Mu­je­res con pre­sión ar­te­rial al­ta pue­den pa­de­cer de­men­cia

Una in­ves­ti­ga­ción en­con­tró que quie­nes su­fren de es­ta en­fer­me­dad son más pro­pen­sas a te­ner pro­ble­mas de me­mo­ria

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - EFE

Las mu­je­res que pre­sen­tan pre­sión ar­te­rial al­ta en­tre los 40 y los 49 años de edad tie­nen 73% más de pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar de­men­cia que aque­llas con pre­sión ar­te­rial nor­mal a esas eda­des, ase­gu­ra un in­for­me.

El es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Ame­ri­can Aca­demy of Neu­ro­logy y di­ri­gi­do por Rachel Whit­mer, de la di­vi­sión de in­ves­ti­ga­ción del se­gu­ro mé­di­co Kai­ser Per­ma­nen­te, hi­zo se­gui­mien­to a 7,238 per­so­nas que for­ma­ban par­te del sis­te­ma de sa­lud de la en­ti­dad en el nor­te de Ca­li­for­nia en la dé­ca­da de los años 60.

“La pre­sión san­guí­nea al­ta a me­dia­na edad es un co­no­ci­do fac­tor de de­men­cia, pe­ro es­tos re­sul­ta­dos nos pue­den ayu­dar a en­ten­der me­jor cuan­do co­mien­za es­ta aso­cia­ción, có­mo los cam­bios en la pre­sión san­guí­nea afec­tan el ries­go de de­men­cia y cuál es la di­fe­ren­cia en­tre hom­bres y mu­je­res”, co­men­tó Whit­mer.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes tu­vie­ron un pri­mer re­gis­tro de pre­sión san­guí­nea en­tre 1964 y 1973 cuan­do te­nían un pro­me­dio de edad de 33 años y lo re­pi­tie­ron cuan­do su pro­me­dio de edad era de 44 años. Cer­ca del 22% de los par­ti­ci­pan­tes pre­sen­ta­ban pre­sión san­guí­nea al­ta en el pri­mer che­queo, 31% eran hom­bres y 14% mu­je­res.

Cuan­do se hi­zo la re­vi­sión de las per­so­nas que es­ta­ban en la dé­ca­da de los 40 años de edad, igual­men­te un 22% pre­sen­tó pre­sión ele­va­da, aun­que 25% eran hom­bres y 18% mu­je­res.

En 1996 los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ron ana­li­zar los re­sul­ta­dos de ,.646 par­ti­ci­pan­tes que to­da­vía for­ma­ban par­te del ser­vi­cio mé­di­co y les hi­cie­ron se­gui­mien­to por un pe­río­do de 15 años pa­ra de­ter­mi­nar quié­nes desa­rro­lla­ban de­men­cia.

En ese pe­rio­do, 532 per­so­nas fue­ron diag­nos­ti­ca­das con de­men­cia, aun­que no se en­con­tró una re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre esa en­fer­me­dad y la pre­sión san­guí­nea al­ta a la edad de los 30 años. Sin em­bar­go, la pre­sión al­ta en la edad adul­ta me­dia (dé­ca­da de los 40 años) mos­tró que las mu­je­res pre­sen­ta­ban un ries­go 73% más al­to de desa­rro­llar de­men­cia que aque­llas con pre­sión nor­mal a la mis­ma edad.

Aun­que el es­tu­dio mues­tra un fac­tor im­por­tan­te en la pre­ven­ción de la de­men­cia en la mu­jer, los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­la­ron que una li­mi­ta­ción del aná­li­sis pa­ra ge­ne­ra­li­zar los re­sul­ta­dos a la po­bla­ción ac­tual son los cam­bios lo­gra­dos a tra­vés de los años en la me­di­ción de la pre­sión al­ta y el avan­ce en las dro­gas pa­ra com­ba­tir­la.

“Se ne­ce­si­ta más in­ves­ti­ga­ción pa­ra iden­ti­fi­car las po­si­bles vías es­pe­cí­fi­cas pa­ra los se­xos a tra­vés de las cua­les la pre­sión al­ta ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral”, anotó Whit­mer.

AR­CHI­VO

Cui­dar la sa­lud y vi­gi­lar la ten­sión ar­te­rial son me­di­das im­por­tan­tes pa­ra prevenir otros pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.