PRI­MA­VE­RA + CA­RRE­TE­RA = ?

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN #COLUMNASINVITADAS - Dia­na Font

Du­ran­te la pri­ma­ve­ra me ale­gra ver las flo­res y el re­na­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za. Con eso tam­bién vie­nen los via­jes en las mo­to­ras, los “scoo­ters”, los con­ver­ti­bles. Qué li­ber­tad se sien­te, se­gún ellos. Con las ata­du­ras y obli­ga­cio­nes dia­rias me ima­gino que la sen­sa­ción se­ría al­go co­mo una mon­ta­ña ru­sa….

Es un pri­vi­le­gio ma­ne­jar por las ca­rre­te­ras pa­ra lle­gar de un lu­gar a otro pe­ro no le da el de­re­cho a na­die de abu­sar di­cho pri­vi­le­gio. Se­gui­mos con el tex­teo por­que no su­ce­de na­da en ese ins­tan­te, pe­ro en ese ins­tan­te vino el tu­ris­ta o no­va­to e hi­zo el co­no­ci­do “cor­te de pas­te­li­llo” y aho­ra nin­guno de los dos va­mos a lle­gar a nues­tro des­tino.

Sin em­bar­go, por se­gun­da vez en mi vi­da sien­to un po­co de ali­vio en los ca­si 4 años de la re­cu­pe­ra­ción de mi hi­jo de 34 años. Hay tan­tos pro­gra­mas pa­ra los tras­tor­nos men­ta­les que me pre­gun­to cuán­tas tra­ge­dias se po­drían evi­tar si le pres­ta­mos aten­ción a tiem­po. En el ca­so de los ac­ci­den­tes se re­co­no­cen in­me­dia­ta­men­te y co­mo en el ca­so de mi hi­jo han pa­sa- do tres años y he no­ta­do las “de­fi­cien­cias” y he bus­ca­do ayu­da pa­ra ese pro­ble­ma en par­ti­cu­lar, re­co­no­ci­do por los mé­di­cos y por los cua­les no­so­tros te­ne­mos que bus­car las ayu­das ne­ce­sa­rias.

Du­ran­te esa bús­que­da el Se­ñor me vol­vió a ben­de­cir al ser di­ri­gi­da ha­cía un pro­gra­ma en Tam­pa a tra­vés del Hos­pi­tal del Ve­te­rano que los “reha­bi­li­ta con te­ra­pias, etc.” Sien­to un agra­de­ci­mien­to inex­pli­ca­ble y pa­ra los que me co­no­cen que­dar­me sin pa­la­bras es di­fí­cil. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad enor­me de co­no­cer a va­rios “re­si­den­tes” y ellos ex­pli­can lo que los con­du­jo al pro­gra­ma. La ben­di­ción que es un pro­gra­ma co­mo és­te, uno de cin­co en el mun­do, lo te­ne­mos aquí en Tam­pa y se lla­ma Poly Trau­ma Reha­bi­li­ta­tion Pro­gram. El amor y la de­di­ca­ción de es­tos in­di­vi­duos son in­su­pe­ra­bles. El da­ño ce­re­bral es “in­vi­si­ble” y te­ne­mos que dar aten­ción a es­tos in­di­vi­duos que sien­ten y pa­de­cen. Sien­ten el do­lor del re­cha­zo y lo veo con mis pro­pios ojos con mi hi­jo. Al fin hay una luz al fi­nal del tú­nel des­pués de 3 años u me­dio, gra­cias a Dios y al Hos­pi­tal del Ve­te­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.