La voz en me­dio de un en­sue­ño me­xi­cano

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Ire­ne Tos­ta­do LA RA­ZA

Ma­jo Cornejo de­lei­ta con su canto muy al es­ti­lo la­ti­noa­me­ri­cano en LUZIA de Cir­que du So­leil

En la in­ter­sec­ción en­tre el tea­tro y el cir­co está el es­pec­tácu­lo LUZIA de Cir­que du So­leil, que trans­por­ta a to­dos los es­pec­ta­do­res a un pa­raí­so exó­ti­co ba­sa­do en las ma­ra­vi­llas de la cul­tu­ra y los pai­sa­jes me­xi­ca­nos.

Un gran círcu­lo que se ase­me­ja a la Pie­dra del Sol, me­jor co­no­ci­da como el Ca­len­da­rio Az­te­ca, emi­te una luz te­nue que ilu­mi­na el jar­dín com­pues­to de 5,000 flo­res de cem­pa­sú­chil y alum­bra el es­ce­na­rio de LUZIA, pro­duc­ción de Cir­que du So­leil que se desen­vol­ve­rá ba­jo la car­pa si­tua­da en el es­ta­cio­na­mien­to del Uni­ted Cen­ter has­ta el 3 de sep­tiem­bre.

Ba­jo es­ta Gran Car­pa, que cuen­ta con una ca­pa­ci­dad pa­ra 2,600 aven­tu­re­ros y mi­de 62 pies de al­to y abar­ca 167 pies de diá­me­tro, se vi­ve un via­je im­pres­cin­di­ble por tie­rras me­xi­ca­nas. El vue­lo nú­me­ro 2016 rum­bo a Mé­xi­co ate­rri­za en un mundo PiJLFR \ HQWUH OD ÁRUD \ IDXQD au­tóc­to­nas se re­ve­la un co­co­dri­lo to­can­do la gui­ta­rra y es­cu­cha­mos por pri­me­ra vez la voz de Ma­jo Cornejo en­to­nan­do ‘Así es la vi­da’.

En su pri­me­ra vi­si­ta a Chica­go, la can­tan­te me­xi­ca­na es una de 44 ar­tis­tas ori­gi­na­rios de más de 17 paí­ses que mues­tran sus ta­len­tos ar­tís­ti­cos so­bre la pla­ta­for­ma gi­ra­to­ria de es­ta emo­ti­va pro­duc­ción. En­tre ae­ria­lis­tas, equi­li­bris­tas, ma­la­ba­ris­tas, con­tor­sio­nis­tas y ti­ti­ri­te­ros, Cornejo pres­ta su voz a ca­da es­ce­na del es­pec­tácu­lo y ter­mi­na in­ter­pre­tan­do 18 can­cio­nes iné­di­tas del com­po­si­tor Si­món Car­pen­tier, quien es­cri­bió pa­ra LUZIA una par­ti­tu­ra ecléc­ti­ca nu­tri­da por los dis­tin­ti­vos rit­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

“La mú­si­ca no se com­pa­ra con un gé­ne­ro par­ti­cu­lar. Es una fu­sión de di­fe­ren­tes esWLORV GRQGH SXHGHV LGHQWLÀ­car una va­rie­dad de so­ni­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, ex­pli­có Cornejo, en en­tre­vis­ta de­trás de bam­ba­li­nas.

En una mis­ma can­ción se oyen ele­men­tos de cum­bia, JXDSDQJR ÁDPHQFR \ VDOVD

Pa­ra la jo­ven que so­ñó con ser can­tan­te, el ha­ber si­do cria­da por su pa­dre gui­ta­rris­ta y su ma­dre can­tan­te de ópe­ra fue la es­cue­la per­fec­ta. Mien­tras con­cur­sa­ba en la com­pe­ten­cia de canto ‘Crean­do bo­le­ros’, que se trans­mi­te por UNAMTV en Mé­xi­co, Cornejo de­ci­dió au­di­cio­nar pa­ra LUZIA y des­pués de ocho meses la lla­ma­ron pa­ra unir­se al elen­co de es­ta pues­ta su­rrea­lis­ta y di­ná­mi­ca.

