Ni­ños y una em­ba­ra­za­da, en­tre las víc­ti­mas de la ma­sa­cre en igle­sia de Texas

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #VIOLENCIAARMADA - EFE

Más de una de­ce­na de ni­ños y una mu­jer em­ba­ra­za­da for­man par­te de la lis­ta de 26 víc­ti­mas de la ma­yor ma­tan­za de la his­to­ria de Texas, per­pe­tra­da es­te do­min­go en el tem­plo de la Pri­me­ra Igle­sia Bap­tis­ta de la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Sut­her­land Springs.

Fa­mi­lia­res y ami­gos con­fir­ma­ron a va­rios me­dios lo­ca­les la des­apa­ri­ción de sus se­res que­ri­dos tras es­te trá­gi­co su­ce­so.

An­na­be­lle Po­me­roy, una ado­les­cen­te de 14 años e hi­ja del pas­tor de la pa­rro­quia ata­ca­da, Frank Po­me­roy, fue la pri­me­ra víc­ti­ma del ata­que con­fir­ma­da por su pro­pio pa­dre, que se en­con­tra­ba de via­je con su es­po­sa en el es­ta­do ve­cino de Oklaho­ma.

“Era una ni­ña muy be­lla y es­pe­cial”, de­cla­ró el pas­tor.

El ti­ro­teo fue per­pe­tra­do por De­vin Ke­lley, un jo­ven blan­co de 26 años que ma­tó a ti­ros a 26 inocen­tes e hi­rió a una vein­te­na. De los he­ri­dos, 10 se en­cuen­tran hos­pi­ta­li­za­das en es­ta­do crí­ti­co.

La tra­ge­dia se ce­bó es­pe­cial­men­te con la fa­mi­lia Hol­com­be, re­si­den­te de Sut­her­land Springs, que per­dió a ocho de sus in­te­gran­tes de tres ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas.

De he­cho, uno de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia, Bryan Hol­com­be, de 60 años, era has­ta es­te do­min­go pas­tor aso­cia­do de la pa­rro­quia y se dis­po­nía a su­bir al púl­pi­to pa­ra di­ri­gir­se a la con­gre­ga­ción cuan­do Ke­lley em­pe­zó a dis­pa­rar, se­gún han ex­pli­ca­do sus pa­dres a los me­dios lo­ca­les des­pués de con­fir­mar su muer­te. Jun­to a Bryan fue ase­si­na­da la que fue su es­po­sa du­ran­te cua­tro dé­ca­das, Kar­la, de 58, y uno de los hi­jos del ma­tri­mo­nio, Marc Da­niel, de 36 años. La pe­que­ña Noah, de un año de edad e hi­ja de Marc Da­niel, tam­bién mu­rió.

Otro hi­jo de Bryan y Kar­la, John, so­bre­vi­vió al ata­que, una suer­te que no co­rrió su mu­jer em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, Crys­tal, y tres de sus cin­co hi­jos.

Otros ni­ños que mu­rie­ron en el ata­que fue­ron los pe­que­ños Emily, Me­gan y Greg, que mu­rie­ron tras ser al­can­za­dos por las ba­las de Ke­lley, un ex­sol­da­do que ha­bía si­do ex­pul­sa­do de las Fuer­za Aé­rea.

El ran­go de edad de las per­so­nas fa­lle­ci­das, que va des­de los 17 me­ses has­ta los 77 años, se­gún va­rios re­por­tes, ha­ce evi­den­te que el asal­tan­te tra­tó de ha­cer el ma­yor da­ño po­si­ble sin te­ner pie­dad. Si se tie­ne en cuen­ta lo re­la­ta­do por los tes­ti­gos, po­cas fue­ron las per­so­nas que que­da­ron in­dem­nes al ata­que, ya que, co­mo ca­da do­min­go, en el in­te­rior del tem­plo ha­bía po­co más de me­dio cen­te­nar de fie­les si­guien­do el ofi­cio re­li­gio­so cuan­do se pro­du­jo el ti­ro­teo.

En­tre los fe­li­gre­ses fa­lle­ci­dos es­tá tam­bién la ahi­ja­da de 13 años de Aman­da Mo­sel, una ve­ci­na que es­te fin de se­ma­na no pu­do acu­dir a mi­sa y que con­fir­mó la muer­te de la ado­les­cen­te al dia­rio San An­to­nio Ex­press-News.

Otra re­si­den­te de Sut­her­land Springs, Sandy Ward, di­jo a MSNBC que cua­tro de sus nie­tos y su nue­ra es­ta­ban en la igle­sia du­ran­te el ti­ro­teo.

La nue­ra, Joann, de 30 años, y los pe­que­ños Broo­ke, de 5, y Emily, de 7, mu­rie­ron.

La tía de los pe­que­ños, Les­lie Ward, se­ña­ló al Daily News que fue a la es­ce­na del cri­men des­pués de oír nu­me­ro­sos ti­ros. En­con­tré a mi so­brino Ry­land -aho­ra en es­ta­do crí­ti­co- den­tro de la pa­rro­quia lu­chan­do por su vi­da”, apun­tó. “Fue terrible, ha­bía cuer­pos por to­dos la­dos”, aña­dió Ward.l

Au­to­ri­da­des en la igle­sia de Sut­her­land Springs. A la der., el ase­sino De­vin Pa­trick Ke­lley.EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.