LOS TRES RE­YES MA­GOS

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN - Eva Pa­gán Hill

nos he­mos ‘nor­te­ame­ri­ca­ni­za­do’ y mu­chas de nues­tras tra­di­cio­nes es­tán mu­rien­do, mu­chos puer­to­rri­que­ños con­ti­nua­mos la tra­di­ción de ce­le­brar el Día de los Re­yes Ma­gos.

Re­cuer­do que sien­do ni­ña en Mia­mi re­co­gía la gra­ma y los Re­yes me de­ja­ban re­ga­los. Era de su­ma im­por­tan­cia pa­ra mis pa­dres en­se­ñar­me a va­lo­rar nues­tras tra­di­cio­nes y nues­tro idio­ma. Los he ad­mi­ra­do siem­pre por es­to y me due­le ver que mu­chos his­pa­nos no to­man tiem­po pa­ra en­se­ñar­les a sus hi­jos las tra­di­cio­nes de sus paí­ses ni su idio­ma.

Uno de mis li­bros pre­fe­ri­dos, edi­ta­do por Es­me­ral­da San­tia­go, es Las ‘Ch­rist­mas’. En es­te li­bro au­to­res his­pa­nos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos es­cri­ben so­bre có­mo sus pa­Ya dres com­bi­na­ron las tra­di­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas con las de sus paí­ses.

Pi­do a Dios que no de­je­mos per­der es­ta y otras tra­di­cio­nes be­llas de nues­tra cul­tu­ra. Nues­tras ri­cas raí­ces his­pa­nas son las que nos sir­ven de an­cla pa­ra re­co­no­cer que no so­mos me­nos que otras cul­tu­ras.

Es­te año pi­do a los Re­yes que mi hi­jo y de­más puer­to­rri­que­ños ten­gan elec­tri­ci­dad, ayu­da pa­ra com­prar los ma­te­ria­les pa­ra arre­glar o re­cons­truir sus ca­sas y por su­pues­to tra­ba­jo pa­ra po­der sub­sis­tir fi­nan­cie­ra­men­te.

Pi­do que los me­xi­ca­nos que su­frie­ron es­tra­gos de los te­rre­mo­tos, los te­ja­nos que su­frie­ron es­tra­gos de Har­vey y ca­li­for­nia­nos que han per­di­do sus ca­sas en el gran fue­go re­ci­ban la ayu­da ne­ce­sa­ria. Pi­do con­sue­lo y for­ta­le­za pa­ra to­dos aque­llos que han per­di­do se­res ama­dos.

Pi­do que los Re­yes y el 2018 nos trai­gan mu­chas ben­di­cio­nes. Pi­do que no nos ce­gue­mos por los re­tos y con­tra­tiem­pos y po­da­mos ver­los co­mo opor­tu­ni­da­des.l em­pe­za­mos el 2018. In­creí­ble, el tiem­po va vo­lan­do y ve­mos có­mo to­das las pro­fe­cías que se han es­cri­to, to­das se han cum­pli­do al pie de la le­tra. Ve­mos por ejem­plo que to­do lo que se es­cri­bió so­bre el na­ci­mien­to de Je­su­cris­to cien­tos de años atrás se cum­plió y lo mis­mo ten­drá que su­ce­der pa­ra su se­gun­da ve­ni­da, en don­de Él mis­mo lo pro­me­tió y así se­rá, crea­mos a no crea­mos. Di­cen las es­cri­tu­ras: “El cie­lo y la tie­rra pa­sa­rán, pe­ro mis pa­la­bras no pa­sa­rán”

Je­su­cris­to di­jo que su se­gun­da ve­ni­da se­ría co­mo en la épo­ca de Noé, cuan­do vino el di­lu­vio. Na­die cre­yó, to­dos se bur­la­ban de Noé y su fa­mi­lia por es­tar cons­tru­yen­do un ar­ca en me­dio del de­sier­to, en don­de nun­ca ha­bía llo­vi­do. Pe­ro en el tiem­po de Dios lle­gó y la tie­rra fue inun­da­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.