El al­cohol au­men­ta adic­ción a la co­caí­na

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - EFE

El con­su­mo de al­cohol lle­va a un com­por­ta­mien­to más adic­ti­vo fren­te a la co­caí­na, se­gún los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio en ra­tas pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Scien­ce Ad­van­ces, de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia.

Lue­go de es­tar con­su­mien­do al­cohol du­ran­te 10 días, las ra­tas se mos­tra­ron más adic­tas a la co­caí­na a pe­sar de re­ci­bir cho­ques eléc­tri­cos cuan­do la con­su­mían.

“La ma­ne­ra co­mo el es­tu­dio fue di­se­ña­do se ins­pi­ró en ob­ser­va­cio­nes en hu­ma­nos”, ex­pli­có Ed­mund Grif­fin Jr., di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción.

“Las per­so­nas que con­su­men co­caí­na usual­men­te tie­nen un pa­trón his­tó­ri­co de adic­ción al al­cohol o a la ni­co­ti­na”, des­ta­có Grif­fin.

Una de las pre­gun­tas que que­ría re­sol­ver el es­tu­dio era si el he­cho de que las per­so­nas que con­su­men al­cohol y ma­rihua­na sue­len re­unir­se se de­be a ra­zo­nes pu­ra­men­te sociales o tam­bién bio­ló­gi­cas. Pa­ra el ex­pe­ri­men­to se uti­li­za­ron dos gru­pos de ra­tas: a lo lar­go de 10 días y du­ran­te dos ho­ras al día un gru­po fue so­me­ti­do al con­su­mo de al­cohol y otro al de agua, y lue­go a am­bos gru­pos se les ex­pu­so al con­su­mo de co­caí­na.

Se­gún ex­pli­có Grif­fin, las ra­tas que pre­via­men­te con­su­mie­ron al­cohol desa­rro­lla­ron una ma­yor adic­ción a la co­caí­na y man­tu­vie­ron el con­su­mo a pe­sar de con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas co­mo un cho­que eléc­tri­co ca­da vez que la con­su­mían.

El con­su­mo de al­cohol “au­men­ta las res­pues­tas de con­su­mo de co­caí­na aun­que és­te ten­ga cir­cuns­tan­cias ne­ga­ti­vas co­mo el su­mi­nis­tro de un cho­que eléc­tri­co”, des­ta­có Grif­fin.

El in­ves­ti­ga­dor real­zó que el es­tu­dio mues­tra la pre­sen­cia de un fac­tor bio­ló­gi­co y no só­lo de con­duc­ta o so­cial.

“Es­ta in­ves­ti­ga­ción nos abre el ca­mino pa­ra ofre­cer nue­vas op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de la adic­ción”, di­jo.

El aná­li­sis des­ta­có que “tan­to el al­cohol co­mo la ni­co­ti­na ac­túan a tra­vés de me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res si­mi­la­res pa­ra au­men­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad a la co­caí­na”.

“Lo que me sor­pren­dió es que las ra­tas se com­por­ta­ron exac­ta­men­te co­mo es­pe­rá­ba­mos de acuer­do con un es­tu­dio pre­vio so­bre per­so­nas que usan ni­co­ti­na y al­cohol an­tes de usar co­caí­na”, se­ña­ló Eric Kan­del, neu­ro­cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y otro de los au­to­res de la in­ves­ti­ga­ción.

Las con­clu­sio­nes que mues­tran que hay una ba­se bio­ló­gi­ca y no so­la­men­te so­cial en el con­su­mo de ni­co­ti­na y al­cohol co­mo pre­cur­so­res al con­su­mo de co­caí­na abren op­cio­nes im­por­tan­tes pa­ra los desa­rro­llos de los pro­gra­mas de prevención.

“Cuan­do los chi­cos se ven en­vuel­tos en dro­gas es im­por­tan­te co­no­cer cuál me­ca­nis­mo es res­pon­sa­ble por el he­cho de que el uso de una dro­ga au­men­ta el ries­go de

Kan­dell.. usar otras dro­gas”, anotó la es­pe­cia­lis­ta en reha­bi­li­ta­ción De­ni­se

SHUTTERSTOCK.

El con­su­mo de co­caí­na es co­mún en­tre mu­chas per­so­nas que be­ben al­cohol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.