EL CE­RE­BRO Y LAS PER­SO­NAS REAL­MEN­TE CER­CA­NAS

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN - Dia­na Font

Fe­liz Año Nue­vo a to­dos. Es­ta se­ma­na va­mos a ha­blar de cuan­do un mo­to­ci­clis­ta es im­pac­ta­do por un au­to y en­tre los da­ños es­tá la de la par­te pos­te­rior del ce­re­bro. Siem­pre pen­sa­mos que el co­ra­zón es lo prin­ci­pal y ya. Pe­ro la par­te pos­te­rior con­tro­la el flu­jo de los men­sa­jes en­tre el cuer­po y el ce­re­bro. Con­tro­la fun­cio­nes bá­si­cas co­mo res­pi­rar, tra­gar, la pre­sión ar­te­rial, la­ti­dos del co­ra­zón y has­ta el sue­ño. Aun­que no lo creas, es la par­te prin­ci­pal pa­ra nues­tras fun­cio­nes dia­rias co­mo res­pi­rar, di­ge­rir co­mi­da y la cir­cu­la­ción de la san­gre.

Fun­cio­nes dia­rias co­mo ma­ne­jar, ya que el re­fle­jo no es el mis­mo. Hay reac­ción, pe­ro de­ma­sia­do len­ta, y co­mo hoy día ma­ne­ja­mos co­mo lo­cos es un pe­li­gro. Hay que maAun­que ne­jar an­ti­ci­pan­do lo que es­tá al­re­de­dor de uno. Por con­si­guien­te, no se pue­de ma­ne­jar por el pe­li­gro pro­pio y ajeno. Ese es el ma­yor ejem­plo que pue­do dar­les por­que tie­ne a mi hi­jo de 34 años his­té­ri­co.

Han si­do tres años lar­gos y es in­creí­ble to­do lo que con­tro­la ese ce­re­bro. Ca­da día es un re­to nue­vo y las úni­cas per­so­nas que es­tu­vie­ron 100% del tiem­po con­mi­go fue­ron mi fa­mi­lia de mo­to­ras que me adop­ta­ron a mí. Algunas per­so­nas “ami­ga(o)s” se ale­jan par­cial o to­tal­men­te pe­ro mi otra “fa­mi­lia” se man­tu­vo fir­me. Aun­que mi hi­jo es­tu­vie­ra en un co­ma ve­nían des­de Tam­pa, Day­to­na y Mia­mi a ver­lo. No ve­nían dos o tres, ellos sa­len en gru­pos de 10 o más. Cuan­do mi hi­jo des­per­tó me die­ron per­mi­so pa­ra que en­tra­ran de dos en dos a ver­lo. Qué re­ga­ño co­gí cuan­do lle­ga­ron co­mo 20 a ver­lo. El sa­lón fa­mi­liar se lle­nó con ellos. Mi hi­jo no los re­co­no­cía pe­ro sen­tía su amor y el mío en to­do mo­men­to.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.