En el desem­pe­ño de su ta­len­to, la ex­co­ris­ta de can­tan­tes del ca­li­bre de Enrique Bun­bury y Juan Ga­briel sir­ve como la em­ba­ja­do­ra de un ele­men­to esen­cial que cons­tru­ye la iden­ti­dad del la­ti­noa­me­ri­cano, la mú­si­ca.

“Creo que es una gran res­pon­sa­bi­li­dad muy bo­ni­ta y me sien­to muy feliz y hon­ra­da de po­der en­se­ñar­le al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se un po­co de lo her­mo­so que es mi país”, di­jo Cornejo, quien co­no­ció a su no­vio de as­cen­den­cia ru­sa du­ran­te la gi­ra.

“Mi no­vio es acró­ba­ta y me ha en­se­ña­do a pa­rar­me de ma­nos”, con­tó Cornejo.

En ca­da lu­gar que vi­si­ta­mos, Cornejo nos da la bien­ve­ni­da con el re­per­to­rio mu- si­cal pro­du­ci­do por Ra­món Amez­cua y Pepe Moft del gru­po al­ter­na­ti­vo Nor­tec Co­llec­ti­ve y Bos­tich+Fus­si­ble. Co­no­ce­mos la sie­rra, na­da­mos den­tro de un ce­no­te, es­cu­chaPRV XQ ÁDPHQFR FRQ QRWDV de cum­bia en un res­tau­ran­te ar­gen­tino, apren­de­mos tru­cos de un par de fut­bo­lis­tas y des­pués de trans­cu­rrir en un sa­fa­ri por la sel­va so­mos SDUWH GH OD ÀOPDFL­yQ GH XQD pe­lí­cu­la de los años 50.

En­tre los ac­tos có­mi­cos y desafíos dra­má­ti­cos, los arre­glos mu­si­ca­les real­zan ca­da es­ce­na, mien­tras un pa­ya­so ex­plo­ra­dor nos guía de una re­gión y cos­tum­bre a otra.

Al­gu­nas es­ce­nas traen un men­sa­je de amor y res­pe­to a la na­tu­ra­le­za, como cuan­do Cornejo le can­ta a un ja­guar. Otras imá­ge­nes su­ti­les, como la del co­ra­zón roto de las pin­tu­ras de Fri­da Kah­lo y las pro­ce­sio­nes del Día de los Muer­tos, son ofren­das vi­sua­les a la au­dien­cia, quie­nes son tes­ti­gos de la elas­ti­ci­dad im­pre­sio­nan­te del con­tor­sio­nis­ta o la ve­lo­ci­dad con la que el ma­la­ba­ris­ta ti­ra sus pie­zas vo­la­do­ras.

Apar­te de su voz, la can­tan­te im­pre­sio­na con un ves­ti­do que pe­sa ca­si 20 li­bras y está acon­di­cio­na­do con 98 ÁRUHV PRWRUL]DGDV

Des­de los mú­si­cos que la acom­pa­ñan has­ta la di­se­ña­do­ra de 1,112 pie­zas de ves­tua­rio, Cornejo se con­si­de­ra “un ele­men­to más que ele­va el es­pec­tácu­lo a un ni­vel sin com­pa­ra­ción”.

Ella vo­ca­li­za ca­da te­ma con una emo­ción que se­gu­ra­men­te de­ja­rá una hue­lla en los co­ra­zo­nes de sus es­pec­ta­do­res. “Aun­que no en­tien­dan el es­pa­ñol, el show tie­ne un men­sa­je que lle­ga al co­ra­zón de to­das las per­so­nas, como el de no te rin­das y si se pue­de”, con­clu­ye.O

MATT BEARD / CIR­QUE DU SO­LEIL

Ma­jo Cornejo can­ta en una es­ce­na de LUIZA,

de Cir­que du So­leil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.