EM­PA­TÍA Y COM­PA­SIÓN

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN - Eva Pa­gán Hill

Du­ran­te el úl­ti­mo mes he­mos si­do tes­ti­gos o vi­vi­do gran­des desas­tres na­tu­ra­les o trá­gi­cos ti­ro­teos que han traí­do muer­te, ca­ren­cia, gran­des re­tos y de­ses­pe­ra­ción. Aun­que los po­lí­ti­cos juz­guen a los dam­ni­fi­ca­dos o du­den que ha­ya pro­ble­mas de cam­bios cli­ma­to­ló­gi­cos, los es­ta­mos vi­vien­do en car­ne pro­pia.

He­mos vis­to a nues­tros her­ma­nos de to­das na­cio­na­li­da­des, re­li­gio­nes y cla­ses so­cia­les, per­so­nas fa­mo­sas o ciu­da­da­nos sen­ci­llos, unir­se pa­ra ayu­dar con lo que pue­den. Di­cen que lo ha­cen por­que sien­ten em­pa­tía y com­pa­sión.

Em­pa­tía es el va­lor que nos per­mi­te ver lo que las per­so­nas es­tán vi­vien­do y po­der vi­sua­li­zar có­mo no­so­tros nos sen­ti­ría­mos si es­to nos pa­sa­ra a no­so­tros o a nues­tros se­res ama­dos. Es el va­lor que nos mue­ve a ayu­dar­nos unos a otros. Im­pli­ca co­mu­ni­ca­ción.

Com­pa­sión es el va­lor que nos ha­ce sen­si­bles y hu­ma­nos fren­te a las di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas de los de­más. Es un sen­ti­mien­to de lás­ti­ma que pue­de cau­sar dis­tan­cia en­tre el que su­fre y el que ob­ser­va. Te­ne­mos que te­ner cui­da­do de no juz­gar ni sen­tir­nos su­pe­rio­res a aque­llos que su­fren.

Jun­tos es­tos valores pro­mue­ven com­pren­sión y uni­dad. Nues­tro tra­ba­jo es apren­der y en­se­ñar a nues­tros hi­jos am­bos valores.

Sen­ti­mos pe­na y a ve­ces ira por­que hay per­so­nas que se apro­ve­chan o se bur­lan del su­fri­mien­to hu­mano.

Es en mo­men­tos de ne­ce­si­dad que ve­mos el ca­li­bre hu­mano de las per­so­nas. Ad­mi­ra­mos a per­so­nas co­mo la al­cal­de­sa Ca­men Yu­lín ca­mi­nan­do las ca­lles inun­da­das de Puer­to Ri­co ayu­dan­do y pi­dien­do ayu­da con lá­gri­mas en los ojos.

Ad­mi­ra­mos a fa­mi­lia­res, ve­ci­nos y co­mu­ni­da­des en­te­ras que tra­ba­jan día a día sin des­can­sar por el bien de to­dos. Los que po­nen sus vi­das en pe­li­gro ex­ca­van­do los es­com­bros cuan­do el suelo me­xi­cano si­gue tem­blan­do.

“Bie­na­ven­tu­ra­dos los mi­se­ri­cor­dio­sos, pues ellos re­ci­bi­rán mi­se­ri­cor­dia”. Pi­do a Dios ben­di­cio­nes pa­ra to­dos los que sien­ten em­pa­tía y com­pa­sión y prac­ti­can la mi­se­ri­cor­dia día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.