‘DREAMERS’ EN UNA MON­TA­ÑA RU­SA

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Los ‘Dreamers’ es­tán en un subiba­ja al bor­de del abis­mo. En oca­sio­nes tie­nen bue­na no­ti­cias, otras no tan bue­nas, pe­ro siem­pre ba­jo la som­bra de la ame­na­za de un cam­bio que los de­je ex­pues­tos a la de­por­ta­ción.

Has­ta el mo­men­to cer­ca de 800,000 jóvenes es­tán a sal­vo de la agre­si­va po­lí­ti­ca de de­por­ta­cio­nes del pre­si­den­te Do­nald Trump. El pro­gra­ma DA­CA, ini­cia­do por Ba­rack Oba­ma, si­gue acep­tan­do jóvenes que fue­ron traí­dos como me­no­res de edad por sus pa­dres in­do­cu­men­ta­dos y con­ti­núan re­no­ván­do­se los per­mi­sos a su ven­ci­mien­to.

Pe­ro es­tos jóvenes es­tán le­jos de la es­ta­bi­li­dad le­gal que les per­mi­ta ideal­men­te abo­car­se a sus es­tu­dios y sus em­pleos como co­rres­pon­de. Esa tran­qui­li­dad so­la­men­te se las pue­de dar una ley, la lla­ma­da ‘DREAM Act’, que ca­da vez es más ur­gen­te.

Trump por el mo­men­to man­tie­ne la pro­tec­ción de los ‘Dreamers’, a pe­sar de ha­ber pro­me­ti­do su de­por­ta­ción en la cam­pa­ña elec­to­ral. El que se ha­ya man­te­ni­do DA­CA es un claro in­di­cio que el man­da­ta­rio re­co­no­ce el va­lor de es­tos jóvenes y su apor­te a la economía.

Es una bue­na se­ñal pe­ro LQVXÀFLHQWH

Hay 11 es­ta­dos mo­les­tos, en­ca­be­za­dos por Te­xas, por­que no se eli­mi­nó DA­CA y le die­ron al De­par­ta­men­to de Justicia un pla­zo has­ta el 5 de sep­tiem­bre pa­ra que ini­cie una re­duc­ción pro­gre­si­va que con­duz­ca a su des­apa­ri­ción. De lo con­tra­rio, ini­cia­rán una de­man­da ju­di­cial.

El pa­no­ra­ma se com­pli­có aún más cuan­do el se­cre­ta­rio del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na, John F. Kelly, di­jo que el De­par­ta­men­to de Justicia po­dría no de­fen­der DA­CA. Una po­si­bi­li­dad muy real por el fer­vor an­ti­in­mi­gran­te de su lí­der, Jeff Ses­sions.

An­te ello, ua nue­va es­pe­ran­za se aso­ma con el nuevo pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do la se­ma­na pa­sa­da por los se­na­do­res Ri­chard Dur­bin y Lind­sey Graham, de­mó­cra­ta y re­pu­bli­cano res­pec­ti­va­men­te. Es­ta re­no­va­da ver­sión de DREAM Act es un ca­mino pri­me­ro a la re­si­den­cia y lue­go a la ciu­da­da­nía pa­ra los jóvenes que cum­plan cier­tos re­qui­si­tos como ins­cri­bir­se en una uni­ver­si­dad, en­lis­tar­se en las Fuer­zas Ar­ma­das o te­ner un empleo.

La me­ra exis­ten­cia de es­ta pro­pues­ta no ga­ran­ti­za que su­pe­rará los obs­tácu­los que de­tu­vie­ron otras me­di­das an­te­rio­res si­mi­la­res. Aun­que sí real­za el as­pec­to bi­par­ti­dis­ta de la cau­sa de los ‘Dreamers’ y se une a otras me­di­das le­gis­la­ti­vas como el Brid­ge Act que ayuda a es­tos jóvenes.

Es una pe­sa­di­lla la idea de mu­chos le­gis­la­do­res de que se pue­da de­por­tar a es­tos jóvenes. Por un la­do, es agre­gar 800,000 per­so­nas a una lar­ga lis­ta, por el otro se­rá un gol­pe eco­nó­mi­co y so­cial que tan­ta can­ti­dad de gen­te que tra­ba­ja y es­tu­dia ten­ga que de­jar sus ac­ti­vi­da­des.

Es­tos ar­gu­men­tos de­be­rían VHU VXÀFLHQWHV VL QR DOFDQ]D el que los ‘Dreamers’ no sean res­pon­sa­bles de su si­tua­ción mi­gra­to­ria ni que EEUU sea el úni­co ho­gar que han te­ni­do.

Los ‘Dreamers’ me­re­cen ser ple­na­men­te in­cor­po­ra­dos a nues­tro país. Los ca­mi­nos le­ga­les es­tán allí.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.