Or­ga­ni­za­cio­nes en Orlando si­guen el es­fuer­zo pa­ra re­cons­truir Puer­to Ri­co

La Prensa - Orlando - - #FLORIDACENTRAL #PUERTORICO - Ro­xa­na de la Ri­va ES­PE­CIAL PA­RA LA PREN­SA

Ca­da día los vo­lun­ta­rios lle­gan pun­tua­les al al­ma­cén ha­bi­li­ta­do co­mo cen­tro de aco­pio por la Coor­di­na­do­ra de Apo­yo, So­li­da­ri­dad y Ayu­da (CA­SA), gru­po for­ma­do por va­rias or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, em­pre­sa­rios, cá­ma­ras de co­mer­cio, es­ta­cio­nes de ra­dio y vo­lun­ta­rios que sur­gió en res­pues­ta a los de­sas­tres na­tu­ra­les que im­pac­ta­ron pri­me­ro a las Is­las Vír­ge­nes y des­pués a Puer­to Ri­co.

Y es que a más de un mes del im­pac­to del hu­ra­cán Ma­ría, es­ta or­ga­ni­za­ción de ba­se co­mu­ni­ta­ria si­gue ayu­dan­do en el pro­ce­so de re­cons­truc­ción de Puer­to Ri­co. Ac­tual­men­te CA­SA ope­ra en un al­ma­cén de 60,000 pies cua­dra­dos lo­ca­li­za­do en el 1602 North Gol­den­rod Road, al es­te de Orlando. Aun­que el edi­fi­cio es­tu­vo an­te­rior­men­te ce­rra­do se acon­di­cio­nó pa­ra ser­vir de re­cep­tor de las do­na­cio­nes. Allí lo re­cau­da­do se al­ma­ce­na, se em­pa­que­ta y se en­vía a Puer­to Ri­co.

“Es­te ha si­do un es­fuer­zo de la co­mu­ni­dad”, ase­gu­ró Jimmy To­rres-Vé­lez, coor­di­na­dor ge­ne­ral de CA­SA y pre­si­den­te de Ini­cia­ti­va Ac­ción Puer­to­rri­que­ña. “La par­te más exi­to­sa de es­te es­fuer­zo son los vo­lun­ta­rios”, agre­gó.

“Otro pro­yec­to tie­ne que ver con es­te edi­fi­cio, lo que sig­ni­fi­ca­ría pa­ra nues­tra gen­te, un re­co­no­ci­mien­to y un tra­to jus­to… Si nos pu­dié­ra­mos mu­dar aquí [per­ma­nen­te­men­te], ten­dría­mos to­da cla­se de ser­vi­cios pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad. La can­ti­dad de co­sas que se pue­den ha­cer pa­ra nues­tra gen­te en es­te edi­fi­cio es ex­tra­or­di­na­ria, to­man­do en cuen­ta que tie­ne que ser dis­po­ni­ble pa­ra el desa­rro­llo de un nue­vo li­de­ra­to que va a echar ade­lan­te a nues­tra co­mu­ni­dad”, men­cio­nó To­rres-Vé­lez.

Aña­dió que el pro­yec­to ac- ti­va­dos­por­puer­to­ri­co.com, CA­SA y el em­pre­sa­rio Billy De­ni­zard lle­ga­ron a un acuer­do don­de le en­tre­ga­ron $25,000 en efec­ti­vo a Go­ya, que a su vez va a pro­veer $70,000 en pro­duc­tos que se es­tán en­tre­gan­do a las per­so­nas en Puer­to Ri­co. “Ese mis­mo es­fuer­zo lo po­de­mos ha­cer con di­fe­ren­tes em­pre­sas pa­ra im­pac­tar a la eco­no­mía de la is­la y ayu­dar a que nues­tra gen­te ten­ga tra­ba­jo”, di­jo el lí­der co­mu­ni­ta­rio.

Ade­más, la can­tan­te Ol­ga Ta­ñón sir­vió co­mo vo­lun­ta­ria or­ga­ni­zan­do su­mi­nis­tros en el al­ma­cén que CA­SA tie­ne en Orlando y en­tre­gó per­so­nal­men­te lo re­cau­da­do a or­ga­ni­za­cio­nes en San Juan, Puer­to Ri­co. En un vi­deo las mon­jas y per­so­nal de un ho­gar de an­cia­nos agra­de­cen a Ol­ga, Ac­ti­va­dos por Puer­to Ri­co, Go­ya y to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de CA­SA por la ayu­da que les en­via­ron.

