Hallan en la pla­ya un nau­fra­gio co­lo­nial

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Rap­hael Cos­me

Re­cien­te­men­te, la jo­ven Ju­lia Tur­ner fue a pa­sar un buen ra­to en la pla­ya de Pon­te Ve­dra, que es­tá de­trás de su ca­sa, y nun­ca se ima­gi­nó to­par­se a ple­na luz del día y don­de ella usual­men­te se sien­ta en la are­na pa­ra mi­rar el pa­no­ra­ma con una enor­me sec­ción de 48 pies de lar­go de un nau­fra­gio de mu­chos si­glos atrás. Sus pa­dres Mar­tin y Ch­ris­ti­ne To­pe­zer de in­me­dia­to lla­ma­ron a la Ofi­ci­na del Al­gua­cil e ins­ta­la­ron una guar­dia has­ta que lle­ga­ran los ex­per­tos.

Lue­go los ar­queó­lo­gos ma­ri­nos de St. Au­gus­ti­ne Light­hou­se lle­ga­ron y rea­li­za­ron los pri­me­ros es­tu­dios: fo­to­gra­fías, to­ma de me­di­das e in­ven­ta­rio de to­dos los frag­men­tos dis­per­sa­dos por la pla­ya. El ar­queó­lo­go Chuck Mei­de es­tu­vo a car­go de los es­tu­dios y lle­gó con un gru­po de voluntarios del pro­gra­ma de ar­queo­lo­gía ma­ri­na pa­ra sal­var to­do los da­tos po­si­bles que a sim­ple vis­ta se pu­die­ran apre­ciar. Y se di­jo que los res­tos po­drían ser de una em­bar­ca­ción de los años 1700 a 1800.

“Hay nú­me­ros ro­ma­nos en al­gu­nos de los ta­blo­nes ar­quea­dos, lo que era muy tí­pi­co en la in­ge­nie­ría ma- rí­ti­ma de la épo­ca co­lo­nial. Es­ta­mos aho­ra en ca­mino de tra­tar de mo­ver el nau­fra­gio ha­cia las du­nas en don­de no al­can­cen las olas del mar y así que­de sal­va­do pa­ra lue­go con­ti­nuar con las in­ves­ti­ga­cio­nes y po­der de­ci­dir a dón­de lle­var­lo pa­ra otros es­tu­dios más ex­ten­sos”, di­jo Marc Ant­hony, ex­pe­ri­men­ta­do in­ves­ti­ga­dor de nau­fra­gios co­lo­nia­les.

Mien­tras, a unas cuan­tas mi­llas al nor­te una ma­na­da de bus­ca­do­res de te­so­ros se dio ci­ta en la pla­ya con sus de­tec­to­res de me­ta­les bus­can­do lo que pudo ser la mer­can­cía del nau­fra­gio des­cu­bier­to. Uno de ellos, que no qui­so dar su nom­bre, di­jo que no se des­car­ta que en­tre la car­ga hu­bie­sen mo­ne­das y lin­go­tes de oro, por­que se­gún ellos los ma­de­ros del bar­co fue­ron ta­lla­dos pa­ra re­sis­tir una pe­sa­da mer­can­cía. To­pe­zer, la re­si­den­te que des­cu­brió jun­to a su hi­ja el nau­fra­gio en la pla­ya, di­jo que des­de la ma­dru­ga­da vio que al­gu­nos de los frag­men­tos que ha­bían es­ta­do en la pla­ya des­apa­re­cie­ron con los cu­rio­sos du­ran­te la no­che y es que las au­to­ri­da­des tar­da­ron en cus­to­diar­lo. En tan­to, ella y su es­po­so Mar­tin es­tu­vie­ron en­tre­te­ni­dos por buen ra­to con el nau­fra­gio y los mu­chos cu­rio­sos que lle­ga­ban.l

FO­TOS: RAP­HAEL COS­ME / LA PREN­SA

Res­tos de un bar­co de la épo­ca co­lo­nial fue­ron ha­lla­dos en una pla­ya en el área de San Agus­tín, Flo­ri­da.

Rap­hael Cos­me do­cu­men­ta el ha­llaz­go de un bu­que co­lo­nial en una pla­ya de San Agus­tín.

Nancy Sha­ver, al­cal­de­sa de San Agus­tín, acu­dió a ver los res­tos del nau­fra­gio.

Ar­queó­lo­gos acu­die­ron a la pla­ya pa­ra do­cu­men­tar y pre­ser­var los res­tos del bar­co nau­fra­ga­do ha­ce si­glos.

Mul­ti­tud de cu­rio­sos se acer­ca­ron a ver los res­tos del nau­fra­gio re­cién en­con­tra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.