In­cier­ti­dum­bre tras fin de re­no­va­ción de DA­CA

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Bel­hú Sa­na­bria LA RA­ZA

So­me­ter la so­li­ci­tud para re­no­var el pro­gra­ma DA­CA ya es his­to­ria para los ‘DACA­men­ta­dos’ ele­gi­bles para es­te ali­vio mi­gra­to­rio. La fe­cha lí­mi­te fue el 5 de oc­tu­bre de 2017.

El pre­si­den­te Do­nald Trump anun­ció la eli­mi­na­ción de ese pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da, el pa­sa­do 5 de sep­tiem­bre. El ex­pre­si­den­te %ara­cN 2ba­ma Àr­mó la or­den eje­cu­ti­va con la que dio vi­da al pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da para los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DA­CA) en 2012 para pro­te­ger de la de­por­ta­ción a jóvenes in­do­cu­men­ta­dos y con­ce­der un per­mi­so tem­po­ral de tra­ba­jo a 800,000 jóvenes.

La re­no­va­ción de DA­CA con vi­gen­cia de dos años se apli­ca­ba so­lo para per­so­nas cu­yos per­mi­sos ex­pi­ran en­tre el pa­sa­do 5 de sep­tiem­bre y el 5 de mar­zo de 2018. Al me­nos 154,000 jóvenes fue­ron ele­gi­bles para re­no­var es­te be­neÀ­cio mi­gra­to­rio, se­gún es­ti­ma­dos del go­bierno.

Los per­mi­sos de tra­ba­jo que no fue­ron re­no­va­dos se­gui­rán vi­gen­tes has­ta su fe­cha de ca­du­ci­dad.

Or­ga­ni­za­cio­nes pro in­mi­gran­tes de Chica­go se­gui­rán ofre­cien­do ayu­da a drea­mers y tra­ba­ja­rán por una le­ga­li­za­ción que be­neÀ­cie a 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos.

Ubal­do Aguilar, coor­di­na­dor de ciu­da­da­nía del Cen­tro de Tra­ba­ja­do­res Uni­dos, di­jo que ini­cial­men­te cuan­do se dio el anun­cio de la re­vo­ca­ción de DA­CA el pa­sa­do 5 de sep­tiem­bre, en su or­ga­ni­za­ción em­pe­za­ron a re­ci­bir mu­chas lla­ma­das de per­so­nas pre­gun­tan­do so­bre el pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da.

La ad­mi­nis­tra­ción de Trump anun­ció la eli­mi­na­ción de ma­ne­ra gra­dual del pro­gra­ma DA­CA para el 5 de mar­zo pró­xi­mo.

Den­tro de seis me­ses se pon­drá Àn a DA­CA. Du­ran­te ese tiem­po, se plan­teó que el Con­gre­so bus­que una so­lu­ción le­gis­la­ti­va para es­tos drea­mers que aho­ra es­tán en un lim­bo mi­gra­to­rio.

La afluen­cia de jóvenes para re­no­var su per­mi­so de tra­ba­jo “no fue de­ma­sia­da”, se­ña­ló Aguilar. Y agre­gó que es­to es por­que “los jóvenes es­tán bas­tan­te es­cép­ti­cos y tie­nen mie­do que su in­for­ma­ción sea di­vul­ga­da a agen­cias fe­de­ra­les [ICE]”.

Tam­bién vio una ba­ja en los números de per­so­nas que so­li­ci­ta­ron la re­no­va­ción de DA­CA. “No vi­mos los gran­des números que es­pe­rá­ba­mos”, in­di­có Imel­da Sa­la­zar, or­ga­ni­za­do­ra co­mu­ni­ta­ria de South­west Or­ga­ni­zing Pro­ject. “En nues­tra or­ga­ni­za­ción la ba­ja se co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar des­pués del 5 de sep­tiem­bre. An­tes de eso es­ta­ban los jóvenes pro­ce­san­do su so­li­ci­tud an­tes de que se ven­cie­ra su per­mi­so”.

“Lo que hi­ci­mos co­mo res­pues­ta fue al mis­mo tiem­po de dar in­for­ma­ción acer­ca de los re­qui­si­tos para re­no­var el pro­gra­ma, tam­bién tu­vi­mos es­pa­cios tan­to para los pa­dres co­mo para los que tie­nen DA­CA vi­nie­ron y tu­vi­mos cua­tro per­so­nas ex­per­tas en sa­lud men­tal para fa­ci­li­tar las con­ver­sa­cio­nes y eso ayu­dó mu­chí­si­mo a co­men­zar a tra­ba­jar en fu­tu­ros pro­yec­tos de ley por­que el mie­do no los de­ja­ba ni si­quie­ra ver las op­cio­nes”, di­jo Sa­la­zar a La Ra­za.

