EL AM­BIEN­TE PO­LÍ­TI­CO TÓ­XI­CO

La Raza Chicago - - #OPINIÓN -

La ola de pa­que­tes ex­plo­si­vos en­via­dos a crí­ti­cos del pre­si­den­te Do­nald Trump es una es­ca­la­da del am­bien­te po­lí­ti­co di­vi­si­vo que rei­na a po­co más de una se­ma­na de la elec­ción le­gis­la­ti­va. Los blan­cos se­lec­cio­na­dos res­pon­den a los in­di­vi­duos y or­ga­ni­za­cio­nes que el man­da­ta­rio sue­le ata­car des­pia­da­da­men­te en su ora­to­ria an­te sus vo­tan­tes.

En me­nos de 72 ho­ras se ha­lla­ron pa­que­tes con bom­bas FDVHUDV HQYLDGDV DO ÀQDQFLVTA de­mó­cra­ta Geor­ge So­ros, a la fa­mi­lias Oba­ma y Clin­ton, el go­ber­na­dor de Nue­va York, An­drew Cuo­mo, al ex­se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, Eric Hol­der, las con­gre­sis­ta de­mó­cra­tas Ma­xi­ne Wa­ters y Deb­bie Was­ser­man Schultz y al ex­di­rec­tor de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia, John Bren­nan. A es­te úl­ti­mo se le en­vió a la se­de de la ca­de­na CNN.

Trump, quien sue­le ser ve­loz y ex­pre­si­vo pa­ra res­pon­der des­de su Twit­ter a los acon­te­ci­mien­tos, cin­co ho­ras des­pués de las pri­me­ra no­ti­cias re­pi­tió el men­sa­je del vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce con un es­cue­to: “¡Es­toy de acuer­do de to­do co­ra­zón!”. Pos­te­rior­men­te el man­da­ta­rio hi­zo un lla­ma­do a la uni­dad di­cien­do que la vio­len­cia po­lí­ti­ca “no tie­ne lu­gar” en Es­ta­dos Uni­dos.

La reac­ción pre­si­den­cial es co­rrec­ta. Lás­ti­ma que las pa­la­bras de Trump pa­re­cen ti­bias an­te su reite­ra­da re­tó­ri­ca de acu­sar a los pe­rio­dis­tas de ser “enemi­gos del pue­blo”.

Los ata­ques a la pren­sa, es­pe­cial­men­te a CNN, du­ran­te los dis­cur­sos de cam­pa­ña ya tie­nen un si­tio re­ser­va­do pa­ra que un en­fer­vo­ri­za­do pú­bli­co ex­pre­se la hos­ti­li­dad a los me­dios, alen­ta­do des­de el po­dio.

To­da­vía en las reunio­nes po­pu­la­res de Trump se cla­ma por la pri­sión de Hi­llary Clin­dos ton y Wa­ters es una con­gre­si­sWD FRQ XQ ´EDMR FRHÀFLHQWH GH in­te­li­gen­cia” que pi­de jui­cio po­lí­ti­co al pre­si­den­te. En los círcu­los pro Trump se cla­ma que So­ros es un glo­ba­lis­ta – cu­ya crí­ti­ca ha­cia él tie­ne mu­cho de an­ti­se­mi­tis­mo– que pa­ga por to­do lo ma­lo, has­ta la caravana des­de Amé­ri­ca Cen­tral, y Bren­nan es un trai­dor al que se le sa­có el ac­ce­so a da­tos de in­te­li­gen­cia y CNN el peor enemi­go.

No se­ría ra­ro que la con­ti­nua re­pe­ti­ción de un men­sa­je que des­ti­la odio y re­sen­ti­mien­to con­tra es­tos in­di­vi­duos ha­ya lle­va­do a uno o más des­qui­cia- a que­rer ac­tuar. Si en 2016 Ed­gar Ma­dis­son Welch, qui­so res­ca­tar a fuer­za de fu­sil a los me­no­res su­pues­ta­men­te abu­sa­dos en una piz­ze­ría por los de­mó­cra­tas –se­gún una fal­se­dad di­fun­di­da por se­gui­do­res de Trump– no de­be sor­pren­der que al­guien quie­ra eli­mi­nar o al me­nos in­ti­mi­dan­do a los crí­ti­cos del pre­si­den­te. El tono del dis­cur­so po­lí­ti­co tie­ne im­pac­to y con­se­cuen­cias.

To­do es es­pe­cu­la­ción has­ta que las au­to­ri­da­des re­suel­van el ca­so. De lo que no ca­be du­da es que hay pun­tos en co­mún en­tre el dis­cur­so de Trump, los blan­cos ele­gi­dos y la pre­ca­rie­dad de los ex­plo­si­vos que de­no­ta un te­rro­ris­mo ama­teur y FDVHUR (VR HV VXÀFLHQWH SDUD preo­cu­par mu­cho a to­dos.o

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.