HOSTIGAMIENTO SE­XUAL N

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN #COLUMNASINVITADAS - Eva Pa­gán Hill

ue­va­men­te ve­mos en las no­ti­cias que un hom­bre ri­co y po­de­ro­so es acu­sa­do por va­rias mu­je­res de hostigamiento se­xual. Las re­des so­cia­les ex­hor­ta­do a mu­je­res que ha­bían si­do se­xual­men­te hos­ti­ga­das a es­cri­bir “Me too” (Yo tam­bién). Mi­les de mu­je­res han res­pon­di­do afir­ma­ti­va­men­te.

El hostigamiento se­xual se de­fi­ne co­mo los avan­ces se­xua­les mal re­ci­bi­dos, los pe­di­dos de fa­vo­res se­xua­les y otras con­duc­tas ver­ba­les o fí­si­cas de na­tu­ra­le­za se­xual cons­ti­tu­yen hostigamiento se­xual cuan­do es­ta con­duc­ta ex­plí­ci­ta o im­plí­ci­ta­men­te afec­ta al em­pleo de un in­di­vi­duo, in­ter­fie­re de ma­ne­ra irra­zo­na­ble en el ren­di­mien­to del in­di­vi­duo en su tra­ba­jo o crea un am­bien­te de in­ti­mi­da­ción, hos­til u ofen­si­vo.

La gran ma­yo­ría de per­so­nas hos­ti­ga­das son mu­je­res aco­sa­das por hom­bres con po­der so­bre ellas. Mu­chas no re­por­tan es­ta con­duc­ta por mie­do a per­der su tra­ba­jo y por­que pien­san que no les van a creer. La ley re­quie­re que la víc­ti­ma prue­be que hu­bo tal ac­to y que ellas lo re­cha­za­ron, o sea la pa­la­bra de él con­tra la de ella. Tris­te­men­te, tan­to hom- bres co­mo mu­je­res tien­den a juz­gar­las mal in­di­can­do que “a lo me­jor hi­cie­ron al­go pa­ra pro­vo­car el hostigamiento”.

Si el hom­bre tie­ne di­ne­ro pue­de com­prar si­len­cio o pre­sio­nar a las au­to­ri­da­des en su fa­vor. Ve­mos que hom­bres co­mo Bill Cosby o Do­nald Trump y otros se sa­len con la su­ya re­ci­bien­do con­se­cuen­cias mí­ni­mas o nin­gu­na. Lo que ha­cen es en­va­len­to­nar a otros hom­bres a se­guir su ejem­plo de có­mo tra­tar a las mu­je­res.

Es­to ha­ce más di­fí­cil to­mar la de­ci­sión de re­por­tar el hostigamiento. Pa­san los años y cuan­do una mu­jer va­lien­te se atre­ve a re­por­tar­lo y a lu­char en­ton­ces las otras se arries­gan a ha­blar y por su­pues­to son juz­ga­das por no ha­ber re­por­ta­do an­tes. ¡Apo­ye­mos a las que se arries­gan a re­por­tar! ¡Na­die tie­ne de de­re­cho a hos­ti­gar­nos!l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.