‘Pen­sa­ba que es­to pa­sa­ba en paí­ses ter­cer­mun­dis­tas’

Ro­selyn Sán­chez se aden­tra en el pro­ble­ma del trá­fi­co de per­so­nas en EEUU en la pe­lí­cu­la ‘Traf­fik’

La Prensa - Orlando - - #PARATI #ESPECTÁCULOS - Cris­ti­na Ca­rras­co

Cuan­do se le pre­gun­ta por su úl­ti­mo pro­yec­to, Traf­fik, un in­ten­so th­ri­ller so­bre la tra­ta hu­ma­na que lle­ga a los ci­nes es­te fin de se­ma­na, la ac­triz puer­to­rri­que­ña Ro­selyn Sán­chez ha­bla con­ven­ci­da del po­der de la pe­lí­cu­la y del in­te­rés que des­per­ta­rá en­tre los es­pec­ta­do­res.

“Es una cin­ta pro­vo­ca­do­ra y en­tre­te­ni­da que te ha­rá gri­tar y pa­sar­lo bien pe­ro tam­bién te ha­rá pen­sar”, ase­gu­ra.

A sus 45 años, Ro­selyn Sán­chez lle­va más de 25 en la in­dus­tria. Ha in­ter­pre­ta­do co­no­ci­dos per­so­na­jes co­mo Elena Del­ga­do en ‘Wit­hout a tra­ce’ o Car­men Lu­na en ‘De­vious Maids’ pe­ro, en es­te ca­so, su per­so­na­je es al­go dis­tin­to: se­rá Ma­lia, una mu­jer que se ve in­vo­lu­cra­da en una red de trá­fi­co hu­mano.

“Pa­ra mí es in­creí­ble te­ner es­te ti­po de opor­tu­ni­da­des, in­ter­pre­tar a un per­so­na­je com­pli­ca­do emo­cio­nal­men­te. Tu­ve que me­ter­me en su piel y trans­por­tar­me a una ex­pe­rien­cia co­mo esa, fue emo­cio­nal­men­te y fí­si­ca­men­te muy du­ro pe­ro pa­ra una ac­triz es to­do un ho­nor”, co­men­ta.

Y es que el te­ma de fon­do de Traf­fik es el trá­fi­co de mu­je­res en Es­ta­dos Uni­dos. La cin­ta es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Brea (Pau­la Pat­ton), una pe­rio­dis­ta que se va de fin de se­ma­na ro­mán­ti­co con su pa­re­ja (Omar Epps). Allí se ha­ce, por ac­ci­den­te, con un ob­je­to que per­ten­ce a una red de tra­ta hu­ma­na lo que ha­rá que ella y sus ami­gos (Sán­chez y Laz Alon­so) co­rran gra­ve pe­li­gro.

“Es una cin­ta de en­tre­te­ni­mien­to pe­ro lo ideal se­ría que al fi­nal de la pe­lí­cu­la la gen­te se pa­ra­ra a pen­sar so­bre es­te te­ma y se con­cien­cia­ra”, pi­de la ac­triz.

La pe­lí­cu­la es­tá di­ri­gi­da y es­cri­ta por Deon Tay­lor, ex­ju­ga­dor de ba­lon­ces­to que, tras le­sio­nar­se, de­ci­dió per­se­guir su sue­ño de ser ci­neas­ta.

“Tra­ba­jar con Dean Tay­lor fue in­creí­ble”, ase­gu­ra Sán­chez. “Lle­vo mu­chos años en es­te sec­tor y él es uno de mis fa­vo­ri­tos o mi fa­vo­ri­to. Tu­vo la in­quie­tud de ser ci­neas­ta y se edu­có a sí mis­mo pa­ra ser­lo. Ha re­ci­bi­do mu­chos “no” en la in­dus­tría pe­ro aho­ra con Traf­fik le va a cam­biar la vi­da y se lo me­re­ce”.

Un pro­ble­ma na­cio­nal

Las re­des de trá­fi­co de per­so­nas mue­ven en Es­ta­dos Uni­dos más de $100,000 mi­llo­nes al año. Sa­cra­men­to, ciu­dad en la que su­ce­de la pe­lí­cu­la, tie­ne una de las ma­yo­res ta­sas de trá­fi­co del país.

“Pen­sa­ba que es­to pa­sa­ba en paí­ses ter­cer­mun­dis­tas. Uno cuan­do pien­sa en es­te ti­po de co­sas nun­ca pien­sa que pue­de su­ce­der en paí­ses co­mo es­te, pien­sas en Már­te o Jú­pi­ter, pe­ro no en Es­ta­dos Uni­dos”, co­men­ta la ac­triz.

“Yo sa­bía un po­co so­bre el te­ma por mi com­pa­trio­ta Ricky Mar­tin, quien tra­ba­ja mu­cho en la cru­za­da con­tra la tra­ta y ha ido has­ta la Ca­sa Blan­ca lu­chan­do pa­ra que el go­bierno ha­ga al­go. Pe­ro es­ta pe­lí­cu­la me ha he­cho sa­ber mu­chos más da­tos, co­mo que la ma­yo­ría de mu­je­res con las que se tra­fi­ca son de ra­za ne­gra o la­ti­na”, agre­gó.

La­ti­nas en Holly­wood

Cuan­do se le pre­gun­ta a Ro­selyn Sán­chez so­bre la pre­sen­cia de la­ti­nas en Holly­wood no du­da en re­cal­car la ne­ce­si­dad de con­ti­nuar con la lu­cha.

“Ya era ho­ra de que las mu­je­res la­ti­nas em­pe­za­ra­mos a te­ner más hue­co en la in­dus­tria de Holly­wood, so­mos un de­mo­grá­fi­co muy am­plio en EEUU y qué bueno que la in­dus­tria re­co­noz­ca nues­tro va­lor, pe­ro fal­ta mu­cho por re­co­rrer.l

GETTY IMA­GES

“Es una cin­ta pro­vo­ca­do­ra y en­tre­te­ni­da que te ha­rá gri­tar”, ase­gu­ra la ac­triz bo­ri­cua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.