“No va­mos a ce­rrar has­ta que se lle­gue a la me­ta que es que Puer­to Ri­co y los des­pla­za­dos que es­tán lle­gan­do aquí es­tén es­ta­bi­li­za­dos”, di­jo Ana Ji­mé­nez, quien lle­gó co­mo vo­lun­ta­ria ca­si des­de el pri­mer día que abrió el cen­tro de aco­pio en Aca­cia Cen­tro Bo­rin­que­ño. “Han pa­sa­do más de 1,800 vo­lun­ta­rios en­tre el cen­tro de aco­pio ori­gi­nal que fue en Aca­cia y los de aquí”, se­ña­ló Ji­mé­nez, en­car­ga­da de or­ga­ni­zar a los vo­lun­ta­rios y de la lo­gís­ti­ca en el al­ma­cén.

“En­con­tra­mos una en­ti­dad [CA­SA] don­de co­no­cía­mos a to­dos los in­vo­lu­cra­dos y eso nos da­ba ga­ran­tía de po­ner el es­fuer­zo de no­so­tros en hom­bres, ho­ras e in­ven­ta­rios dis­po­ni­bles. Me pa­re­ce que el re­sul­ta­do fue po­si­ti­vo”, di­jo Héc­tor Mar­cano, vi­ce­pre­si­den­te de la Di­vi­sión His­pa­na de la es­ta­ción iHear­tRa­dio que ac­ti­vo un ra­dio ma­ra­tón du­ran­te el Fes­ti­val de las Amé­ri­cas don­de par­ti­ci­pa­ron ar­tis­tas y to­dos los ta­len­tos de la es­ta­ción.

El even­to se reali­zó ha­ce tres se­ma­nas fren­te a la Al­cal­día de Orlando. Den­tro de las ins­ta­la­cio­nes mu­ni­ci­pa­les mu­chas agen­cias gu­ber­na­men­ta­les es­tu­vie­ron dan­do in­for­ma­ción a los puer­to­rri­que­ños re­cién lle­ga­dos. “Hay que en­ten­der que a la Flo­ri­da han lle­ga­do más de 50,000 puer­to­rri­que­ños, ellos van a ser par­te de nues­tros oyen­tes o fa­mi­lia ex­ten­di­da, [por eso] uti­li­za­mos nues­tros even­tos pa­ra dar­les in­for­ma­ción y pa­ra que se pue­dan es­ta­bi­li­zar rá­pi­do, que em­pie­cen a te­ner víncu­los con su nue­vo te­rri­to­rio de vi­vien­da y eso ga­ran­ti­za que la gen­te pue­da echar ha­cía ade­lan­te”, ase­gu­ró Mar­cano.

La es­ta­ción tam­bién pro­vee el web­si­te ac­ti­va­dos­por­puer­to­ri­co.com, don­de se si­guen re­cau­dan­do fon­dos. “Ha si­do una re­la­ción que per­du­ra por­que no­so­tros no va­mos a aban­do­nar la cau­sa has­ta que en­ten­da­mos que Puer­to Ri­co ca­mi­na so­bre su pie”, afir­mó el co­mu­ni­ca­dor.

Y es que, de acuer­do a un in­for­me del Cen­tro de Es­tu­dios Puer­to­rri­que­ños de Colegio Hun­ter de Nue­va York, se es­ti­ma que en­tre 114,000 y 213,000 re­si­den­tes de Puer­to Ri­co aban­do­na­rán la is­la anual­men­te des­pués del hu­ra­cán Ma­ría. De 2017 a 2019, Puer­to Ri­co pue­de per­der has­ta 470,335 re­si­den­tes o el 14% de la po­bla­ción. Las pro­yec­cio­nes in­di­can que Flo­ri­da es el es­ta­do con ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ver­se afec­ta­do por el éxo­do, con un flu­jo anual es­ti­ma­do de en­tre 40,000 y 82,000 per­so­nas.

“La ne­ce­si­dad re­cién co­mien­za”, di­jo el doc­tor Án­gel M. To­rres, ca­pe­llán de la Po­li­cía de Orlando y vo­lun­ta­rio de CA­SA. “Per­so­nal­men­te es­toy or­ga­ni­zan­do psi­có­lo­gos y con­se­je­ros clí­ni­cos por­que ade­más de to­das las ne­ce­si­da­des fí­si­cas en las per­so­nas va a ha­ber mu­cha ne­ce­si­dad emo­cio­nal, no so­lo por el hu­ra­cán, por­que fue una co­sa bien trau­má­ti­ca, sino por­que han de­ja­do sus ho­ga­res, su is­la que aman tan­to. Te­ne­mos que es­tar lis­tos pa­ra ofre­cer­les ayu­da”, ase­gu­ró To­rres.

