EN DON­DE EL CO­LUM­NIS­TA HA­BLA DE SU LI­BRO DE FIC­CIÓN ‘PA­LE YE­LLOW MOON’

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - An­to­nio Za­va­la

De­seo co­mu­ni­car a to­dos los lec­to­res de es­ta co­lum­na la pu­bli­ca­ción de mi li­bro de cuen­tos en in­gles ‘Pa­le Ye­llow Moon’, el cual es­ta ac­tual­men­te en ven­ta en Ama­zon.com.

El li­bro con­sis­te de 15 cuen­tos en in­glés y al­gu­nos to­man lu­gar en ba­rrios de Chica­go co­mo Pil­sen, Wic­ker Park y Chi­na­town. Otros cuen­tos to­man lu­gar en otras par­tes del país, in­clu­yen­do dos de ellos en Me­xi­co.

Has­ta aho­ra es­toy muy com­pla­ci­do con la pu­bli­ca­ción del li­bro pues he re­ci­bi­do felicitaciones de mu­cha gen­te de Chica­go y de otras par­tes del país. Y ade­más las ven­tas van muy bien, un co­le­gio del cen­tro de la ciu­dad aca­ba de or­de­nar vein­te co­pias.

Les di­ré al­go so­bre la ne­ce­si­dad de es­cri­bir cuen­tos de fic­ción des­pués de tan­tos años de ser pe­rio­dis­ta. El pe­rio­dis­mo, co­mo us­te­des sa­ben, tie­ne sus pro­pias re­glas y te li­mi­ta a los he­chos y na­da más.

La fic­ción por el con­tra­rio te per­mi­te ima­gi­nar otros mun­dos y ex­plo­rar otros te­mas co­mo for­ma li­te­ra­ria y de en­tre­te­ni­mien­to.

Creo que mi de­seo de ser es­cri­tor vie­ne de mi in­fan­cia en Mi­choa­cán, Me­xi­co, es­taGR ÁRULGR OOHQR GH PDJLD <R na­cí en Coe­neo, Mi­choa­cán, Me­xi­co, pe­ro a los po­cos me­ses que na­cí mu­rió mi pa­pa Abun­dio Za­va­la por lo cual yo y mis her­ma­nos nos tu­vi­mos que ir a vi­vir al ran­cho de La Puer­ta de Ja­ri­pi­ti­ro, en el nor­te de Mi­choa­cán, muy cer­ca con la fron­te­ra con Gua­na­jua­to, Me­xi­co.

De in­me­dia­to mi ma­dre, Vic­to­ria Ma­ga­ña, quien ha­bía vi­vi­do en Chica­go en los años 1920 de ni­ña, se vino a Es­ta­dos Uni­dos bus­can­do una vi­da me­jor pa­ra no­so­tros.

A los 10 años, la mis­ma edad mía, mi ma­dre re­gre­só y nos tra­jo a vi­vir a Chica­go en don­de hi­ci­mos nues­tras vidas.

Cre­cer sin pa­dre y es­tar en la paz y so­le­dad del pai­sa­je de Mi­choa­cán creo nu­trió mi ima­gi­na­ción pa­ra querer ser es­cri­tor. Cre­cí en­tre los mai­za­les, las siem­bras, las co­se­chas y has­ta cui­da­ba el ga­na­do de ni­ño.

Ya lo he di­cho pe­ro lo quie­ro re­pe­tir, lo me­jor de no­so­tros lo de­ja­mos allá de don­de so­mos en los va­lles y pue­blos de Me­xi­co. Allá se for­mó nues­tra vi­da e ima­gi­na­ción y to­do lo que que­dó allá atrás nos nu­tre aun ca­da día con his­to­rias y re­cuer­dos que si los pu­sié­ra­mos en pa­pel se­rían la ba­se pa­ra una li­te­ra­tu­ra que nos en­ri­que­ce­ría a to­dos, in­clu­yen­do a otros gru­pos ét­ni­cos.

Nues­tras ex­pe­rien­cias co­mo in­mi­gran­tes tam­bién son ex­pe­rien­cias uni­ver­sa­les y to­do el mun­do pue­de apren­der de no­so­tros.

Si tie­nen la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner una co­pia de mi li­bro, les sugiero que lo lean. Voy a tra­tar que las bi­blio­te­cas lo­ca­les de la ciu­dad ten­gan una co­pia ca­da una.

En el mo­men­to es­toy es­cri­bien­do otro li­bro, aún sin tí­tu­lo, de cuen­tos pe­ro es­tos en es­pa­ñol. Tam­bién es­tá sien­do edi­ta­do en es­te mo­men­to otro li­bro mío que lle­va­ra el tí­tu­lo ‘Me­mo­rias de Pil­sen’ y el cual tra­ta de las lu­chas de ese icó­ni­co ba­rrio en los años 70.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.