EL PAÍS FINGE IG­NO­RAN­CIA AN­TE LA CA­RA­VA­NA DE IN­MI­GRAN­TES

La Raza Chicago - - #OPINIÓN - An­to­nio Za­va­la

Es preo­cu­pan­te la nu­la reac­ción del país al dra­ma de la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes de Cen­troa­mé­ri­ca. La úni­ca voz que se es­cu­cha es la del pre­si­den­te Do­nald Trump, quien quie­re ce­rrar la fron­te­ra y ne­gar­les el asilo po­lí­ti­co.

Hay unas co­sas bá­si­cas que cual­quier per­so­na pue­de en­ten­der so­bre los mi­les de in­mi­gran­tes de Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la que via­jan rum­bo al nor­te. Ellos no vie­nen de va­ca­cio­nes a Miami ni a dar­se una vuel­ta por Nue­va York. Hu­yen del ham­bre, la fal­ta de tra­ba­jo, la vio­len­cia de­sen­fre­na­da y la ex­tre­ma po­bre­za.

La iz­quier­da de es­te país tam­bién ha es­ta­do muy ca­lla­da en torno a la ca­ra­va­na. ¿Se­rá que ya se han ol­vi­da­do en es­te país de lo que es te­ner ham­bre y frío, es­tar sin te­cho y ser per­se­gui­dos por sus creen­cias y opi­nio­nes?

Los in­mi­gran­tes de Eu­ro­pa vi­nie­ron a es­te país por las mis­mas ra­zo­nes que im­pul­san a los cen­troa­me­ri­ca­nos hoy. Los eu­ro­peos tam­bién bus­ca­ban ca­sa, tra­ba­jo, abriJR \ XQ ÀQ D OD SHUVHFXFLYQ En Es­ta­dos Uni­dos, su­pon­go, los úni­cos que aún sa­ben lo TXH VLJQLÀFD VHU SREUH \ WHQHU ham­bre es la ge­ne­ra­ción de la Gran De­pre­sión de 1929 y de ellos ya ca­si no que­dan mu­chos. Es­ta­dos Uni­dos siem­pre ha si­do un fa­ro de es­pe­ran­za y li­ber­tad. Es la ra­zón de ser de es­te país y no de­be aho­ra ha­cer­se a un la­do ese le­ga­do y ce­rrar la fron­te­ra a los que vie­nen hu­yen­do de las pre­ca­rias con­di­cio­nes en otros paí­ses. Los in­mi­gran­tes son la sangre de es­te país y sin in­mi­gran­tes es­te país de­ja­ra de ser gran­de.

El fe­nó­meno de la ca­ra­va­na cen­troa­me­ri­ca­na es una crisis hu­ma­ni­ta­ria, no una in­va­sión. Es­tos nue­vos in­mi­gran­tes, que vie­nen de es­te mis­mo con­ti­nen­te lla­ma­do Amé­ri­ca, bus­can un lu­gar se­gu­ro en don­de vi­vir con sus hi­jos. De­be­mos al­zar la voz pa­ra que se les per­mi­ta el asilo po­lí­ti­co.

Se de­be re­ci­bir a los a los in­mi­gran­tes de la ca­ra­va­na, dar­les asilo po­lí­ti­co y dis­tri­buir­los en di­fe­ren­tes ciu­da­des y re­gio­nes del país. Unos 2,000 in­mi­gran­tes po­drían ser en­via­dos a Chicago, ya que nues­tra ciu­dad es­tá per­dien­do po­bla­ción ca­da año. Así se lo­gró ha­cer con los re­fu­gia­dos de Viet­nam y Cam­bo­ya, que fue­ron re­ubi­ca­dos en va­rias par­tes del país.

Es­ta­dos Uni­dos, por ser una su­per­po­ten­cia y te­ner una gran eco­no­mía, sí afec­tar las eco­no­mías y las po­lí­ti­cas de paí­ses más dé­bi­les co­mo los de Cen­troa­mé­ri­ca. Ce­rrar la fron­te­ra a la ca­ra­va­na y ne­gar­les asilo po­lí­ti­co, co­mo exi­ge Trump, se­ría una ab­sur­da hi­po­cre­sía.

Y aquí ca­be una crí­ti­ca a Mé­xi­co, que ha en­via­do a mi­llo­nes de sus con­na­cio­na­les a es­te país y aho­ra les for­ma a los cen­troa­me­ri­ca­nos una va­lla po­li­cia­ca pa­ra ne­gar­les el pa­so. Ha­cer ese tra­ba­jo su­cio es el peor ser­vi­lis­mo an­te un Trump ra­cis­ta que ha in­sul­ta­do cons­tan­te­men­te a los me­xi­ca­nos. Co­mo di­jo 3RUÀULR 'td] SREUH 0P[LFR tan le­jos de Dios y tan cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos.o

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.