DE MASACRE EN MASACRE

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Otro mes, otra masacre. Es­ta vez fue­ron por lo me­nos 26 los ase­si­na­dos en una igle­sia de Te­xas por un in­di­vi­duo. Otra vez se pe­di­rá re­zar por los muer­tos, pe­ro qui­zá sin ha­cer na­da pa­ra pre­ve­nir nue­vas tra­ge­dias.

Aho­ra, un su­je­to con pro­ble­mas fa­mi­lia­res, que no te­nía de­re­cho a por­tar ar­mas, en­tró a una igle­sia a la que so­lían asis­tir sus sue­gros y ma­tó e hi­rió a los con­gre­ga­dos allí. A la sa­li­da, un ci­vil ar­ma­do lo en­fren­tó, hu­bo una per­se­cuFL­yQ \ DO ÀQDO HO KRPLFLGD DO pa­re­cer se qui­tó la vi­da.

Al­gu­nos ac­ti­vis­tas en fa­vor de las ar­mas di­cen es­te in­ci­den­te mos­tró su teo­ría de que una per­so­na “bue­na” ar­ma­da, neu­tra­li­zó al “ma­lo”, evi­tan­do un da­ño ma­yor. Aun­que eso se apli­ca a es­te ca­so es­pe­cíÀFR HQ JHQHUDO HV XQ SREUH ar­gu­men­to si se con­si­de­ra que esos 26 ase­si­na­tos po­si­ble­men­te no ha­brían ocu­rri­do con un ma­yor con­trol de ar­mas.

El pre­si­den­te Do­nald Trump es­tá en lo cier­to cuan­do ha­bla de un pis­to­le­ro con “se­rios pro­ble­mas men­ta­les, co­mo [ocu­rre] en otros paí­ses”. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos la enor­me dis­po­ni­bi­li­dad de ar­mas ha­ce más fac­ti­ble que per­so­nas, sea por una en­fer­me­dad men­tal o por una ra­di­ca­li­za­ción ideo­ló­gi­ca, co­me­tan ase­si­na­tos ma­si­vos.

El te­ma de la sa­lud men­tal es un pro­ble­ma se­rio que jun­to al fá­cil ac­ce­so a las ar­mas se tra­du­ce en tra­ge­dia.

Pe­ro aun­que im­por­tan­te, el ar­gu­men­to de la sa­lud men­tal es uti­li­za­do en es­tos ca­sos pa­ra des­viar la aten­ción de la po­se­sión del ar­ma a la con­duc­ta del in­di­vi­duo, pa­ra man­te­ner la idea de que las ar­mas no ma­tan sino las per­so­nas.

En reali­dad, con ma­yo­res con­tro­les po­si­ble­men­te ese ti­ra­dor no ha­bría cau­sa­do una masacre, sea por la ra­zón o sin ra­zón que ha­ya si­do.

Lo inad­mi­si­ble es que Trump alu­da al te­ma de la sa­lud men­tal cuan­do sus pre­su­pues­tos mer­man en cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res los ser­vi­cios a es­tos pa­cien­tes. Y a la Ca­sa Blan­ca y al Con­gre­so les ca­be la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber anu­la­do una nor­ma que prohi­bía a una ca­te­go­ría de dis­ca­pa­ci­ta­dos men­ta­les te­ner ar­mas de fue­go.

Y pro­yec­tos de ley, co­mo el de la con­gre­sis­ta Shei­la Jack­son Lee de 2006, pa­ra ÀQDQFLDU HO WUDWDPLHQWR GH la sa­lud men­tal pa­ra re­du­cir el vio­len­cia de las ar­mas fra­ca­san en el Le­gis­la­ti­vo por la LQÁXHQFLD GH JUXSRV GH SUH­sión e in­tere­ses po­lí­ti­cos.

Y lo mis­mo pa­sa con ini­cia­ti­vas pa­ra es­ta­ble­cer re­vi­sio­nes de an­te­ce­den­tes más am­plias y es­tric­tas en la com­pra de ar­mas. Aun­que esas me­di­das pue­den evi­tar que ar­mas cai­gan en ma­nos de per­so­nas con in­ten­cio­nes cri­mi­na­les, y aun­que son apo­ya­das por la ma­yo­ría de la po­bla­ción, es­tán con­ge­la­das en el Con­gre­so.

Las ma­tan­zas de Las Ve­gas, de Or­lan­do, de Te­xas y la que lle­guen a ocu­rrir en el fu­tu­ro son enor­mes tra­ge­dias. Y pa­re­ce­ría que só­lo que­da re­zar pa­ra que se con­tro­len las ar­mas de fue­go. Es me­jor orar por eso, que por los pró­xi­mos muer­tos. Pe­ro aún me­jor es ac­tuar ya pa­ra pre­ve­nir­las.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.