Ni­ños adic­tos a la tec­no­lo­gía

¿El tras­torno del vi­deo­jue­go es una afec­ción real? Ver­da­des y men­ti­ras

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD -

¿Tus hi­jos lle­van sus Nintendo Switch a to­dos la­dos o fi­jan la vis­ta en la pan­ta­lla de su te­lé­fono in­te­li­gen­te en to­do mo­men­to? ¿Te preo­cu­pa que pa­sen de­ma­sia­do tiem­po ju­gan­do vi­deo­jue­gos en dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos?

Los ex­per­tos tie­nen opi­nio­nes di­vi­di­das con res­pec­to a si el tras­torno del vi­deo­jue­go se tra­ta de una afec­ción men­tal real o, sim­ple­men­te, una con­duc­ta mo­les­ta co­mún y co­rrien­te de ni­ños y ado­les­cen­tes.

In­de­pen­dien­te­men­te del nom­bre que le pon­gas, ca­si to­dos los pa­dres es­tán de acuer­do que mu­chos ni­ños pa­san de­ma­sia­do tiem­po con sus te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos.

Ben­ja­min Shain, M.D., Ph.D., je­fe de psi­quia­tría de ni­ños y ado­les­cen­tes en Nort­hSho­re Uni­ver­sity Health Sys­tem en Chica­go, in­di­ca que, de lo que ha vis­to en su prác­ti­ca mé­di­ca, la adic­ción a los vi­deo­jue­gos es un pro­ble­ma úni­co.

Shain agre­ga: “Hay ni­ños que no pue­den so­bre­vi­vir, se­gún ellos, sin los vi­deo­jue­gos, lo que los lle­va a uti­li­zar su tiem­po li­bre y el de las ta­reas es­co­la­res”.

Los po­si­bles ries­gos a la sa­lud que tie­nen los ni­ños por pa­sar de­ma­sia­do tiem­po fren­te a una pan­ta­lla han lle­ga­do a los ti­tu­la­res re­cien­te­men­te de­bi­do a dos cam­bios: la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (World Health Or­ga­ni­za­tion, WHO), una agencia de las Na­cio­nes Uni­das (UN) que se en­fo­ca en la sa­lud a ni­vel mun- dial, anun­ció que cla­si­fi­ca­ría al tras­torno del vi­deo­jue­go co­mo una afec­ción dis­tin­ta y al­gu­nos gran­des in­ver­sio­nis­tas de Ap­ple han co­men­za­do a for­zar a la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca a ofre­cer­les a los pa­dres mé­to­dos más só­li­dos pa­ra con­tro­lar el tiem­po que tus hi­jos pa­san fren­te a una pan­ta­lla.

Ap­ple res­pon­dió con una de­cla­ra­ción es­cri­ta que ya tie­ne con­tro­les pa­ren­ta­les in­te­gra­dos en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos de iPho­ne. Ade­más, la com­pa­ñía in­di­có que es­tá tra­ba­jan­do en características de con­trol pa­ren­tal más só­li­das pa­ra el fu­tu­ro. “Efec­ti­va­men­te, un pa­dre pue­de blo­quear o res­trin­gir cual­quier co­sa que un ni­ño pue­da des­car­gar o a la que pue­da ac­ce­der en lí­nea”, in­di­ca par­te de la de­cla­ra­ción.

Ade­más, aun­que se des­co­no­cen los efec­tos a lar­go pla­zo de ju­gar en ex­ce­so, la in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que pa­sar tiem­po fren­te a una pan­ta­lla de no­che pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te la ca­li­dad y can­ti­dad del sue­ño. Un aná­li­sis pu­bli­ca­do en 2016 en la re­vis­ta mé­di­ca Pe­dia­trics in­di­ca que el uso tem­prano de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te los pri­me­ros años de vida pue­de con­tri­buir a un con­trol de im­pul­sos más de­fi­cien­te y a in­fle­xi­bi­li­dad men­tal y que los ho­ga­res don­de las pan­ta­llas se usan con más fre­cuen­cia tien­den a co­mu­ni­car­se me­nos y a fun­cio­nar peor que otros ho­ga­res.

De­jan­do de la­do los diag­nós­ti­cos, lo que mu­chos pa­dres pro­ba­ble­men­te deseen sa­ber es cuán­to uso de dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les (te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, ta­ble­tas, con­so­las o compu­tado­ras) es in­sa­lu­bre y qué pue­den ha­cer pa­ra con­tro­lar me­jor y li­mi­tar el tiem­po de jue­go de sus hi­jos.

Con­su­mer Re­ports ha­bló con ex­per­tos y ana­li­zó la in­ves­ti­ga­ción más re­cien­te pa­ra ayu­dar a los pa­dres a sa­ber qué es nor­mal, qué es pro­ble­má­ti­co y có­mo ma­ne­jar el uso de me­dios y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos en los ni­ños. Es­ta es la in­for­ma­ción.

¿Có­mo pue­des sa­ber si tu hi­jo tie­ne un pro­ble­ma?

Al­gu­nas se­ña­les de ad­ver­ten­cia cla­ve in­clu­yen: te­ner ma­las ca­li­fi­ca­cio­nes, des­ve­lar­se, y pa­sar me­nos tiem­po so­cia­li­zan­do con ami­gos. Los ado­les­cen­tes, al­gu­nas ve­ces, pue­den ex­pre­sar que desea­rían ju­gar me­nos, pe­ro que sien­ten que no pue­den pa­rar, di­ce Ch­ris­top­her Ferguson, Ph.D., pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de Stet­son Uni­ver­sity en Flo­ri­da.

Si no­tas una o más de es­tas se­ña­les de ad­ver­ten­cia, co­mu­ní­ca­se­lo a tu pe­dia­tra pa­ra que pue­da ayu­dar­te a des­cu­brir si tu hi­jo ne­ce­si­ta es­tu­dios adi­cio­na­les de un pro­fe­sio­nal en sa­lud men­tal, di­ce el ex­per­to.

Es po­si­ble que tu hi­jo es­té ex­pe­ri­men­tan­do an­gus­tia emo­cio­nal de­bi­do a una afec- ción no re­co­no­ci­da y los ex­per­tos co­mo Ferguson creen que po­dría ser más pre­ci­so pen­sar en ju­gar en ex­ce­so co­mo un sín­to­ma de otra afec­ción.

Le preo­cu­pa que tra­tar a al­guien es­pe­cí­fi­ca­men­te por una adic­ción a los vi­deo­jue­gos po­dría ha­cer que no se abor­de un pro­ble­ma co­mo la de­pre­sión o an­sie­dad.

Mi­chael Rich, M.D., di­rec­tor del Cen­tro de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la sa­lud del ni­ño de Boston Chil­dren’s Hos­pi­tal, que tra­ba­ja con ni­ños que jue­gan vi­deo­jue­gos o uti­li­zan In­ter­net en ex­ce­so, cree que las tec­no­lo­gías más re­cien­tes han ge­ne­ra­do nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes de afec­cio­nes es­ta­ble­ci­das.

“To­da­vía no he­mos vis­to pa­cien­tes que no po­sean un tras­torno psi­quiá­tri­co co­no­ci­do sub­ya­cen­te”, con­clu­ye Mi­chael Rich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.