Cen­tros de Ayu­da re­ci­ben a cien­tos de fa­mi­lias bo­ri­cuas re­cién lle­ga­das

La Prensa - Orlando - - #FLORIDACENTRAL #ORLANDO - Ce­ci­lia Fi­gue­roa B@ce­ci­lia­fi­gue­roa

La puer­to­rri­que­ña Ma­ra Oli­vo y sus so­bri­nas re­cién lle­ga­das de Puer­to Ri­co bus­ca­ban información so­bre los re­qui­si­tos pa­ra las es­cue­las, ayu­da pa­ra asis­ten­cia de ali­men­tos y es­pe­ra­ban en­con­trar apo­yo pa­ra que sus so­bri­nas cuen­ten con un apar­ta­men­to en el fu­tu­ro y lo­gren sa­lir ade­lan­te en su nue­vo ho­gar per­ma­nen­te, en Or­lan­do.

Ella co­mo otros cien­tos de fa­mi­lias re­ci­bie­ron asis­ten­cia en el Cen­tro de Ayu­da pa­ra Desas­tres en el Ae­ro­puer­to de Or­lan­do (MCO), una ini­cia­ti­va del go­ber­na­dor de Flo­ri­da, Rick Scott, pa­ra aten­der el éxo­do de fa­mi­lias bo­ri­cuas afec­ta­das por el huracán Ma­ría.

“Allá en Puer­to Ri­co per­die­ron su ca­sa, aquí Dios nos man­dó a te­ner mi­se­ri­cor­dia con los nues­tros y es­ta­mos pa­ra apo­yar­los. Mi fa­mi­lia se ex­ten­dió, so­mos co­mo ocho en la ca­sa”, di­jo Oli­vo y agre­gó que les die­ron información en el cen­tro. “Pen­sá­ba­mos que po­día­mos lle­nar apli­ca­cio­nes aquí, era pa­ra orien­ta­ción y de­ja­mos te­lé­fono de ella, que la van a lla­mar. Pa­ra Puer­to Ri­co y Flo­ri­da es la pri­me­ra vez en to­do es­te desas­tre. Es­pe­ra­mos en Dios que to­do se dé en tiem­po por­que sa­be­mos que es­to es lar­go pla­zo”.

De acuer­do a ci­fras es­ta­ta­les, más de 10,000 per­so­nas han lle­ga­do a la Flo­ri­da des­de Puer­to Ri­co, don­de los re­si­den­tes aún su­fren los es­tra­gos de la fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca y agua, es­ca­sez de ali­men­tos y ga­so­li­na y ayu­da in­su­fi­cien­te, o nin­gu­na, del go­bierno.

El cen­tro de ayu­da ubi­ca­do en el pri­mer pi­so del Ter­mi­nal A del ae­ro­puer­to de Or­lan­do ope­ra con personal de la Cruz Ro­ja Ame­ri­ca­na, que re­ci­be a los bo­ri­cuas.

Allí hay me­sas de va­rias agen­cias de asis­ten­cia co­mo la Ofi­ci­na de Asis­ten­cia Lo­cal pa­ra His­pa­nos (HO­LA), la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro La­tino Lea­ders­hip, Inc., Sal­va­tion Army, dis­tri­tos es­co­la­res lo­ca­les y de­par­ta­men­tos de sa­lud, en­tre otras.

Ma­rit­za Sanz, pre­si­den­ta de La­tino Lea­ders­hip, di­jo sen­tir­se con­mo­vi­da y preo­cu­pa­da por la gran ne­ce­si­dad que tie­nen las per­so­nas, que es­tán lle­gan­do con “lo pues­to” y bus­can ayu­da in­me­dia­ta y ur­gen­te pa­ra co­mi­da, me­di­ci­nas, ro­pa y vi­vien­da. “La gen­te nues­tra es­tá pa­san­do ham­bre y eso ja­más lo ha­bía­mos vis­to, en otras oca­sio­nes, he­mos ayu­da­do a otros paí­ses, pe­ro es­to nun­ca”, di­jo.

Las per­so­nas in­clu­so es­tán lla­man­do des­de la isla bus­can­do qué ti­po de ayu­da exis­te en Flo­ri­da. “Re­ci­bi­mos al me­nos 75 o más lla­ma­das dia­rias, y la pri­me­ra pre­gun­ta es qué ayu­da pa­ra vi­vien­da hay. Y les re­co­men­da­mos a quie­nes ten­gan un fa­mi­liar o un si­tio don­de que­dar­se lo ha­gan”, di­jo Sanz.

