La po­lé­mi­ca y de­vas­ta­do­ra crí­ti­ca de Co­mey con­tra Trump

El ex­di­rec­tor del FBI in­sis­te que el Pre­si­den­te le exi­gió leal­tad

La Prensa - Orlando - - PORTADA -

El ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey di­jo creer que el pre­si­den­te Do­nald Trump no es­tá “mo­ral­men­te” ca­pa­ci­ta­do pa­ra ocu­par el car­go y afir­mó que al­gu­nos as­pec­tos de la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción le re­cuer­dan a las for­mas em­plea­das por la ma­fia.

“Sí, pe­ro no de la ma­ne­ra en que ge­ne­ral­men­te ha­blan so­bre el te­ma. No creo que no es­té mé­di­ca­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te, creo que no es­tá mo­ral­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te”, di­jo Co­mey en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al ca­nal ABC News.

El ex­fun­cio­na­rio se des­pa­chó así cuan­do se le pi­dió su opinión so­bre la po­si­ble in­ca­pa­ci­ta­ción del pre­si­den­te, un te­ma que en los úl­ti­mos me­ses ha ga­na­do adep­tos en par­te de la cla­se po­lí­ti­ca de Washington, que ve en las ha­bi­tua­les sa­li­das de tono del pre­si­den­te in­di­cios de una po­si­ble en­fer­me­dad men­tal.

La en­tre­vis­ta, de la cual ya se ha­bían di­vul­ga­do di­ver­sos ex­trac­tos a lo lar­go de los úl­ti­mos días, ha­bía le­van­ta­do una gran ex­pec­ta­ción por al­gu­nas de las de­cla­ra­cio­nes del ex nú­me­ro uno del Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción (FBI), co­mo aque­llas en las que Co­mey com­pa­ra al man­da­ta­rio con un je­fe de la ma­fia.

Cul­tu­ra de li­de­raz­go

“Esa cul­tu­ra de li­de­raz­go me vie­ne cons­tan­te­men­te a la men­te cuan­do pien­so en la Ad­mi­nis­tra­ción Trump”, di­jo Co­mey en re­fe­ren­cia a los co­mien­zos de su ca­rre­ra cuan­do com­ba­tía el cri­men or­ga­ni­za­do en Nue­va York.

Es­te ti­po de afir­ma­cio­nes han pro­vo­ca­do la ira del man­da­ta­rio, quien en des­de el vier­nes no ha du­da­do en uti­li­zar su cuen­ta per­so­nal de Twit­ter pa­ra til­dar a Co­mey de “so­plón”, “men­ti­ro­so” y “po­co in­te­li­gen­te”.

En to­do ca­so, es­te pa­re­ce ser ape­nas un epi­so­dio más en la ya de por sí ten­sa re­la­ción que man­tie­nen Trump y Co­mey, y que al­can­zó su mo­men­to crí­ti­co en abril del año pa­sa­do cuan­do el man­da­ta­rio des­pi­dió al fun­cio­na­rio por, se­gún apun­ta­ron di­ver­sos me­dios, su la­bor al fren­te de la in­ves­ti­ga­ción de la lla­ma­da ‘tra­ma ru­sa’.

“Creí que era una lo­cu­ra el des­pe­dir­me”, sos­tu­vo Co­mey al re­cor­dar una de­ci­sión que, se­gún di­jo, le pi­lló por sor­pre­sa y que fue in­ter­pre­ta­da por par­te de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se co­mo una ma­nio­bra de Trump pa­ra po- ner fin a las in­ves­ti­ga­cio­nes.

Ac­tual­men­te, el des­pi­do de Co­mey es in­ves­ti­ga­do co­mo un po­si­ble in­ten­to de obs­truc­ción a la jus­ti­cia por par­te del fis­cal es­pe­cial Robert Mue­ller, que tras la ex­pul­sión de Co­mey pa­só a li­de­rar las pes­qui­sas so­bre los su­pues­tos la­zos en­tre el Krem­lin y Trump.

Su li­bro

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, que for­ma par­te de la cam­pa­ña de pro­mo­ción del li­bro au­to­bio­grá­fi­co “A hig­her lo­yalty” (“Una leal­tad su­pe­rior”), que sal­drá a la ven­ta es­ta se­ma­na, Co­mey vol­vió a in­sis­tir que Trump le exi­gió leal­tad, al igual que hi­zo cuan­do fue lla­ma­do a declarar an­te el con­gre­so en ju­nio del año pa­sa­do.

“Pue­de que hu­bie­ra si­do me­jor dar­le una con­tes­ta­ción más ex­plí­ci­ta, ti­po ‘se­ñor, no pue­do pro­me­ter­le leal­tad’. Pe­ro en ese mo­men­to, fran­ca­men­te, no se me ocu­rrió. Y a lo me­jor no tu­ve el va­lor de ha­cer­lo”, ex­pli­có.

De he­cho, se­gún con­tó el aho­ra es­cri­tor, la po­si­ble con­ni­ven­cia en­tre la cam­pa­ña del aho­ra pre­si­den­te y Moscú ha si­do una som­bra que se cer­nió en la re­la­ción en­tre am­bos des­de el mis­mo día en que se co­no­cie­ron.

De acuer­do con Co­mey du­ran­te ese pri­mer en­cuen­tro, en el que se­gún bro­meó le lla­mó la aten­ción el la­bo­rio­so cor­te de pe­lo del man­da­ta­rio, am­bos de­bían abor­dar di­cha in­ves­ti­ga­ción.

Uno de los pun­tos de más com­pli­ca­dos de tra­tar con el pre­si­den­te, di­jo, era el con­te­ni­do del lla­ma­do ex­pe­dien­te Stee­le, re­sul­ta­do de una in­ves­ti­ga­ción del exes­pía bri­tá­ni­co Ch­ris­top­her Stee­le, fi­nan­cia­do por el Par­ti­do De­mó­cra­ta y en el cual se afir­ma­ba que Trump ha­bía re­cu­rri­do a los ser­vi­cios de pros­ti­tu­tas en Moscú en 2013.

“Me pre­gun­tó: ‘¿aca­so te pa­rez­co el ti­po de per­so­na que ne­ce­si­ta con­tra­tar pros­ti­tu­tas?’”, sos­tu­vo Co­mey, quien ase­gu­ró no sa­ber si es cier­ta otro de los pun­tos más con­tro­ver­ti­dos del dos­sier, aquel en el que se afir­ma que Trump ins­tó a las me­re­tri­ces a ori­nar so­bre la ca­ma del hotel por ser la mis­ma en la que ha­bía dor­mi­do Ba­rack Oba­ma tiem­po atrás.

Cues­tio­na­do so­bre si con­si­de­ra que su la reaper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Hi­llary Clin­ton a po­cos días de la ce­le­bra­ción de las pudo ayu­dar a Trump a al­zar­se con la vic­to­ria, Co­mey fue cla­ro: “Pien­so, ¡dios mío!, tu­vi­mos al­gún pa­pel en eso”.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.