De Fran­co Ha­rris al mi­la­gro púr­pu­ra

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Ri­car­do Ló­pez Juá­rez

El in­creí­ble touch­down de Diggs tie­ne a Min­ne­so­ta a un pa­so de ju­gar el Su­per Bowl en su ca­sa

Los Vi­kings de Min­ne­so­ta han con­se­gui­do po­ner­se a só­lo un triun­fo más de ser el pri­mer equi­po de la his­to­ria en ju­gar un Su­per Bowl en su pro­pio es­ta­dio, lue­go de ha­ber eli­mi­na­do a Nue­va Or­leáns el do­min­go en la ron­da di­vi­sio­nal.

El có­mo lo lo­gra­ron los Vi­kin­gos es lo que mu­chos nun­ca ol­vi­da­rán.

La re­cep­ción de Ste­fon Diggs pa­ra una ano­ta­ción de 61 yar­das mien­tras el tiem­po ex­pi­ra­ba de­be que­dar ar­chi­va­da en la mis­ma ca­te­go­ría GH ORV ÀQDOHV PiV GUDPiWL­cos e in­creí­bles de la his­to­ria de los pla­yoffs.

In­clu­so, se pue­de de­cir que la ju­ga­da de Diggs tras el pa­se de Ca­se Kee­num es lo más pa­re­ci­do que ha ocu­rri­do en un par­ti­do de postem­po­ra­da des­de el 23 de di­ciem­bre de 1972, cuan­do tu­vo lu­gar en Pit­ts­burgh la ma­dre de to­das las ju­ga­das in­creí­bles.

En aque­lla oca­sión, el no­va­to de los Stee­lers, Fran­co Ha­rris, con­vir­tió en touch­down de 60 yar­das una ju­ga­da en la que Terry Brads­haw lan­zó un pa­se de­ses­pe­ra­do en cuar­ta opor­tu­ni­dad.

El pa­se no pu­do ser atra­pa­do por Frenchy Fu­qua de­bi­do al tre­men­do gol­pe pro­pi­na­do por el de­fen­si­vo pro­fun­do de los Rai­ders de Oa­kland, Jack Ta­tum, a la al­tu­ra de la yar­da 35 del cam­po de los Rai­ders. Pe­ro el ba­lón sa­lió re­bo­ta­do en el ai­re y Ha­rris lo atra­pó jus­to an­tes de que to­ca­ra el sue­lo pa­ra lue­go es­ca­par­se pe­ga­do a la ban­da has­ta la ano­ta­ción.

Pit­ts­burgh ga­nó 13-7 en un par­ti­do de ron­da di­vi­sio­nal y, pro­pia­men­te, ahí dio ini­cio la di­nas­tía de los Stee­lers que dos tem­po­ra­das des­pués con­quis­ta­ría el pri­me­ro de sus cua­tro Su­per Bowls de la dé­ca­da de los 70.

La ju­ga­da fue bau­ti­za­da co­mo “La In­ma­cu­la­da Re­cep­ción” y al día de hoy to­da­vía ge­ne­ra de­ba­te so­bre su eje­cu­ción y la pre­sun­ta ile­ga­li­dad de la mis­ma.

A di­fe­ren­cia de aque­lla ju­ga­da de Ha­rris, que fue un ver­da­de­ro ca­pri­cho del des­tino, la de Diggs fue po­si­ble de­bi­do a un gro­se­ro error.

Mar­cus Wi­lliams, un sa­fety no­va­to de los Saints, es el de­fen­si­vo que le per­mi­tió a Diggs pa­sar a la his­to­ria. El co­rre­dor Al­vin Ka­ma­ra sa­le en una ru­ta ha­cia la zo­na de ano­ta­ción, don­de el pa­se per­fec­to de Drew Brees es atra­pa­do en gran for­ma por el no­va­to (arri­ba) pa­ra dar­les a los Saints su pri­me­ra ven­ta­ja del par­ti­do (21-20).

Si Wi­lliams lo hu­bie­ra de­rri­ba­do, el tiem­po se ha­bría ter­mi­na­do. Si al me­nos lo hu­bie­ra sa­ca­do del cam­po, Min­ne­so­ta hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do co­nec­tar un gol de cam­po lar­go pa­ra ga­nar.

Wi­lliams, que lle­ga­ba de fren­te a la ju­ga­da, aga­chó la ca­be­za mien­tras Diggs atra­pa­ba el pa­se por arri­ba.

“Era una ju­ga­da pa­ra que yo la hi­cie­ra. El ba­lón es­ta­ba en el ai­re, no lo ata­qué”, di­jo el jo­ven ju­ga­dor, quien ad­mi­tió que tra­tó de evi­tar co­me­ter una in­ter­fe­ren­cia de pa­se. “Sien­to que es­ta­ba un po­co an­tes, pe­ro en ese pun­to ten­go que ha­cer la ta­clea­da”.

En Nue­va Or­leáns, pa­sa­rá un buen ra­to an­tes de que la

de­rro­ta del do­min­go pue­da ser asi­mi­la­da. En Min­ne­so­ta, por su par­te, se sien­te co­mo una re­den­ción.

Los Vi­kings han su­fri­do a lo lar­go de su his­to­ria mu­chas de­rro­tas de in­far­to. In­clu­so en su úl­ti­mo jue­go de cam­peo­na­to de con­fe­ren­cia, ca­sual­men­te con­tra Nue­va Or­leáns en enero de 2010,

SHUGLHURQ WUDV XQ HUURU ÀQDO de su quar­ter­back Brett Fa­vre, y cla­ro, la pa­ta­da fa­lla­da por *DU\ $QGHUVRQ HQ OD ÀQDO GH la tem­po­ra­da de 1998 con­tra Atlan­ta es una de las ma­yo­res tra­ge­dias de la NFL.

Pa­ra ser jus­tos ya les to­ca­ba ga­nar con una ple­ga­ria. Ya les to­ca­ba ha­cer un mi­la­gro púr­pu­ra.O

EFE

El re­cep­tor Ste­fon Diggs, de Min­ne­so­ta, no pu­do con­te­ner la emo­ción tras dar­le a su equi­po un triun­fo in­creí­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.