EN EL PAÍS DE ‘DE­JA QUE OTROS LO HA­GAN’

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Antonio Zavala

Fá­bu­la de­di­ca­da a la me­mo­ria de Ja­vier Val­dez y Mi­ros­la­va Breach, dos re­por­te­ros me­xi­ca­nos ase­si­na­dos en ma­yo y ju­nio de 2017.

En un país del pla­ne­ta Tie­rra a sus ha­bi­tan­tes no les gus­ta­ba in­vo­lu­crar­se en na­da. Cuan­do por ca­sua­li­dad un ciu­da­dano se da­ba cuen­ta de que al­go an­da­ba mal, es­te le co­men­ta­ba a un pa­rien­te o ami­go y le de­cía “qui­zás de­be­ría­mos ha­cer al­go”.

“No, ol­ví­da­lo, de­ja que otros lo ha­gan”, siem­pre con­tes­ta­ba la otra per­so­na. Y así siem­pre ocu­rría. Si unos ciu­da­da­nos de­cían “Va­mos a que­jar­nos”, otros siem­pre con­tes­ta­ban así: “No, ol­ví­den­lo, de­jen que otros lo ha­gan”. Y fue así que los ciu­da­da­nos de es­te país de ‘De­ja que otros lo ha­gan’ se fue­ron ol­vi­dan­do de sus de­be­res cí­vi­cos. Le de­ja­ban el pa­que­te, co­mo sue­le de­cir­se, a to­dos los de­más.

Y en con­se­cuen­cia na­die, o ca­si na­die, era res­pon­sa­ble de po­ner a su país en el ca­mino co­rrec­to. Y es por eso que en el país de ‘De­ja que otros lo ha­gan’ ha­bía mu­cha im­pu­ni­dad y atra­so. Ahí se ven­dían los bie­nes del país a otras po­ten­cias y la gen­te se­guía vi­vien­do vidas mi­se­ra­bles lle­nas de ca­ren­cias.

La ac­ti­tud de los ciu­da­da­nos, desa­rro­lla­da a tra­vés de años y años de vi­vir así, era ac­tuar co­mo si el país se fue­ra a co­rre­gir so­lo, al­go que nun­ca pa­sa­ba. Y lo más cru­cial era que la po­bla­ción del país ‘De­ja que otros lo ha­gan’ iba au­men­tan­do. Eran ya mi­llo­nes y mi­llo­nes.

A los ha­bi­tan­tes de es­te país de fá­bu­la les gus­ta­ba mu­cho tra­ba­jar y eso era bien pe­ro tam­bién era una tram­pa pues así los ciu­da­da­nos nun­ca apren­dían co­mo en reali­dad fun­cio­na­ba un go­bierno y un país. Y es­to se no­ta­ba en mu­chas for­mas: no vo­ta­ban, no te­nían reunio­nes pa­ra que los que go­ber­na­ban les rin­die­ran cuen­tas de lo que ha­cían o no ha­cían y cuan­do por for­tu­na se da­ban cuen­ta de al­go que en ex­tre­mo an­da­ba mal, siem­pre se de­cían unos a los otros “Ol­ví­da­lo, com­pa, de­ja que otros lo ha­gan”.

Y su­ce­dió que un dia lle­go un ma­go, que pa­re­ce que di­jo que ha­bía es­tu­dia­do en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, y los ciu­da­da­nos de es­te país le con­ta­ron to­dos sus pro­ble­mas y le pi­die­ron un con­se­jo. Y el ma­go les con­tes­to así: “La so­lu­ción es­tá en sus ma­nos, tie­nen que ser par­te de su país, tie­nen que de­jar la apa­tía a un la­do, tie­nen que leer mu­cho de po­lí­ti­ca, tie­nen que conocer per­so­nal­men­te a los que los go­bier­nan y ver sus ca­li­fi­ca­cio­nes, de­ben sa­ber los ne­go­cios de ellos y de­ben vo­tar y exi­gir que se ha­gan las me­jo­ras que us­te­des quie­ren co­mo ciu­da­da­nos que son”.

Y el ma­go les con­tó al­go que los de­jo sor­pren­di­dos: “el país no es de los que go­bier­nan, si no de los go­ber­na­dos” y fi­na­li­zo di­cien­do “tie­nen que de­jar de pa­sar la res­pon­sa­bi­li­dad a otros ciu­da­da­nos, us­te­des mis­mos tie­nen que in­vo­lu­crar­se y de­man­dar que las co­sas se ha­gan co­rrec­ta­men­te y así el país de us­te­des me­jo­ra­ra y us­te­des ya no ten­drán que ir­se le­jos de su país a tra­ba­jar en don­de los in­sul­ten y los de­por­ten”.

Y los ciu­da­da­nos del país de ‘De­ja que otros lo ha­gan’ se que­da­ron aver­gon­za­dos y se die­ron cuen­ta que si ellos no cam­bia­ban, tam­po­co cam­bia­ría su país y las co­sas se­gui­rían igual por otros mil años más.O

En oca­sión del Día Mun­dial del Me­dio Am­bie­nWH 0p[LFR UHDÀUPy VX com­pro­mi­so pa­ra con­ti­nuar im­pul­san­do la adop­ción y pues­ta en mar­cha de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra lo­grar un me­dio am­bien­te sano y pro­te­ger el fu­tu­ro del pla­ne­ta. El Go­bierno de Mé­xi­co ha em­pren­di­do ac­cio­nes en­tre las que des­ta­can:

La im­ple­men­ta­ción de me­tas na­cio­na­les am­bi­cio­sas en el marco del Acuer­do de Pa­rís sobre cam­bio cli­má­ti­co, pa­ra evi­tar un in­cre­men­to ma­yor en las tem­pe­ra­tu­ras globales cau­sa­das por ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Es­ta­ble­ció el Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Im­ple­men­ta­ción de la Agen­da 2030 de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble, que abor­da la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y ga­ran­ti­za una pro­tec­ción du­ra­de­ra del pla­ne­ta y sus re­cur­sos na­tu­ra­les.

La pro­mo­ción de la con­ser­va­ción y el uso sus­ten­ta­ble de la bio­di­ver­si­dad en la agri­cul­tu­ra, los bos­ques, la pes­ca y el tu­ris­mo.

El es­ta­ble­ci­mien­to de un Pa­nel de Al­to Ni­vel en la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das sobre el Agua, pa­ra ga-

OOOO­ran­ti­zar el uso sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos hí­dri­cos.

La pro­mo­ción del ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de los bos­ques, la neu­tra­li­dad de las tie­rras y la pre­ven­ción de la de­gra­da­ción de las mis­mas en fo­ros y or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les.

OCon ello, Mé­xi­co re­afir­ma su con­vic­ción de que só­lo me­dian­te la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal y los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les se po­drá res­pon­der a los desafíos que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en­fren­ta pa­ra lo­grar la con­ser­va­ción y el uso sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Des­de 1974, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das ce­le­bra el Día Mun­dial del Me­dio Am­bien­te con el ob­je­ti­vo de em­pren­der ac­cio­nes a fa­vor de la pro­tec­ción y el me­jo­ra­mien­to del pla­ne­ta.O

Con­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co en Chica­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.