El co­ra­zón se cui­da des­de la in­fan­cia

Hay que pres­tar­le aten­ción a es­te ór­gano des­de que el be­bé es­tá en el vien­tre

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD -

Aun­que las en­fer­me­da­des del co­ra­zón se diag­nos­ti­can tí­pi­ca­men­te en la edad adul­ta, tris­te­men­te, sus raí­ces co­mien­zan du­ran­te la ni­ñez. Más aún, des­de la vi­da in­tra­ute­ri­na, ya que la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de la ma­dre in­flu­ye di­rec­ta­men­te so­bre el fe­to y jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en la sa­lud del futuro be­bé.

Por lo que el co­ra­zón de­be cui­dar­se a tem­pra­na edad y re­cae en los pa­dres fo­men­tar en sus hi­jos los há­bi­tos que pro­mue­ven la bue­na sa­lud car­dia­ca.

“Al na­cer el be­bé, es­te cui­da­do em­pie­za con la lac­tan­cia ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da y continua has­ta por lo me­nos los 12 me­ses de edad”, di­ce la pe­dia­tra Sha­ri Vás­quez Di­rec­tor, vin­cu­la­da a Kai­ser Per­ma­nen­te Oes­te de Los Án­ge­les. “Nu­me­ro­sos es­tu­dios han en­con­tra­do que la lac­tan­cia ma­ter­na pue­de pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­día­cas en el futuro”.

Y en la me­di­da que el me­nor em­pie­za a in­ge­rir ali­men­tos só­li­dos, de­be em­pe­zar la ta­rea de ali­men­tar­lo lo más sa­lu­da­ble po­si­ble y en­se­ñar­le los bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios que pre­vie­nen los ma­les que en­fer­man di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te al co­ra­zón.

El pa­no­ra­ma

En­tre los ma­les se en­cuen­tran los al­tos ni­ve­les del co­les­te­rol y la hi­per­ten­sión, que la­men­ta­ble­men­te es­tán pre­sen­tes en la in­fan­cia de hoy. De acuer­do con un in­for­me del 2015 de los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Prevención de En­fer­me­da­des, uno de ca­da cin­co ni­ños de Estados Uni­dos tie­ne ni­ve­les po­co sa­lu­da­bles de co­les­te­rol en la san­gre. Y de acuer­do con da­tos de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría, al­re­de­dor de cin­co de ca­da cien ni­ños pre­sen­tan una pre­sión ar­te­rial más al­ta de lo nor­mal.

“A es­te pa­no­ra­ma se su­ma el he­cho de que la dia­be­tes ti­po 2, una en­fer­me­dad que veía­mos ca­si siem­pre en adul­tos úni­ca­men­te, es ca­da vez más co­mún en ni­ños y ado­les­cen­tes. Y, fue­ra de es­to, des­afor­tu­na­da­men­te, la obe­si­dad in­fan­til se ha con­ver­ti­do en uno de los gran­des ma­les de nues­tros tiem­pos y es­tá te­nien­do un gran im­pac­to so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de los ni­ños. Los me­no­res obe­sos tien­den a ser los que pa­de­cen de dia­be­tes, hi­per­ten­sión y co­les­te­rol al­to”, se­ña­la la Dra. Vás­quez Di­rec­to.

La in­ges­ta de gra­sas sa­lu­da­bles

Es bien sa­bi­do que la pla­ca que obs­tru­ye las ar­te­rias del co­ra­zón co­mien­za a acu­mu­lar­se muy tem­prano en la vi­da.

“De he­cho, la acu­mu­la­ción de gra­sa se ha iden­ti­fi­ca­do en el co­ra­zón de los ni­ños de tan só­lo cin­co años de edad”, re­sal­ta la Dra. Vás­quez Di­rec­to. “Las en­fer­me­da­des del co­ra­zón son el re­sul­ta­do de un pro­ce­so de por vi­da y, co­mo tal, re­pi­to, es ne­ce­sa­rio cui­dar de la sa­lud car­dia­ca des­de la in­fan­cia”.

Pe­ro aun­que he­mos oí­do ha­blar acer­ca de que de­ma­sia­da gra­sa en nues­tra die­ta es ma­la pa­ra nues­tra sa­lud, es im­por­tan­te de­jar en cla­ro que no to­das las gra­sas son ma­las.

“El ma­yor con­su­mo de gra­sa de­be ser de las gra­sas sa­lu­da­bles po­li­in­sa­tu­ra­das y mo­no­in­sa­tu­ra­das, en las que se in­clu­yen las que se en­cuen­tran en pes­ca­dos, nue­ces y acei­tes ve­ge­ta­les”, se­ña­la la pe­dia­tra. “Los ali­men­tos con gra­sas sa­tu­ra­das y gra­sas trans [por ejem­plo, car­ne de res, productos lác­teos con su con­te­ni­do com­ple­to de gra­sa y ali­men­tos pro­ce­sa­dos] son los que te­ne­mos que re­du­cir su con­su­mo”.

Y aun­que la le­che en­te­ra de va­ca tie­ne 60% de gra­sas sa­tu­ra­das, los ni­ños pe­que­ños de­ben in­ge­rir­la has­ta cier­ta edad ya que re­quie­ren de cier­ta can­ti­dad de gra­sa en su die­ta pa­ra que su ce­re­bro y sis­te­ma ner­vio­so se desa­rro­llen con nor­ma­li­dad.

“Las gra­sas ade­más son una im­por­tan­te fuen­te de ener­gía, ayu­dan al cuer­po a pro­du­cir hor­mo­nas y tam­bién fa­vo­re­cen la ab­sor­ción de cier­tas vi­ta­mi­nas”, in­di­ca

la pe­dia­tra. Es así que la can­ti­dad de gra­sa de la le­che de va­ca, que se in­tro­du­ce en la ali­men­ta­ción del me­nor a los 12 a 24 me­ses de edad, “de­be es­tar de­ci­di­da con­jun­ta­men­te por los pro­vee­do­res de sa­lud y los pa­dres, ba­sa­dos en el cre­ci­mien­to del ni­ño, el ape­ti­to, la in­ges­ta de otras fuen­tes de gra­sa y el ries­go po­ten­cial de obe­si­dad y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”.

Des­pués de los dos años, pa­ra pre­ve­nir la acu­mu­la­ción de gra­sa in­ne­ce­sa­ria en el cuer­po, lo recomendado es que los me­no­res be­ban le­che sin gra­sa.

Un lla­ma­do de aler­ta

El he­cho de que uno de los pa­dres o abue­los ten­gan un his­to­rial car­dia­co es una pau­ta cla­ve pa­ra cui­dar el co­ra­zón del me­nor des­de su in­fan­cia. “Des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tro his­to­rial mé­di­co fa­mi­liar es uno de los fac­to­res de ries­go pa­ra la en­fer­me­dad car­día­ca que no po­de­mos cam­biar. Si al­guien en la fa­mi­lia tu­vo en­fer­me­dad car­día­ca, la pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer­la es ma­yor”, se­ña­la la Dra. Vás­quez Di­rec­to. “Por ello es im­por­tan­te que los pa­dres es­tén in­for­ma­dos lo me­jor po­si­ble del his­to­rial mé­di­co ge­ne­ral de su fa­mi­lia pa­ra que sus hi­jos vi­da”.. tam­bién ten­gan un his­to­rial mé­di­co com­ple­to a lo lar­go de su

SHUTTERSTOCK

Acos­tum­bra a tus hi­jos a to­mar agua en lu­gar de be­bi­das azu­ca­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.