Los tra­ba­ja­do­res si­guen a la es­pe­ra de me­jo­ras

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - María Peña

Re­cla­man a Trump políticas eco­nó­mi­cas jus­tas y una agenda pa­ra el avan­ce so­cial

El pre­si­den­te Do­nald Trump ga­nó en 2016 con pro­me­sas de for­ta­le­cer a las cla­ses me­dia y tra­ba­ja­do­ra pe­ro, en una jor­na­da de mar­chas de cos­ta a cos­ta en el país por el “Día del Tra­ba­jo”, ac­ti­vis­tas y lí­de­res sin­di­ca­les re­cla­ma­ron una agenda que ver­da­de­ra­men­te pro­mue­va su avan­ce so­cial.

La fal­ta de un au­men­to al sa­la­rio mí­ni­mo, el de­bi­li­ta­mien­to de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, el gol­pe de la glo­ba­li­za­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, y el com­ba­te con­tra los sin­di­ca­tos, son ape­nas al­gu­nos de los re­tos que afron­tan los tra­ba­ja­do­res en Es­ta­dos Uni­dos, mu­chos de los cua­les YRWDURQ SRU 7UXPS FRQÀDQGR en un fu­tu­ro más pro­mi­so­rio.

Fue­ron, ade­más, al­gu­nas de las exi­gen­cias por las que cen­te­na­res de mi­les de tra­ba­ja­do­res y ac­ti­vis­tas de la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te par­ti­ci­pa­ron en más de un cen­te­nar de even­tos en to­do el país.

Va­rias en­cues­tas de­ja­ron en cla­ro en 2016 la an­sie­dad eco­nó­mi­ca de tra­ba­ja­do­res que DIURQWDQ GLÀFXOWDGHV SDUD SD­gar la hi­po­te­ca, aho­rrar pa­ra la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria de sus hi­jos, o guar­dar pa­ra su ju­bi­la­ción. Mu­chos ni si­quie­ra OOHJDQ D ÀQ GH PHV En en­tre­vis­ta con

an­tes de par­ti­ci­par en una pro­tes­ta en Washington, el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción sin­di­cal AFL-CIO Ri­chard Trum­ka aplau­dió que Trump es­té in­cen­ti­van­do a las em­pre­sas a man­te­ner sus ope­ra­cio­nes en EEUU pe­ro eso, DÀUPy ´QR HV VXÀFLHQWHµ VL los tra­ba­jos ofre­cen sa­la­rios ba­jos y po­ca voz pa­ra los tra­ba­ja­do­res.

“El pre­si­den­te Trump de­be usar su ofi­ci­na e in­fluen­cia pa­ra exi­gir un al­to a la in­ti­mi­da­ción en los si­tios de em­pleo, re­cha­ce de una vez la po­lí­ti­ca del “de­re­cho al tra­ba­jo”, y pro­mue­va y pro­te­ja la li­ber­tad de to­do tra­ba­ja­dor a for­mar o su­mar­se a un sin­di­ca­to y ne­go­ciar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da”, en­fa­ti­zó Trum­ka. La po­lí­ti­ca de

adop­ta­da en 28 es­taGRV VH UHÀHUH D TXH OH\HV TXH prohí­ben las ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas en­tre em­plea­do­res y sus em­plea­dos.

“No va­mos a ser un ca­je­ro au­to­má­ti­co pa­ra nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co: nos al­za­re­mos con­tra los re­pu­bli­ca­nos cor­po­ra­ti­vos que ata­quen a los tra­ba­ja­do­res y con­tra los de­mó­cra­tas neo­li­be­ra­les que nos dan por sen­ta­do… es­ta­mos en la lu­cha de nues­tras vidas pa­ra re­cu­pe­rar a EEUU co­mo tie­rra de opor­tu­ni­da­des”, pro­me­tió Trum­ka.

