EL AL­CAL­DE EMA­NUEL CUI­DA SU IMA­GEN AN­TE OLA DE VIO­LEN­CIA EN CHICAGO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - An­to­nio Zavala

Has­ta el ti­ro­teo de dos ni­ñas afue­ra de la es­cue­la pri­ma­ria Warren, el 16 de ju­nio, al al­cal­de Rahm Ema­nuel no se le ha­bía vis­to por mu­cho tiem­po ha­cien­do re­fe­ren­cia a la vio­len­cia que azo­ta a Chicago.

Pe­ro es­ta fue una ra­ra apa­ri­ción del al­cal­de, quien ya no sa­le tan fre­cuen­te­men­te an­te las cá­ma­ras pa­ra ha­blar de la vio­len­cia que no ce­sa.

En lo que va del año han muer­to 311 per­so­nas y otras 1,500 han si­do he­ri­das en las ca­lles de Chicago.

A raíz del in­ci­den­te en la muer­te de La­quan McDo­nald a ma­nos de un po­li­cía blan­co, Ja­són Van Dy­ke, el al­cal­de es­tu­ve en la mi­ra de la pren­sa por días pe­ro des­de en­ton­ces tal pa­re­ce que los me­dios ya no lo pre­sio­nan pa­ra que re­suel­va la vio­len­cia en la ciu­dad.

Es­to es la­men­ta­ble por­que es­te pro­ble­ma sin re­sol­ver aho­ra es­tá in­va­dien­do nue­vas zo­nas en don­de la vio­len­cia es ra­ra o nu­la. La vio­len­cia aho­ra se es­tá re­por­tan­do en el cen­tro, las pla­yas, es­cue­las y zo­nas de re­creo y las au­to­pis­tas que atra­vie­san por es­ta ciu­dad.

Ra­ven Le­mons, de 26 años, per­dió la vi­da mien­tras ce­le­bra­ba su cum­plea­ños allá por Stree­ter­vi­lle, cer­ca de la Ave­ni­da Mi­chi­gan. Tres per­so­nas fue­ron he­ri­das de ba­la el 21 de ju­nio al pa­sar cer­ca de una pla­ya pa­ra pe­rros en la Ave­ni­da Mon­tro­se y el La­go Mi­chi­gan. Días an­tes un hom­bre de 25 años su­frió he­ri­das en el pe­cho al pe­lear con otro hom­bre, de 35 años, quien a su vez su­frió he­ri­das en el ros­tro, ro­di­lla y mu­ñe­ca en la pla­ya de la Ave­ni­da Nor­te el 13 de ju­nio.

Días atrás, pre­ci­sa­men­te el 11 de ju­nio, dos jó­ve­nes, am­bos de 16 años, fue­ron he­ri­dos de ba­la mien­tras se re­crea­ban en la pla­ya de la Ca­lle 31 du­ran­te un cá­li­do día. Es­te in­ci­den­te cau­só una es­tam­pi­da.

En es­tos in­ci­den­tes no se le vio al al­cal­de ha­cer un lla­man­do a la paz y a po­ner un ÀQ D YLROHQFLD

Mi opi­nión es que Ema­nuel no quie­re aso­ciar­se ya con el drás­ti­co pro­ble­ma de la vio­len­cia por­que eso pue­de da­ñar su ima­gen an­te las pró­xi­mas elec­cio­nes de 2019.

Pa­ra con­tra­rres­tar un pro­ble­ma que no pue­de re­sol­ver, al al­cal­de se le ve anun­cian­do va­rios pro­yec­tos pa­ra cor­te­jar el vo­to de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na que in­clu­yen una nue­va se­cun­da­ria en En­gle­wood, un cen­tro de­por­ti­vo ba­jo te­cho en Ga­tely Park y un com­ple­jo de tenis en Was­hing­ton Park de 150,000 pies cua­dra­dos a un cos­to de $9.8 mi­llo­nes. El al­cal­de tam­bién ha lo­gra­do atraer una tien­da Ma­riano’s al ba­rrio Bron­ze­vi­lle y otra Who­le Foods a En­gle­wood.

En cam­bio, a los his­pa­nos el al­cal­de los tie­ne en el ol­vi­do y qui­zás es­té apos­tan­do que los po­cos lí­de­res po­lí­ti­cos la­ti­nos se­gui­rán la lí­nea que él les tra­ce pa­ra ase­gu­rar el vo­to his­pano pa­ra 2019.

Pe­ro mien­tras el al­cal­de cui­da su ima­gen con mi­ras a lo­grar su re­elec­ción, la vio­len­cia si­gue ha­cien­do es­tra­gos en las vi­das de los re­si­den­tes.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.