REHE­NES DE UN JUE­GO PO­LÍ­TI­CO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

El cie­rre del go­bierno ter­mi­nó co­mo em­pe­zó, con los so­ña­do­res al bor­de de la de­por­ta­ción. No me­jo­ró la vul­ne­ra­bi­li­dad de los cien­tos de mi­les de per­so­nas traí­das por sus pa­dres in­do­cu­men­ta­dos. Es­tán igual que an­tes.

La pos­tu­ra de­mó­cra­ta de no ÀQDQFLDU HO JRELHUQR TXHGy HQ un ges­to útil pa­ra la pró­xi­ma elec­ción. Es una mues­tra que es­tán dis­pues­tos a ac­tuar en el te­ma mi­gra­to­rio, cuan­do son acu­sa­dos de mu­cha pa­la­bras y po­cos he­chos.

Es­to no con­ven­ce­rá a los de­fen­so­res de los so­ña­do­res, pe­ro ayu­da­rá a los can­di­da­tos de­mó­cra­tas en al­gu­nos dis­tri­tos du­ran­te los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de no­viem­bre.

Pa­ra los so­ña­do­res es inVXÀFLHQWH

La me­ta de­mó­cra­ta de no ÀQDQFLDU WHPSRUDOPHQWH HO go­bierno era pre­sio­nar pa­ra que la re­gu­la­ri­za­ción de los be­ne­fi­cia­rios de DA­CA es­té in­clui­da en un pro­yec­to de ley que obli­ga­to­ria­men­te de­ba ser apro­ba­do, co­mo el pre­su­pues­to. Es­to no se lo­gró. El com­pro­mi­so re­pu­bli­cano es re­abrir el go­bierno has­ta me­dia­dos de fe­bre­ro. Pa­sa­da esa fe­cha, siem­pre y cuan­do el go­bierno per­ma­nez­ca abier­to, se tra­ta­rá el te­ma de DA­CA, la fron­te­ra y todo re­la­cio­na­do a inmigración de una ma­ne­ra pa­re­ja, en que to­dos los se­na­do­res pue­dan pre­sen­tar en­mien­das. Es­to nun­ca fue lo que se bus­có.

DA­CA, en el peor de los ca­sos, era par­te de un paquete que in­cluía el mu­ro, la lo­te­ría GH YLVDV \ OD UHXQLÀFDFL­yQ ID­mi­liar. En la ne­go­cia­ción pú­bli­ca en la Ca­sa Blan­ca se ha­bló de eso y des­pués de una re­for­ma in­te­gral que in­clu­ya otros con­tro­les y res­tric­cio­nes a cam­bio de la re­gu­la­ri­za­ción de los de­más in­do­cu­men­ta­po­pu­lar dos y te­pe­siano.

In­clu­so, si el Se­na­do aprue­ba una me­di­da ra­zo­na­ble, no hay ga­ran­tía que la Cá­ma­ra Ba­ja la va­ya acep­tar. No lo hi­zo ha­ce unos años, no hay mo­ti­vo pa­ra ha­cer­lo aho­ra. Los an­ti­in­mi­gran­tes do­mi­nan el te­ma en la ban­ca­da re­pu­bli­ca­na y ya tie­nen su pro­pio pro­yec­to ex­tre­mis­ta.

Más de 80% de los es­ta­dou­ni­den­ses quie­re que los so­ña­do­res ten­gan un ca­mino a la ciu­da­da­nía. Ellos ven que la si­tua­ción de es­tos jó­ve­nes es dis­tin­ta a la de otros in­do­cu­men­ta­dos, pe­ro es­to HV LQVXÀFLHQWH SDUD TXH VHD el cie­rre de go­bierno.

Al mis­mo tiem­po, la Ca­sa Blan­ca es­ta­ba en una cam­pa­ña pa­ra equi­pa­rar un so­ña­dor a un de­lin­cuen­te sin pa­pe­les, que so­lo en­tur­bia­ba las aguas.

Exis­te una di­vi­sión entre TXLHQHV YHQ D ORV EHQHÀFLDULRV de DA­CA co­mo per­so­nas sin res­pon­sa­bi­li­dad en su si­tua­ción le­gal que son ho­nes­tos y tan es­ta­dou­ni­den­ses co­mo un na­ti­vo y entre los que los ven co­mo un in­mi­gran­te ile­gal que no es an­glo y pun­to.

La ac­ción de los de­mó­cra­tas no ayu­dó a ce­rrar la bre­cha.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.