Re­tos de los pro­gra­mas de len­gua­je dual

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Des­pués de la au­di­to­ría las es­cue­las de­bie­ron desa­rro­llar pla­nes de ac­ción co­rrec­ti­vos y el dis­tri­to ofre­ció en­tre­na­mien­to a los maes­tros bi­lin­gües y coor­di­na­do­res de pro­gra­mas (a pe­sar de que el en­tre­na­mien­to no era obli­ga­to­rio). El dis­tri­to tam­bién des­ple­gó una do­ce­na de es­pe­cia­lis­tas en edu­ca­ción bi­lin­güe en las es­cue­las, pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la en­se­ñan­za y que los pro­gra­mas cum­plie­ran con la ley es­ta­tal.

Des­de en­ton­ces fun­cio­na­rios del dis­tri­to di­cen que el cum­pli­mien­to ha me­jo­ra­do. “En ge­ne­ral, a tra­vés del dis­tri­to es­toy sa­tis­fe­cho con el pro­gre­so al­can­zan­do”, in­di­ca Jor­ge Ma­cías, ex­di­rec­tor de una es­cue­la de CPS y quien HVWi D FDUJR GH OD 2ÀFLQD GH Idio­mas y Cul­tu­ra Edu­ca­cio­nal des­de ha­ce po­co más de un año.

Pe­ro CPS dio a sus es­cue­las has­ta el 2020 pa­ra cum­plir ple­na­men­te con la ley y no tie­ne pla­nes de re­te­ner fon­dos es­ta­ta­les o fe­de­ra­les des­ti­na­dos a la edu­ca­ción bi­lin­güe mien­tras los plan­te­les de­mues­tren me­jo­ras.

Mien­tras tan­to, la vi­gi­lan­cia es­ta­tal si­gue sien­do in­com­ple­ta. Múl­ti­ples va­can­tes que­da­ron va­cías es­te año en la Jun­ta de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Illi­nois, que­dan­do so­la­men­te cua­tro per­so­nas pa­ra mo­ni­to­rear de­ce­nas de dis­tri­tos y $80 mi­llo­nes en fon­dos es­ta­ta­les y fe­de­ra­les pa­ra los apren­di­ces de in­glés. El es­ta­do reali­zó me­nos de la mi­tad de las vi­si­tas GH YHULÀFDFL­yQ D ORV GLVWULWRV de los que se su­po­ne de­bía ha­ber rea­li­za­do es­te año.

Por lo me­nos tres gru­pos de apo­yo es­cri­bie­ron re­cien­te­men­te a los fun­cio­na­rios de la jun­ta es­ta­tal, ex­pre­san­do preo­cu­pa­ción so­bre la si­tua­ción. So­nia Sol­te­ro, ex­per­ta en edu­ca­ción bi­lin­güe y pro­fe­so­ra aso­cia­da en la Uni­ver­si­dad DePaul, se reunió en múl­ti­ples oca­sio­nes con un al­to fun­cio­na­rio es­ta­tal. Ella te­me que la dis­mi­nu­ción de la vi­gi­lan­cia en­víe el men­sa­je de que los apren­di­ces de in­glés no son im­por­tan­tes.

“¿[Los dis­tri­tos] sa­ben bien que pue­den in­cum­plir co­sas por­que quién los va a vi­gi­lar? Na­die”, aña­de. “Es muy tris­te por­que la gen­te era más res­pon­sa­ble y to­ma­ba [al es­ta­do] más en se­rio en los úl­ti­mos años. Y aho­ra es co­mo re­tro­ce­der 30 años, cuan­do a na­die le im­por­ta­ba”.

Del Va­lle, ex­can­di­da­to a al­cal­de quien ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do en po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas por las úl­ti­mas tres dé­ca­das, di­ce que es alar­man­te que naGLH HVWp ´JULWDQGR DO LQÀHUQRµ so­bre las con­di­cio­nes de los apren­di­ces de in­glés. Con­si­de­ra que ha exis­ti­do me­nos or­ga­ni­za­ción sis­te­má­ti­ca so­bre el te­ma, al tiem­po que gru­pos pro la­ti­nos abrie­ron es­cue­las chár­ter o su­frie­ron re­cor­tes pre­su­pues­ta­les.

“Yo no creo que CPS sien­ta nin­gu­na pre­sión real pa­ra for­ta­le­cer de una ma­ne­ra si­gQLÀFDWLYD HO WLSR GH SURJUD­ma­ción que be­ne­fi­cie a los apren­di­ces del idio­ma in­glés”, di­ce Del Va­lle. “Lo que se ne­ce­si­ta es un es­fuer­zo ti­po coa­li­ción que reúna a un mon­tón de gru­pos y en­ton­ces lle­var ese men­sa­je al [su­pe­rin­ten­den­te] Fo­rrest Clay­pool o a la [Jun­ta de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Illi­nois] so­bre las ex­pec­ta­ti­vas y que va­mos a ser per­sis­ten­tes”.