Tri­ni Qui­roz, lí­der co­mu­ni­ta­ria ori­gi­na­ria de Ecua­dor y re­co­no­ci­da por su lar­ga lu­cha so­cial en Orlando, ex­pre­só que ja­más ha­bía vis­to un es­fuer­zo tan gran­de y exi­to­so co­mo el rea­li­za­do por to­da la co­mu­ni­dad.

“No ten­go pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar lo que ha he­cho es­te gru­po con­for­ma­do por 15 or­ga­ni­za­cio­nes y con la ayu­da de to­dos los vo­lun­ta­rios. Agra­de­ce­mos el apo­yo de fun­cio­na­rios co­mo al se­na­dor Bill Nel­son; el al­cal­de de Orlando, Buddy Dyer, quien que­dó tan sor­pren­di­do y se pu­so a la dis­po­si­ción de nues­tro gru­po. El co­mi­sio­na­do Tony Ortiz que es­tu­vo ar­ma­do ca­jas; el je­fe de la po­li­cía, Orlando Ro­lón; a Ar­nie Amo­ros, en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad; Luis Mar­tí­nez de la ciu­dad de Orlando; he­mos te­ni­do ayu­da de to­do el mun­do”, ase­gu­ró Qui­roz.

Has­ta la fe­cha la coor­di­na­do­ra ha lo­gra­do en­tre­gar 20,000,000 de li­bras en su­mi­nis­tros de co­mi­da, agua, pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad, ba­te­rías, ve­las… y en el ca­mino al­mas ca­ri­ta­ti­vas co­mo el fi­lán­tro­po Jon Ya­brough ofre­ció su avión pri­va­do pa­ra lle­var me­di­ci­nas a Pon­ce y pa­gó dos va­go­nes de su­mi­nis­tros.

Y es que pa­sa­ron mo­men­tos cuan­do se re­tra­só el apo­yo del go­bierno a los ciu­da­da­nos en Puer­to Ri­co, en­ton­ces los miem­bros de CA­SA reac­cio­na­ron rá­pi­do an­te la ur­gen­cia de las cir­cuns­tan­cias. Por ejem­plo cuan­do se en­fren­ta­ron a que el go­bierno de Puer­to Ri­co y la Agen­cia Fe­de­ral de Ma­ne­jo

de Emer­gen­cias (FEMA, por sus si­glas en in­glés) no res­pon­dían con la ra­pi­dez que ame­ri­ta­ba la si­tua­ción, se cam­bió la tác­ti­ca en la en­tre­ga de los ar­tícu­los re­cau­da­dos.

“La en­tre­ga ha si­do cons­tan­te y efec­ti­va, por­que de­ci­di­mos ha­cer­la ‘door to door’ en vez de en­viar­lo a la ofi­ci­na de la Pri­me­ra Da­ma. Lo man­da­mos con las or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, con el apo­yo de em­pre­sas pri­va­das co­mo Ad­van­ce Au­to Part, El Me­són Sánd­wi­ches, quie­nes han pa­ga­do por los va­go­nes”, ase­gu­ró Ja­vier Ri­ve­ra, en­car­ga­do de la lo­gís­ti­ca de CA­SA.

“Aho­ra es­ta­mos bre­gan­do con la Agen­cia de Desa­rro­llo y Re­cur­sos Asis­ten­cia­les, Aso­cia­ción Ad­ven­tis­ta (ADRA) ellos se es­tán en­car­gan­do del es­te de Puer­to Ri­co. Otra mer­can­cía se en­tre­gó en los mu­ni­ci­pios de Jua­na Díaz, Vi­llal­ba, Utua­do y Pon­ce. Dos va­go­nes iban des­ti­na­dos pa­ra el Co­li­seo Ro­ber­to Cle­men­te, pe­ro hay de­ma­sia­da mer­can­cía allí en­ton­ces ellos coor­di­na­ron pa­ra en­tre­gar a una igle­sia en Río Pie­dras”, ase­gu­ró el ope­ra­dor de la lo­gís­ti­ca.

To­dos los vo­lun­ta­rios tie­nen un rol im­por­tan­te en el al­ma­cén. Por ejem­plo, Es­tre­lla Viz­con se en­car­ga de va­ciar los ca­mio­nes con las do­na­cio­nes. “Es­toy aquí des­de que abrie­ron el al­ma­cén y no me voy has­ta que la is­la se le­van­te”, di­jo la jo­ven de 28 años. Mien­tras Ro­ber­to y Hor­ten­cia Ben­ja­mín se en­car­gan to­dos los días de aten­der la co­ci­na ‘Co­mi­da de ma­mi y pa­pi’, don­de pro­veen co­mi­da, agua y snacks a los vo­lun­ta­rios.