Or­ga­ni­za­cio­nes pro in­mi­gran­tes de Chica­go se­gui­rán ayu­dan­do a ‘DACA­men­ta­dos’ y en aras de una le­ga­li­za­ción para to­dos los in­do­cu­men­ta­dos

Lim­bo mi­gra­to­rio

Mu­chos jóvenes in­mi­gran­tes han cons­trui­do sus vidas al­re­de­dor de DA­CA y en un país al que fue­ron traí­dos por sus pa­dres de pe­que­ños, pe­ro que con­si­de­ran co­mo su­yo. Sin em­bar­go aho­ra di­cen que se en­cuen­tran en un lim­bo le­gal en el que rei­na el mie­do y el des­con­cier­to.

Jaime Leal so­me­tió su so­li­ci­tud para re­no­var su per­mi­so de tra­ba­jo, lo que le per­mi­ti­rá es­tar pro­te­gi­do con­tra la de­por­ta­ción y se­guir en la com­pa­ñía en la que ins­ta­la pa­ne­les so­la­res. Leal es li­cen­cia­do en Bio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en Chica­go. “Es­ta es la ter­ce­ra vez que re­nue­vo DA­CA y du­ran­te to­do es­te tiem­po he po­di­do cre­cer co­mo per­so­na y he po­di­do ha­cer­me más fuer­te de cuan­do apli­qué la pri­me­ra vez y aho­ra ten­go la men­ta­li­dad de que to­do se pue­de cum­plir”.

An­te la pre­gun­ta de qué es lo que pien­sa ha­cer una vez que se ex­pi­re su per­mi­so de tra­ba­jo, Leal di­jo que con o sin DA­CA per­ma­ne­ce­rá en Es­ta­dos Uni­dos, el país que considera su­yo, al que fue traí­do por su pa­dres de México a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do te­nía cin­cos años. “Aquí es­tá mi fa­mi­lia, quie­ro es­tar con mi fa­mi­lia, aquí es­tán mis ami­gos, mi tra­ba­jo, aquí es­tá to­da mi vi­da, en­ton­ces por to­das esas ra­zo­nes he de­ci­di­do que­dar­me en EEUU”.

Ge­rar­do Sa­li­nas no fue ele­gi­ble para re­no­var DA­CA y es que su per­mi­so ex­pi­ra el 30 de ju­nio de 2018.

Sa­li­nas, es in­vi­den­te, per­dió la vis­ta a los 12 años. Ge­rar­do con­tó que de­jó su na­tal Mi­choa­cán para emi­grar a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de op­cio­nes mé­di­cas en 2000. Es­te drea­mer di­ce sen­tir­se frustrado, con te­mor e in­cer­ti­dum­bre pues­to que una vez ex­pi­ra­do su per­mi­so de tra­ba­jo que­da­rá en un lim­bo le­gal.

Y es que DA­CA le cam­bió la vi­da a Ge­rar­do, quien di­jo que ese am­pa­ro mi­gra­to­rio le ha da­do tran­qui­li­dad de no ser de­por­ta­do y el be­neÀ­cio de po­der te­ner un per­mi­so de tra­ba­jo. “An­tes de DA­CA yo es­tu­ve ba­ta­llan­do por mu­cho tiem­po para en­con­trar un em­pleo”, di­jo.

El tra­mi­tar el ID del es­ta­do tam­bién le ayu­dó a re­gis­trar­se en la UIC co­mo es­tu­dian­te re­si­den­te y eso le dio una ta­ri­fa más ase­qui­ble en com­pa­ra­ción a la de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les. Sa­li­nas tie­ne li­cen­cia­tu­ras en Cien­cias Po­lí­ti­cas, Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos y Es­tu­dios de De­sa­rro­llo Hu­mano de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en Chica­go.

Ade­más es coor­di­na­dor del pro­gra­ma Su­peran­do Ba­rre­ras para Triun­far de Uni­ver­si­dad Po­pu­lar y tra­ba­ja me­dio tiem­po con CPS dan­do char­las de mo­ti­va­ción a es­tu­dian­tes. Es­te jo­ven es el úni­co sus­ten­to fa­mi­liar y su es­po­sa tie­ne cua­tro me­ses de ges­ta­ción. “Nues­tro fu­tu­ro es in­cier­to, en mi ca­so al ex­pi­rar mi per­mi­so de tra­ba­jo me van a des­pe­dir de mi em­pleo por­que mi se­gu­ro ya no se­rá vá­li­do. Al per­der mi em­pleo, ¿cómo me pue­do sos­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te aquí? En­ton­ces ten­go que bus­car otros lu­ga­res, otras op­cio­nes”, sos­tie­ne Sa­li­nas.O

BEL­HÚ SA­NA­BRIA / LA RA­ZA

Ge­rar­do Sa­li­nas, es un ‘drea­mer’ que tra­ba­ja en la or­ga­ni­za­ción Uni­ver­si­dad Po­pu­lar de La Vi­lli­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.