Cam­biar la ecua­ción pa­ra los alum­nos de in­glés po­dría re­que­rir una trans­for­ma­ción de la ac­tual es­tra­te­gia que pro­vee a los es­tu­dian­tes con apo­yo en su idio­ma na­tal so­la­men­te pa­ra ayu­dar­los a apren­der in­glés. Mu­chos ex­per­tos y pa­dres de apren­di­ces de in­glés fa­vo­re­cen los pro­gra­mas de len­gua­je dual, que enseña a los es­tu­dian­tes a leer, es­cri­bir y ha­blar dos idio­mas con do­mi­nio de am­bos.

La Je­fa de Edu­ca­ción Ja­ni­ce Jack­son res­pal­da el mo­de­lo y ha ala­ba­do a otras ciu­da­des, co­mo Nue­va York, que lo han DPSOLDGR VLJQLÀFDWLYDPHQWH Pe­ro Chicago ha si­do len­to en se­guir ese ca­mino. Pa­ra el oto­ño de 2018, CPS ha­brá aña­di­do una do­ce­na de pro­gra­mas du­ran­te los dos años an­te­rio­res, pa­ra un to­tal de 27. To­dos son pro­gra­mas es­pa­ñol-in­glés. La ciu­dad de Nue­va York, en con­tras­te, ha aña­di­do 64 pro­gra­mas en va­rios idio­mas en los úl­ti­mos dos años.

Mu­chos pa­dres de apren­di­ces de in­glés en Chicago di­cen que sus hi­jos me­re­cen me­jor ac­ce­so a pro­gra­mas de idio­ma dual, da­do el va­lor en el mer­ca­do la­bo­ral glo­bal de te­ner ÁXLGH] HQ P~OWLSOHV LGLRPDV

“Ne­ce­si­ta­mos que la ins­truc­ción se brin­de en cual­quier es­cue­la”, con­si­de­ra Ma­ri­ce­la Vi­lla­rreal-Sa­la­zar, ex­je­fa del Con­se­jo de Pa­dres Mul­ti­lin­gües de Chicago. Ella ma­ne­ja 90 mi­nu­tos to­dos los días pa­ra lle­var a sus dos hi­jos a la es­cue­la In­ter-Ame­ri­can Mag­net, el pri­mer plan­tel de CPS en ofre­cer len­gua­je dual a par­tir de los años 70. Le to­mó cua­tro años me­ter a sus hi­jos a tra­vés de la lo­te­ría de ad­mi­sio­nes de la es­cue­la.

“Yo vi­vo en la co­mu­ni­dad de Bel­mont Cra­gin, que es una de las co­mu­ni­da­des más cre­cien­tes en cuan­to al es­pa­ñol”, ob­ser­va. “De­be­ría te­ner mu­chí­si­mas más es­cue­las que ten­gan ins­truc­ción ade­cua­da”.

CPS so­la­men­te per­mi­te que las es­cue­las que ya cuen­tan con ins­truc­ción bi­lin­güe de al­ta ca­li­dad ofrez­can en­se­ñan­za dual de idio­mas, ade­más los plan­te­les de­ben te­ner el per­so­nal ade­cua­do (o muy cer­cano) así co­mo res­pal­do de los pa­dres. So­la­men­te nueve es­cue­las hi­cie­ron la so­li­ci­tud es­te año. Ma­cías di­ce que mu­chos plan­te­les de­ci­die­ron no apli­car por­que sa­ben que to­da­vía no es­tán lis­tos; el pro­ce­so de se­lec­ción es ri­gu­ro­so e in­vo­lu­cra vi­si­tas a la es­cue­la y ob­ser­va­cio­nes en el sa­lón.

Ma­cías es­pe­ra que más es­cue­las ha­gan la so­li­ci­tud cuan­do ha­yan me­jo­ra­do sus pro­gra­mas. “No quie­ro que la gen­te so­la­men­te pon­ga un nom­bre en la puer­ta; quie­ro ase­gu­rar que los pa­dres es­tán re­ci­bien­do lo que les han ofre­ci­do”.

Ade­más, otros dos re­tos tam­bién ne­ce­si­tan ser su­pe­ra­dos: la fal­ta per­ma­nen­te de maes­tros bi­lin­gües y la au­sen­cia cró­ni­ca de fon­dos es­ta­ta­les pa­ra pro­gra­mas bi­lin­gües.

En Illi­nois me­nos can­di­da­tos la­ti­nos pa­ra en­se­ñar, mu­chos de ellos en­ca­mi­na­dos a con­ver­tir­se en maes­tros bi­lin­gües, pa­san el exa­men de ha­bi­li­da­des bá­si­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ob­te­ner una li­cen­cia de maes­tro. Ac­tual­men­te los pro­fe­so­res sin cre­den­cia­les bi­lin­gües tie­nen que pa­gar cur­sos adi­cio­na­les, aun­que el dis­tri­to ayu­da con la mi­tad. Al­gu­nos do­cen­tes no ven atrac­ti­va la po­si­ción por­que el tra­ba­jo pue­de ser más di­fí­cil sin pa­go o apo­yo adi­cio­na­les.

