EL TPS ES JUS­TO Y NE­CE­SA­RIO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

ELal Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS) que permite la es­ta­día le­gal de cien­tos de mi­les de per­so­nas co­rre pe­li­gro. Es­te es uno de los te­mas a los que hay que ga­ran­ti­zar una es­ta­bi­li­dad pa­ra que las na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas pueGDQ VXSHUDU VXV GLÀFXOWDGHV

Es preo­cu­pan­te el men­sa­je da­do por el De­par­ta­men­to de Seguridad In­ter­na al re­no­var re­cien­te­men­te la es­ta­día a más de 58,000 hai­tia­nos por seis me­ses. Las au­to­ri­da­des les acon­se­ja­ron que du­ran­te ese pe­río­do va­yan pre­pa­ran­do sus asun­tos pa­ra re­gre­sar a Hai­tí.

Es­to pa­re­ce un epi­so­dio más de la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción de la ad­mi­nis­tra­ción Trump ba­sa­da en de­por­ta­cio­nes a to­do cos­to.

Es im­po­si­ble creer el ar­gu­men­to es­ta­dou­ni­den­se de que la si­tua­ción en la is­la “ha me­jo­ra­do sus­tan­cial­men­te”, o que la “eco­no­mía con­ti­núa re­cu­pe­rán­do­se y cre­cien­do”.

Tam­po­co pue­de de­cir­se que una im­por­tan­te re­duc­ción de gen­te en los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos sea un signo de que uno de los paí­ses más po­bres del mun­do es­té pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que no ten­drán em­pleo ni dón­de vi­vir. Si al­go se ne­ce­si­ta en Puerto Prín­ci­pe son las remesas.

Hay 10 paí­ses cu­yos na­cio­na­les go­zan del TPS, en­tre ellos es­tán El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Nicaragua, Si­ria, Su­dán y Ye­men, ade­más de Hai­tí. Es­ta ca­te­go­ría se otor­ga a los paí­ses que pa­san un FRQÁLFWR FLYLO R XQ GHVDVWUH na­tu­ral y, si bien es tem­po­ral, se re­nue­va ca­da 18 me­ses.

Es­te jue­ves y vier­nes se rea­li­za en Mia­mi la Con­fe­ren­cia de Pros­pe­ri­dad y Seguridad en la par­ti­ci­pa­rán los pre­si­den­tes de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras y el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en­tre altos fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios de Nor­te y Cen­troa­mé­ri­ca. La reunión fue or­ga­ni­za­da por EEUU y Mé­xi­co pa­ra ha­llar una ma­ne­ra de de­te­ner la emi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na que hu­ye ha­cia el nor­te es­ca­pan­do de la vio­len­cia y po­bre­za.

Cree­mos que es el si­tio pa­ra que EEUU se com­pro­me­ta a que re­no­va­rá, tal co­mo lo ido ha­cien­do, cuan­do lle­gue el mo­men­to el TPS pa­ra las na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas.

Es­ta es una ma­ne­ra con­cre­ta de dar una tran­qui­li­dad a es­tos paí­ses y des­pe­jar la som­bra de una ame­na­za des­es­ta­bi­li­za­do­ra co­mo lo se­ría el regreso sú­bi­to de 190,000 sal­va­do­re­ños, cer­ca de 57,000 hon­du­re­ños y unos 6,000 ni­ca­ra­güen­ses. Los gua­te­mal­te­cos no es­tán pro­te­gi­dos por el TPS pe­ro es ne­ce­sa­rio dar­le a su go­bierno la tran­qui­li­dad de que no ha­brá de­por­ta­ción ma­si­va.

Lo ideal se­ría dar un ca­mino ha­cia la re­si­den­cia a las per­so­nas que por dé­ca­das lle­van una vi­da ho­nes­ta y tra­ba­ja­do­ra en Es­ta­dos Uni­dos.

Co­mo es­to no ocu­rri­rá en un fu­tu­ro cer­cano, ga­ran­ti­zar la con­ti­nua­ción del TPS es un pa­so con­cre­to que ayu­da­rá a lo­grar la me­ta de to­dos: una re­gión con cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en un am­bien­te de seguridad en don­de no sea vea la ne­ce­si­dad de emi­grar.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.