel Man­da­lay Bay Re­sort & Ca­sino, y abrió fue­go con­tra mi­les de per­so­nas que el do­min­go asis­tían a un con­cier­to al ai­re li­bre de mú­si­ca country en Las Ve­gas. Las au­to­ri­da­des irrum­pie­ron en la ha­bi­ta­ción y en­con­tra­ron muer­to a Pad­dock, de 64 años, con más de 10 ri­fles au­to­má­ti­cos en su po­se­sión.

En Twit­ter y más tar­de en de­cla­ra­cio­nes des­de la Casa Blan­ca, Trump con­de­nó el ata­que co­mo “un ac­to de mal­dad pu­ra”.

“Nos une la tris­te­za, la con­mo­ción y el do­lor... fue un ac­to de mal­dad pu­ra”, afir- mó Trump des­de el Sa­lón Di­plo­má­ti­co de la Casa Blan­ca, tras can­ce­lar un even­to so­bre re­for­ma re­gu­la­to­ria.

La Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI) ha di­cho que Pad­dock apa­ren­te­men­te no te­nía víncu­los con un gru­po te­rro­ris­ta in­ter­na­cio­nal pero, du­ran­te su acos­tum­bra­da rueda de pren­sa, la por­ta­voz de la Casa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, se­ña­ló que las in­ves­ti­ga­cio­nes ape­nas co­mien­zan y “se­ría pre­ma­tu­ro” ca­li­fi­car el ti­ro­teo co­mo un ac­to te­rro­ris­ta.

Por su par­te, la se­cre­ta­ria in­te­ri­na del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS), Elai­ne Du­ke, di­jo que la agen­cia no tie­ne in­for­ma­ción que apun­te a “una ame­na­za creí­ble es­pe­cí­fi­ca en otros si­tios pú­bli­cos en el país” pero, pa­ra ma­yor cau­te­la, es po­si­ble que se in­cre­men­te la se­gu­ri­dad “en torno a even­tos y si­tios pú­bli­cos”.

En tono y con­te­ni­do, las de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre Las Ve­gas fue­ron dis­tin­tas a las que reali­zó en ju­nio de 2016 tras la ma­sa­cre de 49 per­so­nas en el club noc­turno Pul­se de Or­lan­do, in­ci­den­te que uti­li­zó más ade­lan­te pa­ra con­de­nar el terrorismo is­lá­mi­co y pa­ra de­fen­der su ve­da al in­gre­so a EEUU de mu­sul­ma­nes.

En 2012, a raíz de la ma­sa­cre de ni­ños y maes­tros en Sandy Hook, en New­town (Con­nec­ti­cut), Trump apo­yó la pro­pues­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma de res­trin­gir aún más la ven­ta de ar­mas.

San­ders afir­mó que Trump res­pal­da la Se­gun­da En­mien­da, que con­sa­gra la te­nen­cia de las ar­mas en EEUU, y que la prio­ri­dad es apo­yar a las víc­ti­mas.

Ya ha­brá tiem­po más ade­lan­te pa­ra dis­cu­tir asun­tos co­mo el con­trol de ar­mas, ase­gu­ró San­ders, aun­que re­co­no­ció que una co­sa es ha­blar co­mo can­di­da­to y otra co­mo pre­si­den­te.

La se­ma­na pa­sa­da, el di­rec­tor del FBI, Ch­ris Wray, di­jo an­te el Co­mi­té de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal del Senado, que su agen­cia tie­ne abier­tas “cer­ca de mil” in­ves­ti­ga­cio­nes de terrorismo do­més­ti­co, y una ci­fra si­mi­lar de ca­sos vin­cu­la­dos con el te­rro­ris­ta “Es­ta­do Is­lá­mi­co” (ISIS).

En ma­yo pa­sa­do, el FBI ad­vir­tió en un bo­le­tín na­cio­nal que gru­pos su­pre­ma­cis­tas blan­cos po­drían co­me­ter más ata­ques de vio­len­cia y con­ver­tir­se en una “ame­na­za de vio­len­cia le­tal en el pró­xi­mo año”.

Lo que omi­tió Trump

En sus de­cla­ra­cio­nes, Trump in­clu­yó re­fe­ren­cias bí­bli­cas e hi­zo un lla­ma­do a la uni­dad na­cio­nal, pero ja­más men­cio­nó la pa­la­bra terrorismo ni el ri­fle au­to­má­ti­co que uti­li­zó Pad­dock, a quien des­cri­bió co­mo el “pis­to­le­ro”.

Trump tam­po­co hi­zo men­ción del pe­ren­ne pro­ble­ma de la vio­len­cia de­ri­va­da de la te­nen­cia de ar­mas, en un país don­de hay más de 300 mi­llo­nes de ar­mas en ma­nos ci­vi­les.

Se­gún el gru­po “Gun Vio­len­ce Ar­chi­ve”, tan so­lo en 2017 se han pro­du­ci­do 46,597 ac­tos de vio­len­cia con ar­mas de fue­go, de­jan­do una es­te­la de más de 11,700 muer­tos y 23,520 he­ri­dos.

Pero va­rios lí­de­res de­mó­cra­tas den­tro y fue­ra de Was­hing­ton han he­cho hin­ca­pié en que el in­ci­den­te de­ja de ma­ni­fies­to la ur­gen­cia de im­po­ner ma­yo­res con­tro­les en la ven­ta de ar­mas de fue­go, en par­ti­cu­lar las de ca­li­bre mi­li­tar.

“Es in­con­ce­bi­ble que los es­ta­dou­ni­den­ses sean 25 ve­ces más pro­pen­sos a ser víc­ti­mas mor­ta­les por ar­mas de fue­go que las per­so­nas en otras na­cio­nes desa­rro­lla­das”, se­ña­ló el pre­si­den­te del Senado de Ca­li­for­nia, Ke­vin de León.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA) no se ha­bía pro­nun­cia­do al cie­rre de edi­ción so­bre la ma­sa­cre.Ol

FOTOS: GETTY

El pá­ni­co y la de­ses­pe­ra­ción se apo­de­ró de los asis­ten­tes al Rou­te 91 Har­vest, un even­to de­di­ca­do a la mú­si­ca country, cuan­do las ba­las co­men­za­ron a co­brar víc­ti­mas.

Los cien­tos de he­ri­dos fue­ron tras­la­da­dos al Uni­ver­sity Me­di­cal Cen­ter y el Sun­ri­se Hos­pi­tal Me­di­cal Cen­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.