Ve­re­dic­to his­tó­ri­co a po­li­cía por el ase­si­na­to de La­quan Mcdo­nald

La Raza Chicago - - #CHICAGO #NOTICIAS - EFE ILLINOIS

Ja­son Van Dy­ke es el pri­mer ofi­cial de la ciu­dad en ser con­de­na­do por ho­mi­ci­dio, des­de 1980

El ve­re­dic­to de cul­pa­bi­li­dad de ho­mi­ci­dio en se­gun­do gra­do del agen­te de po­li­cía de Chica­go Ja­son Van Dy­ke por ha­ber acri­bi­lla­do ha­ce casi cua­tro años a un jo­ven afro­ame­ri­cano mar­ca un hi­to ju­di­cial en la ciu­dad y ale­ja los te­mo­res de nue­vas re­vuel­tas so­cia­les.

El jurado ne­ce­si­tó so­la­men­te sie­te ho­ras de de­li­be­ra­cio­nes pa­ra re­sol­ver ade­más la cul­pa­bi­li­dad del agen­te blan­co de 16 car­gos de agre­sión agra­va­da, una por ca­da vez que dis­pa­ró a La­quan Mcdo­nald, va­rias de ellas cuan­do ha­bía caí­do ya el sue­lo el ado­les­cen­te, que portaba una pe­que­ña na­va­ja.

De­ci­sión his­tó­ri­ca

La de­ci­sión del jurado es his­tó­ri­ca, pues Van Dy­ke es el SULPHU RÀFLDO GH SROLFTD GH Chica­go en ser con­de­na­do des­de 1980 por un ho­mi­ci­dio co­me­ti­do du­ran­te el cum­pli­mien­to del de­ber.

Su es­po­sa, Tif­fany, co­men­zó a llo­rar ape­nas co­men­zó la lectura del ve­re­dic­to, al igual que fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma, pero el res­to de la sa­la se man­tu­vo en si­len­cio, por­que el juez de la cau­sa, Vin­cent Gaug­han, ha­bía ame­na­za­do con ha­cer arres­tar a quien cau­sa­ra al­gún ti­po de al­bo­ro­to.

Las pri­me­ras reac­cio­nes de los ac­ti­vis­tas reuni­dos afue­ra de la cor­te fue­ron de jú­bi­lo y SDFTÀFDV DXQTXH OD SROLFTD ase­gu­ró que es­ta­ba pre­pa­ra­da en ca­so de dis­tur­bios.

$OJXQRV HGLÀFLRV S~EOLCOS del cen­tro, co­mo la Al­cal­día, fue­ron ce­rra­dos al pú­bli­co y acor­do­na­dos por la po­li­cía an­tes de la lectura del ve­re­dic­to.

El al­cal­de de Chica­go, Rahm Ema­nuel, y el su­per­in­ten­den­te de Po­li­cía, Ed­die John­son, hi­cie­ron un lla­ma­do con­jun­to a la cor­du­ra y a “asu­mir” la de­ci­sión del jurado.

El su­per­in­ten­den­te po­li­cial de la época en que ocu­rrió el ase­si­na­to, Garry Mc­carthy, quien fue apar­ta­do de su car­go por Ema­nuel por su­pues­ta­men­te no ha­ber ma­ne­ja­do bien las con­se­cuen­cias del ase­si­na­to, di­jo por su par­te que el ve­re­dic­to “cie­rra uno de los ca­pí­tu­los más os­cu­ros” de la his­to­ria de Chica­go”.

“Pero tam­bién nos re­cuer­da que de­be­mos unir­nos y ele­var­nos por en­ci­ma de es­te trágico even­to”, agre­gó.

Ma­ni­fes­tan­tes ce­le­bra­ron el ve­re­dic­to de cul­pa­bi­li­dad con­tra Van Dy­ke en el cen­tro de Chica­go.

que mos­tró có­mo el ado­les­cen­te de 17 años re­ci­bía los 16 im­pac­tos de ba­la.

Es­to ge­ne­ró dis­tur­bios ca­lle­je­ros y una in­ves­ti­ga­ción del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia fe­de­ral so­bre ex­ce­so del uso de la fuer­za le­tal en Chica­go, que obli­gó al De­par­ta­men­to de Po­li­cía a in­tro­du­cir cam­bios en sus pro­ce­di­mien­tos pa­ra mi­ni­mi­zar el uso de la fuer­za le­tal.

“Es­te es el co­mien­zo del cam­bio que es­ta­mos ne­ce­si­tan­do en es­ta ciu­dad des­de ha­ce mu­cho, pero mu­cho tiem­po”, de­cla­ró a pe­rio­dis­tas Frank Chap­man, de la Alian­za de Chica­go con­tra la Re­pre­sión Ra­cis­ta y Política.

Pa­ra la Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) de Illinois, la muer­te de Mcdo­nald fue in­ne­ce­sa­ria y la sen­ten­cia de Van Dy­ke trae­rá un po­co de alivio a los de­seos de jus­ti­cia de su fa­mi­lia.

“Pero de­be­mos re­cor­dar que otras fa­mi­lias que han per­di­do a un ser que­ri­do por el uso ex­ce­si­vo de la fuer­za po­li­cial, no han re­ci­bi­do to­da­vía jus­ti­cia”, agre­gó.

Se­gún la ACLU, en Chica­go, el 96% de las per­so­nas ba­lea­das por la po­li­cía son afro­ame­ri­ca­nos o la­ti­nos.

«En Chica­go, el 96% de las per­so­nas ba­lea­das por la po­li­cía son afro­ame­ri­ca­nos o la­ti­nos».

El agen­te J. Van Dy­ke dis­pa­ró 16 ve­ces al ado­les­cen­te La­quan Mcdo­nald, de 17 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.