Luis Re­yes, de 39 años, di­ce que ayu­da des­de aquí por­que le da tris­te­za lo que su­ce­de en Puer­to Ri­co. “Ven­go los sie­te días de la se­ma­na des­de tem­prano y soy el que cie­rra la puer­ta. Voy a es­tar aquí has­ta que cie­rren el al­ma­cén”, di­jo Re­yes y agre­gó que se ne­ce­si­tan más vo­lun­ta­rios.

Mien­tras tan­to las ayu­das si­guen lle­gan­do al al­ma­cén. El pas­tor Wi­llie Low­ri­mo­re via­jó des­de Ca­ro­li­na del Sur pa­ra en­tre­gar 10 tol­dos con sus res­pec­ti­vos pos­tes pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos en Puer­to Ri­co. “Via­ja­mos des­de la una de la ma­ña­na y les de­ja­mos es­to, si ne­ce­si­tan al­go más nos lla­man”, di­jo Low­ri­mo­re a los en­car­ga­dos del lu­gar.

Por otro la­do a CA­SA lle­gó un che­que por $1,075 que se re­cau­dó en Bluf­ton en Ca­ro­li­na del Sur. “Es­ta fue una ac­ti­vi­dad en alian­za con la co­mu­ni­dad me­xi­ca­na que re­cau­dó fon­dos pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos del te­rre­mo­to, es­pe­ro que es­ta hu­mil­de apor­ta­ción de los bo­ri­cuas de Bluf­ton ayu­de en el es­fuer­zo ti­tá­ni­co que rea­li­zan en Flo­ri­da”, di­ce la car­ta de May­ra Ri­ve­ra Váz­quez.

“CA­SA co­men­zó co­mo un co­mi­té de tra­ba­jo pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas que ha­bía si­do azo­ta­das por el hu­ra­cán Ir­ma en Puer­to Ri­co y en las Is­las Vír­ge­nes, en­ton­ces no­so­tros nos reuni­mos pa­ra em­pe­zar a re­co­lec­tar ar­tícu­los”, re­cor­dó Ka­ren Díaz de Suá­rez, lí­der co­mu­ni­ta­ria. “Cuan­do Ma­ría im­pac­ta de ma­ne­ra ca­tas­tró­fi­ca a Puer­to Ri­co no­so­tros ya te­nía­mos dos con­te­ne­do­res que fue­ron los pri­me­ros que lle­ga­ron a la is­la”.

Des­de eso ha pa­sa­do más de un mes y so­bre la mar­cha Díaz de Suá­rez jun­to con Ju­di­mar Pe­san­te se han en­car­ga­do de vi­si­tar a las per­so­nas re­cién lle­ga­das de Puer­to Ri­co pa­ra lle­var­les co­mi­da, ro­pa y otros ar­tícu­los.

La si­guien­te eta­pa de CA­SA es el pro­yec­to ‘La Ca­si­ta’, que con­sis­te en apar­tar un área del al­ma­cén y acon­di­cio­nar­lo co­mo un cen­tro de ayu­da pa­ra las fa­mi­lias que es­tán lle­gan­do de Puer­to Ri­co. Es­tas ayu­das se­rían te­ra­pias psi­co­ló­gi­cas, pro­veer ro­pa, ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad, re­fe­ri­dos pa­ra vi­vien­da, ase­so­ría es­co­lar, fi­nan­cie­ra y ayu­da es­pi­ri­tual, en­tre otras co­sas.

“Si lo­gra­mos que nos den es­te edi­fi­cio, no­so­tros te­ne­mos los ex­per­tos que es­tán dis­pues­tos pa­ra acon­di­cio­nar­lo. No­so­tros ha­ría­mos un ‘one stop shop’, don­de ten­ga­mos to­do pa­ra la co­mu­ni­dad. Lo im­por­tan­te es te­ner el fun­da­men­to pa­ra ope­rar el edi­fi­cio co­mo un cen­tro co­mu­ni­ta­rio”, fi­na­li­zó Qui­roz.l

FOTOS: RO­XA­NA DE LA RI­VA / LA PREN­SA

Vo­lun­ta­rios y di­rec­ti­vos de CA­SA fren­te al al­ma­cén don­de se re­ci­be y ges­tio­na la ayu­da y las do­na­cio­nes en apo­yo de Puer­to Ri­co.

Vo­lun­ta­rios en un ra­dio ma­ra­tón en la Al­cal­día pa­ra re­cau­dar do­na­ti­vos pa­ra Puer­to Ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.