Dra­ma de mu­chos

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Las gue­rras, la per­se­cu­ción y la vio­len­cia han des­pla­za­do a más de 65 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, in­clu­yen­do a dos hon­du­re­ños que, en el marco del “Día In­ter­na­cio­nal del Re­fu­gia­do”, ins­ta­ron ayer al pre­si­den­te Do­nald Trump a que ten­ga com­pa­sión con los mi­gran­tes que hu­yen de la vio­len­cia en Cen­troa­mé­ri­ca.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa or­ga­ni­za­da por la Li­ga de Ciu­da­da­nos La­ti­noa­me­ri­ca­nos Uni­dos (LULAC, en in­glés), Raúl Or­tiz, de 8 años de edad y Mar­jo­rie Contreras, de 16, am­bos de Wau­ke­gan (Illi­nois) pi­die­ron que Trump tome en cuen­ta la vio­len­cia que sa­cu­de a Hon­du­ras y los de­más paí­ses del “Trián­gu­lo del Nor­te” y no de­por­te a quie­nes bus­can re­fu­gio en Es­ta­dos Uni­dos.

Or­tiz le­yó la car­ta que es­cri­bió, de pu­ño y le­tra, en la que se­ña­ló que, así co­mo el pre­si­den­te Abraham Lin­coln li­be­ró a los es­cla­vos en el si­glo 19, es­pe­ra que Trump “pue­de ha­cer lo mis­mo al dar li­ber­tad a los re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos co­mo yo”.

Or­tiz re­cor­dó có­mo tu­vo que huir de Te­gu­ci­gal­pa con su madre el año pa­sa­do y han so­li­ci­ta­do asi­lo por­que, ha­ce tres años, hom­bres des­co­no­ci­dos y “mal ha­bla­dos” lo se­cues­tra­ron du­ran­te cin­co ho­ras pa­ra exi­gir res­ca­te de su fa­mi­lia.

“Quie­ro que (el pre­si­den­te) le dé asi­lo a to­dos los re­fu­gia­dos pa­ra que es­te­mos se­gu­ros en EEUU”, di­jo.

Or­tiz cur­só el ter­cer gra­do en Wau­ke­gan y as­pi­ra a ser pa­leon­tó­lo­go pe­ro, se­gún DÀUPy TXLHUH TXH ORV QL­xRV cen­troa­me­ri­ca­nos ten­gan una ni­ñez li­bre de pe­li­gros.

Vi­vir en paz es al­go di­fí­cil en un país co­mo Hon­du­ras don­de, se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Vio­len­cia de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Hon­du­ras (UNAH), 2016 ce­rró con una ta­sa de ho­mi­ci­dios de 59,1 por ca­da 100,000 ha­bi­tan­tes, y el pri­mer tri­mes­tre de es­te año re­gis­tró 1,446 ho­mi­ci­dios.

Contreras hu­yó de Hon­du­ras des­pués de que fue asal­ta­da y ame­na­za­da a pun­ta de pis­to­la por de­lin­cuen­tes y, se­gún di­jo a es­te dia­rio, es­pe­ra que su pe­ti­ción de ayu­da no cai­ga en oí­dos sor­dos en la Ad­mi­nis­tra­ción.

“To­das las per­so­nas que vie­nen a es­te país me­re­cen li­ber­tad y el de­re­cho de es­tar a sal­vo... no so­mos de­lin­cuen­tes, so­mos per­so­nas que ve­ni­mos a es­te país a sa­lir ade­lan­te”, di­jo.

Ju­lie Contreras, di­rec­tor del ca­pí­tu­lo lo­cal de LULAC en el Con­da­do La­ke, pi­dió a la opi­nión pú­bli­ca no ol­vi­dar que, en es­tos mo­men­tos, hay ni­ños es­con­di­dos “en las cloa­cas de la fron­te­ra, es­pe­ran­do el mo­men­to pa­ra sal­tar al río o co­rrer” pa­ra cru­zar ha­cia EEUU, en­fren­tan­do “tan­to SHOLJURµ FRQ ORV QDUFRWUDÀ­can­tes.

“Mu­chos de ellos no lo­gran cru­zar, y no los po­de­mos ayu­dar. Pe­ro LULAC ha traí­do a es­tos dos ni­ños pa­ra pe­dir­le (ayu­da) al pre­si­den­te de EEUU”, di­jo Contreras, con la voz en­tre­cor­ta­da.

Se­gún da­tos del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra Re­fu­gia­dos (ACNUR), el 58% de los ni­ños cen­troa­me­ri­ca­nos que lle­gan a la fron­teUD VXU GH ((88 FDOLÀFD SDUD pro­tec­ción co­mo re­fu­gia­dos.

El “Día Mun­dial del Re­fu­gia­do”, que se ce­le­bra ca­da 20 de ju­nio, sir­ve co­mo un día de ac­ción, ex­pre­sión ar­tís­ti­ca y so­li­da­ri­dad con los re­fu­gia­dos \ GHVSOD]DGRV SRU ORV FRQÁLF­tos y vio­len­cia y que, se­gún un in­for­me so­bre ten­den­cias glo­ba­les de Na­cio­nes Uni­das, DOFDQ]y SDUD ÀQDOHV GH la ci­fra ré­cord de 65.6 mi­llo­nes en to­do el mun­do, es de­cir 20 per­so­nas ca­da mi­nu­to, ó 28,300 al día.

La con­me­mo­ra­ción anual cuen­ta con even­tos, fo­ros, fes­ti­va­les y con­cier­tos en to­do el mun­do, a los que ese año VH KDQ VXPDGR ÀJXUDV FRPR el fut­bo­lis­ta Cris­tiano Ro­nal­do, el Pa­pa Fran­cis­co, di­ver­sos lí­de­res po­lí­ti­cos, y una vas­ta coa­li­ción de gru­pos cí­vi­cos y de­fen­so­res de los in­mi­gran­tes.

Es­ta­dos Uni­dos fue el se­gun­do país, de­trás de Ale­ma­nia, que más so­li­ci­tu­des de asi­lo re­ci­bió en 2016, con un to­tal de 262,000, el do­ble del nú­me­ro en 2014. Al­re­de­dor de la mi­tad de las so­li­ci­tu­des pro­vino de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, con un au­men­to no­ta­ble de mi­gran­tes de El Sal­va­dor.

En ge­ne­ral, el nú­me­ro de per­so­nas que hu­yen de la vio­len­cia en Cen­troa­mé­ri­ca in­cre­men­tó a niveles ja­más vi­sWRV GHVGH OD HUD GH FRQÁLFWRV ci­vi­les en la zo­na en la dé­ca­da de 1980, se­gún Na­cio­nes Uni­das.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.