UNA IN­QUIE­TAN­TE DE­CI­SIÓN JU­DI­CIAL

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

La Cor­te Su­pre­ma le dio una vic­to­ria par­cial al pre­si­den­te Do­nald Trump. El Al­to Tri­bu­nal le­van­tó par­te del freno im­pues­to por cor­tes me­no­res a la or­den pre­si­den­cial de li­mi­tar tem­po­ral­men­te el in­gre­so de per­so­nas pro­ve­nien­tes de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na de­sig­na­dos co­mo te­rro­ris­tas y de sus­pen­der, tam­bién por un tiem­po, el Pro­gra­ma de Ad­mi­sión de Re­fu­gia­dos.

Eso es im­por­tan­te pa­ra Trump en es­te mo­men­to po­lí­ti­co. Le da oxí­geno a un pre­si­den­te ase­dia­do por la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia, con diÀFXOWDGHV HQ HO &RQJUHVR SDUD avan­zar su agen­da y va­pu­lea­do por sus nu­me­ro­sos erro­res.

Pe­ro, en reali­dad, la ac­ción de los jue­ces es mu­cha más li­mi­ta­da que la im­pre­sión que se quie­re dar.

Pri­me­ro, no es una de­ci­sión so­bre la va­li­dez de la or­den pre­si­den­cial. So­lo per­mi­te su par­cial pues­ta en vi­gor, mien­tras el ca­so avan­za. Es­to re­cién co­mien­za en el Al­to Tri­bu­nal y lo de­ci­di­do aho­ra no im­pli­ca na­da so­bre su fa­llo ÀQDO HQ RFWXEUH

Se­gun­do, los jue­ces di­je­ron que la prohi­bi­ción im­pues­ta por los tri­bu­na­les me­no­res fue de­ma­sia­do am­plia. Por eso, el ve­to a la en­tra­da al país por aho­ra se apli­ca ex­clu­si­va­men­te a aque­llas per­so­nas de los seis paí­ses que no ten­gan co­ne­xión real en Es­ta­dos Uni­dos. Lo mis­mo pa­ra los re­fu­gia­dos.

O sea que es un triun­fo pa­ra las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en los dos ca­sos ju­di­cia­les esSHF­tÀFRV TXH GHVHQFDGHQDURQ el pro­ce­so en los tri­bu­na­les. Ellas no se ve­rán per­ju­di­ca­das.

La Cor­te Su­pre­ma es­cu­cha­rá el ca­so a par­tir de oc­tu­bre pa­ra de­ter­mi­nar si la or­den pre­si­den­cial tie­ne una in­ten­ción dis­cri­mi­na­to­ria y si el pre­si­den­te se ex­ce­dió en el uso de su po­der cons­ti­tu­cio­nal.

Ha­brá tam­bién una ter­ce­los ra pre­gun­ta del Al­to Tri­bu­nal: ¿Va­le la pe­na es­te ca­so?

La or­den pre­si­den­cial prohí­be por 90 días el in­gre­so de las per­so­nas pro­ve­nien­tes de Irán, Li­bia, Si­ria, So­ma­lia y Su­dán, y sus­pen­de por 120 días el pro­gra­ma pa­ra re­fuJLDGRV FRQ HO ÀQ GH ´H[DPL­nar e in­ves­ti­gar” el pro­ce­so de per­mi­sos pa­ra in­gre­sar al país. Ese pe­río­do pa­só ha­ce tiem­po y esas re­vi­sio­nes ya po­dían ha­ber si­do rea­li­za­das.

To­da­vía hay mu­chas du­das por re­sol­ver.

Lo que es­tá cla­ro es que el nue­vo juez Neil Gor­such se ubi­ca en el ex­tre­mo ideo­ló­gi­co con­ser­va­dor. Gor­such, y jue­ces Cla­ren­ce Tho­mas y Sa­muel Ali­to, que­rían una prohi­bi­ción ab­so­lu­ta, sin im­por­tar sus la­zos con el país.

Es in­quie­tan­te, con es­te an­te­ce­den­te, la po­si­bi­li­dad de que Trump no­mi­ne a otro ma­gis­tra­do tan con­ser­va­dor co­mo Gor­such an­te los ru­mo­res de que el juez Ant­hony Ken­nedy con­si­de­ra el re­ti­ro.

La ac­ción del Al­to Tri­bu­nal, con to­dos sus lí­mi­tes, re­vi­ve la or­den pre­si­den­cial. Es­ta es una vic­to­ria en uno de las áreas más con­tro­ver­sia­les de su go­bierno, pe­ro nop de­be mo­ver a en­ga­ño. Nues­tro país, por eso, hoy no es­tá más se­gu­ro de lo que es­ta­ba ayer.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.