Ni­ños mal­tra­ta­dos se­rán adul­tos con ma­les car­día­cos

Ma­los tra­tos y ad­ver­si­da­des du­ran­te la in­fan­cia es­tán re­la­cio­na­dos con un ma­yor ries­go de desa­rro­llar en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en la edad adul­ta, se­gún un es­tu­dio

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD -

Los ni­ños y ado­les­cen­tes que su­fren ma­los tra­tos y aco­so es­co­lar, pre­sen­cian ac­tos de vio­len­cia o se en­fren­tan a otras ad­ver­si­da­des son más pro­pen­sos a desa­rro­llar en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en la edad adul­ta. Así lo afir­ma un nue­vo in­for­me cien­tí­fi­co de la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion pu­bli­ca­do en su re­vis­ta Cir­cu­la­tion.

El in­for­me se ba­sa en una re­vi­sión de una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca pu­bli­ca­da en una se­rie de re­vis­tas mé­di­cas re­vi­sa­das por ex­per­tos. En ella se do­cu­men­ta una es­tre­cha re­la­ción en­tre las ex­pe­rien­cias ad­ver­sas du­ran­te la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia y una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar fac­to­res de ries­go co­mo la obe­si­dad, la hi­per­ten­sión ar­te­rial y la dia­be­tes ti­po 2 an­tes que otras per­so­nas que no ex­pe­ri­men­tan nin­gu­na ex­pe­rien­cia ad­ver­sa. Es­tos fac­to­res de ries­go au­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar en­fer­me­da­des y afec­cio­nes car­día­cas y vas­cu­la­res en la edad adul­ta; por ejem­plo, co­ro­na­rio­pa­tías, in­far­tos de mio­car­dio, ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, hi­per­ten­sión, obe­si­dad y dia­be­tes ti­po 2.

“La ver­da­de­ra tra­ge­dia es que los ni­ños son los pri­me­ros que es­tán ex­pues­tos a es­tas ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas”, afir­ma la doc­to­ra en Cien­cias Sha­ki­ra Su­glia, presidenta del gru­po en­car­ga­do de la re­dac­ción del in­for­me y pro­fe­so­ra aso­cia­da de epi­de­mio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Emory de Atlan­ta.

“Es­ta­mos ha­blan­do de ni­ños y ado­les­cen­tes que su­fren ma­los tra­tos y abu­sos se­xua­les, y que pre­sen­cian ac­tos de vio­len­cia. Des­gra­cia­da­men­te, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de ex­pe­ri­men­tar es­to no ter­mi­nan cuan­do aca­ba el pro­pio su­ce­so; se pro­lon­gan du­ran­te mu­chos años más”.

“En un plano ideal, lo pri­me­ro que que­re­mos es evi­tar que es­tos he­chos ocu­rran, así co­mo pre­ve­nir las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud que se de­ri­van de es­tas ex­pe­rien­cias”, de­cla­ra Su­glia.

Se­gu­ri­dad ame­na­za­da

El tér­mino “ad­ver­si­dad” sue­le de­fi­nir­se co­mo cual­quier cir­cuns­tan­cia que los ni­ños per­ci­ben co­mo una ame­na­za a su se­gu­ri­dad fí­si­ca o que po­ne en pe­li­gro su es­truc­tu­ra so­cial o fa­mi­liar. Por ejem­plo, el abu­so se­xual; el aban­dono; el aco­so es­co­lar por par­te de com­pa­ñe­ros; la vio­len­cia do­més­ti­ca; el di­vor­cio, la se­pa­ra­ción o la muer­te de los pa­dres; la dro­ga­dic­ción de los pa­dres; vi­vir en un ve­cin­da­rio con al­tos ín­di­ces de cri­mi­na­li­dad; la ca­ren­cia de ho­gar; la dis­cri­mi­na­ción; la po­bre­za, y la pér­di­da de un fa­mi­liar u otro ser que­ri­do.

Ca­si el 60% de los es­ta­dou­ni­den­ses afir­man ha­ber su­fri­do al­gu­na ad­ver­si­dad du­ran­te la in­fan­cia.

Aún no es­tá cla­ro có­mo la ad­ver­si­dad es­ti­mu­la las ano­ma­lías car­dio­vas­cu­la­res y me­ta­bó­li­cas, pe­ro hay prue­bas que se­ña­lan que las reac­cio­nes con­duc­tua­les, men­ta­les y bio­ló­gi­cas al au­men­to del es­trés pa­re­cen desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te.

Por ejem­plo, las reac­cio­nes po­co sa­lu­da­bles al es­trés (co­mo fu­mar o co­mer en ex­ce­so) pue­den ser la cau­sa del ma­yor ries­go que tie­ne es­te gru­po de desa­rro­llar en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y dia­be­tes. Se sa­be que el es­trés in­fan­til re­cu­rren­te y cró­ni­co au­men­ta el ries­go de que ni­ños y ado­les­cen­tes su­fran de­pre­sión, an­sie­dad y tras­tor­nos afec­ti­vos, lo que les lle­va a te­ner com­por­ta­mien­tos po­co sa­lu­da­bles que sue­len desem­bo­car en en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y me­ta­bó­li­cas. Los bro­tes re­pe­ti­ti­vos o los ni­ve­les cró­ni­ca­men­te al­tos de es­trés po­drían al­te­rar el fun­cio­na­mien­to y el desa­rro­llo in­mu­nes, me­ta­bó­li­cos, ner­vio­sos y en­do­cri­nos nor­ma­les.

No to­dos los ni­ños que cre­cen en­fren­tán­do­se a ad­ver­si­da­des desa­rro­llan en­fer­me­da­des car­día­cas o vas­cu­la­res. Es­ta con­clu­sión se­ña­la la exis­ten­cia de una se­rie de fac­to­res bio­ló­gi­cos, am­bien­ta­les, cul­tu­ra­les y so­cia­les que pue­den ayu­dar a re­du­cir el ries­go y pre­ve­nir el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des. Tal y co­mo apun­tan los in­ves­ti­ga­do­res, si se si­gue in­ves­ti­gan­do pa­ra en­ten­der me­jor es­tos fac­to­res, al­gún día po­dre­mos desa­rro­llar es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas.

En la ac­tua­li­dad, no exis­te nin­gu­na di­rec­triz na­cio­nal pa­ra que los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos su­per­vi­sen ca­sos de ad­ver­si­dad en ni­ños y ado­les­cen­tes. “Te­ne­mos que in­ves­ti­gar más pa­ra en­ten­der me­jor có­mo ayu­dar a pre­ve­nir o re­tra­sar el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­día­cas y vas­cu­la­res en per­so­nas que han ex­pe­ri­men­ta­do ad­ver­si­da­des en la in­fan­cia”.

Los au­to­res ad­vier­ten que las prue­bas son ob­ser­va­cio­na­les y que no de­mues­tran ne­ce­sa­ria­men­te una re­la­ción de cau­sa y efec­to. Sin em­bar­go, aña­den que el he­cho de que el cor­pus de in­ves­ti­ga­ción es­té cre­cien­do rá­pi­da­men­te in­di­ca con cla­ri­dad que la ad­ver­si­dad in­fan­til es

de­ci­si­vo.. un fac­tor mo­du­la­dor de la en­fer­me­dad y la sa­lud po­de­ro­so y

SHUTTERSTOCK.

Mu­chos ni­ños su­fren mal­tra­tos, aco­so y vio­len­cia por par­te de sus pro­pios pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.