Con mo­lé­cu­la sin­té­ti­ca eli­mi­nan el VIH la­ten­te

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - EFE

Un equi­po de in­ves­ti­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se ha pro­ba­do en un mo­de­lo ani­mal una mo­lé­cu­la sin­té­ti­ca que pue­de reac­ti­var el vi­rus de in­mu­no­de­fi­cien­cia hu­ma­na (VIH) y aca­bar con al­gu­nas de las cé­lu­las in­fec­ta­das, se­gún pu­bli­có el vier­nes la re­vis­ta PLOS Pat­ho­gens.

El es­tu­dio en­ca­ra una de las gran­des ba­rre­ras a la ho­ra de tra­tar la in­fec­ción con es­te vi­rus, que pue­de per­sis­tir du­ran­te mu­chos años sin ma­ni­fes­tar­se en las per­so­nas que re­ci­ben un tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­ví­ri­co.

El VIH in­fec­ta a las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y pro­vo­ca que és­tas de­jen de fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te, lo que pro­du­ce un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo y una con­si­guien­te “in­mu­no­de­fi­cien­cia”, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Los tra­ta­mien­tos an­ti­rre­tro­ví­ri­cos, re­co­men­da­dos ac­tual­men­te pa­ra las in­fec­cio­nes por VIH, “su­pri­men la ré­pli­ca del vi­rus y evi­ta la pro­gre­sión de la enfermedad” en el cuer­po, se­ña­lan los au­to­res del es­tu­dio.

Sin em­bar­go, observan los in­ves­ti­ga­do­res en el tex­to pu­bli­ca­do, “es­ta te­ra­pia no cu­ra la in­fec­ción”, en par­te por­que el VIH pue­de per­sis­tir en for­ma la­ten­te den­tro de las cé­lu­las in­fec­ta­das.

“El desa­rro­llo de es­tra­te­gias pa­ra re­du­cir o eli­mi­nar esa re­ser­va de cé­lu­las in­fec­ta­das en for­ma la­ten­te es, por lo tan­to, una prio­ri­dad clí­ni­ca y de in­ves­ti­ga­ción de im­por­tan­cia mun­dial”, ase­gu­ran los au­to­res.

Hay es­tu­dios que han ex­plo­ra­do dis­tin­tas for­mas de eli­mi­nar las cé­lu­las in­fec­ta­das en for­ma la­ten­te y bus­ca­do la ma­ne­ra de es­ti­mu­lar­las pa­ra que pro­duz­can par­tí­cu­las vi­ra­les.

En ese marco, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha no­ta­do que una mo­lé­cu­la lla­ma­da brios­ta­ti­na 1 tie­ne el po­ten­cial de pro­vo­car esa res­pues­ta en las cé­lu­las.

Sin em­bar­go, es muy com­pli­ca­do ob­te­ner es­ta mo­lé­cu­la: su fuen­te es el bu­gu­la, un or­ga­nis­mo de las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas.

En es­te es­tu­dio, Matt­hew Mars­den y Je­ro­me Zack de la Uni­ver­si­dad de California en Los Ángeles, jun­to con un equi­po de Stan­ford, di­se­ña­ron una mo­lé­cu­la sin­té­ti­ca que pue­de imi­tar la ac­ti­vi­dad de la brios­ta­ti­na 1 y la lla­ma­ron SUW133.

En un pri­mer mo­men­to, el gru­po de­mos­tró que la mo­lé­cu­la sin­té­ti­ca po­día ac­ti­var la in­fec­ción la­ten­te por VIH en cé­lu­las que ha­bían si­do ex­traí­das a pa­cien­tes in­fec­ta­dos.

Lue­go ana­li­za­ron qué su­ce­día en ra­to­nes que te­nían un sis­te­ma in­mu­ne mo­di­fi­ca­do pa­ra ser se­me­jan­te al de los se­res hu­ma­nos.

En es­te ca­so, la mo­lé­cu­la SUW133 tam­bién ac­ti­va­ba las cé­lu­las que en los ra­to­nes es­ta­ban in­fec­ta­das de for­ma la­ten­te.

Has­ta el 25% de las cé­lu- las in­fec­ta­das ha­bían muer­to en las pri­me­ras 24 ho­ras, se­gún ob­ser­va­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

El equi­po re­co­no­ce que aún hay que se­guir ex­plo­ran­do el po­ten­cial de la mo­lé­cu­la y saber si ha­brá un efec­to si­mi­lar en los se­res hu­ma­nos.

Se­gún la OMS, unas 36.7 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con VIH en el mun­do y la mi­tad de ellas re­ci­be te­ra­pia an­ti­rre­tro­ví­ri­ca..

ARCHIVO.

El VIH in­fec­ta las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de los se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.