To­man­do en cuen­ta que los sin­di­ca­tos en es­te país fa­ci­li­ta­ron la crea­ción de la cla­se me­dia, el plan de ac­ción de AFL-CIO in­clui­rá se­guir lu­chan­do por el de­re­cho de to­do tra­ba­ja­dor a for­mar un sin­di­ca­to pa­ra po­der así ne­go­ciar por me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

¿Y los tra­ba­jos?

Trump pro­me­tió más y me­jo­res em­pleos, en el mar­co de su es­lo­gan pa­ra “re­cu­pe­rar la gran­de­za de EEUU” (“Ma­ke Ame­ri­ca Great Again”).

El vier­nes pa­sa­do, sin em­bar­go, su Ad­mi­nis­tra­ción se topó con la ma­la no­ti­cia de que la eco­no­mía re­gis­tró su ex­pan­sión más len­ta en tres años, de ape­nas el 0.7% en el pri­mer tri­mes­tre, en com­pa­ra­ción con el 2.1% del úl­ti­mo tri­mes­tre en 2016.

La me­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción era un cre­ci­mien­to del 3%, pe­ro la Ca­sa Blan­ca ha in­ten­ta­do po­ner bue­na ca­ra an­te los re­sul­ta­dos, al ase­gu­rar que la re­for­ma tri­bu­ta­ria en cier­nes fo­men­ta­rá el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Pe­ro Trum­ka in­sis­tió ayer en que la idea de Trump de re­cor­tar los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos a un 15% no só­lo es una “dá­di­va” pa­ra las cor­po­ra­cio­nes sino que trae­ría “gra­ves con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo”, por­que la eco­no­mía per­de­ría in­gre­sos por $2.4 billones en la pri­me­ra dé­ca­da

El plan tri­bu­ta­rio que pro­mo­vió

Trump en la con­tien­da elec­to­ral tam­bién ayu­da­ría a los ri­cos, pe­ro a un cos­to de $7.2 billones.

“Ten­dre­mos que es­pe­rar a ver los de­ta­lles de su plan, pe­ro es im­por­tan­te que cual­quier plan tri­bu­ta­rio ayu­de a la gen­te tra­ba­ja­do­ra”, sub­ra­yó el lí­der sin­di­cal.

¿Quién ve­la­rá por los tra­ba­ja­do­res?

A lo lar­go de la con­tien­da en 2016, Trump ata­ca­ba la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, al que acu­sa­ba de “aban­do­nar” a los tra­ba­ja­do­res, y sal­pi­ca­ba sus dis­cur­sos con na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co. Aho­ra, sin ac­cio­nes con­tun­den­tes en el Le­gis­la­ti­vo –el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral per­ma­ne­ce en $7.25 la ho­ra des­de 2009- y una re­for­ma tri­bu­ta­ria que no arran­ca, la pre­gun­ta en bo­ca de mu­chos en las mar­chas de ayer es quién sal­drá a la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res en es­te país.

Ca­mino al Par­que La­fa­yet­te, frente a la Ca­sa Blan­ca, el vi­ce­pre­si­den­te del sin­di­ca­to “32BJ”, Jaime Contreras, ex­pli­có que en la era de Trump, se ha­ce “ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio” lu­char por los de­re­chos la­bo­ra­les, de los po­bres e in­mi­gran­tes, y de­más gru­pos vul­ne­ra­bles ba­jo ata­que.

Se­gún Trum­ka, la gen­te quie­re bue­nos em­pleos, un co­mer­cio jus­to y au­men­to de sa­la­rios, y re­cha­zó la crí­ti­ca de que los sin­di­ca­tos es­tén per­dien­do fuer­za.

El año pa­sa­do, me­nos del 11% de los tra­ba­ja­do­res per­te­ne­ció a un sin­di­ca­to, en com­pa­ra­ción con cer­ca del 20% en

VHJ~Q GDWRV RÀFLDOHV

O

GETTY IMA­GES

Los ma­ni­fes­tan­tes en­via­ron un men­sa­je ta­jan­te con­tra las políticas an­ti­in­mi­gran­tes del go­bierno de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.