En el cen­tro asis­ten con vo­lun­ta­rios a lle­nar los for­mu­la­rios pa­ra asis­ten­cia so­cial de cu­po­nes de ali­men­tos, han po­di­do pro­veer a al­gu­nas fa­mi­lias de ali­men­tos a su lle­ga­da y con la ayu­da so­li­da­ria de ac­ti­vis­tas y gru­pos de ayu­da van re­sol­vien­do si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res.

Y tam­bién hay ayu­da psi­co­ló­gi­ca, que es in­dis­pen­sa­ble en es­tos ca­sos. La puer­to­rri­que­ña Ingrid Cruz, psi­co­te­ra­peu­ta li­cen­cia­da, da con­se­je­ría a los que lle­gan al cen­tro, pe­ro la de­man­da es tan­ta que es­tá bus­can­do co­le­gas vo­lun­ta­rios se unan a es­ta la­bor.

“Hay per­so­nas que vie­nen llo­ran­do al con­tar sus his­to­rias, es­tán te­nien­do pe­sa­di­llas, su­frien­do de de­pre­sión, an­sie­dad, ata­ques de pá­ni­co. Te­ne­mos que ali­viar esa an­sie­dad, ne­ce­si­tan ser es­cu­cha­dos, sen­tir­se apo­ya­dos, ne­ce­si­tan amor in­con­di­cio­nal. Que se los es­cu­che con em­pa­tía”, di­jo Cruz.

Hi­zo un lla­ma­do a psi­có­lo­gos, con­se­je­ros li­cen­cia­dos, psi­quia­tras y mé­di­cos a que se so­li­da­ri­cen y ofrez­can su tiem­po pro bono a es­tas fa­mi­lias. Pue­den co­mu­ni­car­se con Cruz al: 407-721-0900.

Por su par­te, Jaclyn Vé­lez, ge­ren­te de re­cur­sos hu­ma­nos del Dis­tri­to Es­co­lar del Con­da­do Oran­ge (OCPS, por sus si­glas en in­glés), di­jo que es­ta­ban brin­dan­do asis­ten­cia so­bre el pro­ce­so de re­gis­tro de es­tu­dian­tes y so­bre op­cio­nes de tra­ba­jo en el dis­tri­to.

Pa­ra ello, in­di­có que mu­chos maes­tros y pro­fe­sio­na­les que quie­ran so­li­ci­tar em­pleo en es­te dis­tri­to pue­den lle­nar su so­li­ci­tud en el si­tio web www.ocps.net.

Las fa­mi­lias tam­bién en­cuen­tran pa­la­bras de solidaridad, son­ri­sas, abra­zos. Gior­gi­na Pi­ne­do-Ro­lón, asis­ten­te de la di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Re­la­cio­nes Hu­ma­nas y Asun­tos Co­mu­ni­ta­rios de la Ciu­dad de Or­lan­do, abra­zó a una se­ño­ra de edad, con­mo­vi­da por su fra­gi­li­dad en bus­ca de ayu­da.

“Que­ría un abra­zo y ha­blar con al­guien. Es­tá so­la y le di mi te­lé­fono pa­ra que me lla­me cuan­do ella quie­ra. Per­so­nal­men­te me ha to­ca­do el al­ma, por­que ves per­so­nas que lo te­nían to­do, la ma­yo­ría te­nían sus ne­go­cios, han per­di­do sus tra­ba­jos, y vie­nen aquí con una es­pe­ran­za de em­pe­zar de nue­vo. Es difícil, no sa­be qué ha­cer, don­de vi­vir, pe­se a que al­gu­nos tie­nen fa­mi­lia­res aquí, otros no”, di­jo la eje­cu­ti­va.

Den­tro de los ser­vi­cios que pro­vee es­ta agen­cia se en­cuen­tran: con­tac­to con or­ga­ni­za­cio­nes del go­bierno y co­mu­ni­dad, asis­ten­cia pa­ra so­li­ci­tar se­gu­ro mé­di­co, cu­po­nes de ali­men­tos, ac­ce­so a compu­tado­ras e información de opor­tu­ni­da­des de em­pleo, en­tre otros.

Pi­ne­do-Ro­lón en­fa­ti­zó que es difícil pa­ra mu­chas fa­mi­lias pe­dir ayu­da, pues nun­ca se ha­bían vis­to en es­ta si­tua­ción: “han ve­ni­do fa­mi­lias

CE­CI­LIA FI­GUE­ROA / LA PREN­SA

Una vis­ta del cen­tro de ayu­da a fa­mi­lias lle­ga­das de Puer­to Ri­co ubi­ca­do en el ae­ro­puer­to de Or­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.