“Has­ta cier­to gra­do lo que las es­cue­las ofre­cen en su pro­gra­ma bi­lin­güe es­tá li­mi­ta­do a quién pue­den con­tra­tar y quién es­tá dis­po­ni­ble pa­ra tra­ba­jar”, re­co­no­ce Pau­la Stewart, coor­di­na­do­ra por mu­chos años de edu­ca­ción bi­lin­güe en la Aca­de­mia Co­mu­ni­ta­ria Be­ni­to Juárez en Pil­sen, que fue amo­nes­ta­da el año pa­sa­do por te­ner muy po­cos edu­ca­do­res bi­lin­gües. Es­te año, 15 maes­tros de la se­cun­da­ria Juárez se ofre­cie­ron pa­ra to­mar los cur­sos ne­ce­sa­rios y ob­te­ner las cre­den­cia­les apro­pia­das.

La ex­per­ta en edu­ca­ción bi­lin­güe Pa­tri­cia Gán­da­ra, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les, di­ce que los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les ne­ce­si­tan apro­bar una ley que ofrez­ca in­cen­ti­vos pa­ra con­ver­tir­se en maes­tro bi­lin­güe, co­mo be­cas gra­tui­tas, ayu­da con gas­tos y sa­lo­nes con me­nos alum­nos. Sin esos in­cen­ti­vos los pro­gra­mas de len­gua­je dual se­gui­rán cre­cien­do len­ta­men­te.

“Hay mu­chas ma­ne­ras de

pen­sar so­bre có­mo po­dría­mos ha­cer que la po­si­ción sea más atrac­ti­va pa­ra las per­so­nas que cla­ra­men­te tie­nen ha­bi­li­daGHV PX\ HVSHF­tÀFDVµ DxDGH

/D FULVLV ÀVFDO GHO HVWDGR KD cau­sa­do “se­ve­ros re­tos por au­sen­cia de re­cur­sos y per­so­nal” en­tre las es­cue­las pú­bli­cas de to­do Illi­nois, pe­ro “el do­lor es par­ti­cu­lar­men­te agu­do pa­ra los pro­gra­mas bi­lin­gües”, es­cri­bió en un co­rreo elec­tró­ni­co la vo­ce­ra de la Jun­ta de Edu­ca­ción del Es­ta­do, Jac­kie Matt­hews.

Los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les han des­ti­na­do po­cos fon­dos a la edu­ca­ción bi­lin­güe por más de una dé­ca­da. Du­ran­te los úl­ti­mos años los re­cur­sos se han man­te­ni­do igua­les, pe­ro el nú­me­ro de apren­di­ces de in­glés si­gue cre­cien­do, por lo cual los dis­tri­tos ob­tie­nen me­nos re­cur­sos por es­tu­dian­te. Es­te año el es­ta­do re­em­bol­só a las es­cue­las me­nos de 60 cen­ta­vos por ca­da dó­lar que gas­ta­ron en edu­ca­ción bi­lin­güe, can­ti­dad que fue des­cri­ta por un ac­ti­vis­ta co­mo ´KRUULEOHµ (OOR KD VLJQLÀFD­do me­nos maes­tros, au­sen­cia de ma­te­ria­les de lec­tu­ra y me­nos op­cio­nes de cur­sos de ve­rano a ni­vel es­ta­tal pa­ra unos 253,000 apren­di­ces de LQJO­pV TXH VLJQLÀFDQ HO de to­dos los alum­nos en es­cue­las pú­bli­cas.

Lue­go de que gru­pos co­mo el La­tino Po­licy Fo­rum pu­sie­ron pre­sión en la co­mi­sión pa­ra re­for­mar el pre­su­pues­to del es­ta­do, el go­ber­na­dor Bru­ce Rau­ner y la Jun­ta de Edu­ca­ción del Es­ta­do re­co­men­da­ron un in­cre­men­to del

D ORV IRQGRV SDUD HGXFD­ción bi­lin­güe el año en­tran­te, una adi­ción de $38.4 mi­llo­nes.

“Cier­ta­men­te es­ta­mos en el ca­mino co­rrec­to, pe­ro to­da­vía creo que hay mu­cho más por ha­cer”, se­ña­la la vi­ce­go­ber­na­do­ra Evelyn San­gui­net­ti, quien de ni­ña fue aprendiz de in­glés y re­cien­te­men­te es­cri­bió una apa­sio­na­da car­ta pi­dien­do más re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción bi­lin­güe. “Creo que to­do se re­du­ce a te­ner un pre­su­pues­to ba­lan­cea­do… [pa­ra que los apren­di­ces de in­glés] pue­dan em­pe­zar a ob­te­ner más de la vi­da”.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.