¿El suce­sor de Bri­den­s­tine, será mejor o peor?

La Semana - - FRONT PAGE / PORTADA - ANÁLISIS POR WIL­LIAM R. WYNN | TULSA, OK bill@lase­m­anadel­sur.com

Aún antes de que se anun­ciara que el con­gre­sista por el primer dis­trito de Ok­la­homa, Jim Brindes­tine (R-Tulsa) iba a de­jar su banca en el Con­greso de los Es­ta­dos Unidos para con­ver­tirse en el nuevo ad­min­istrador de la NASA, los buitres den­tro del par­tido re­pub­li­cano habían comen­zado a revolotear, sacán­dose uñas y di­entes para lle­gar a ocu­par a ese lu­gar tan pre­ci­ado que el con­gre­sista ul­tra-con­ser­vador supues­ta­mente iba a aban­donar tras con­cluir su tér­mino en el 2018.

Brindes­tine, du­rante los casi cinco años que es­tuvo en el cargo –tras der­ro­tar a John Sul­li­van en las pri­marias del 2012 y ganando las gen­erales de noviem­bre del mismo año- se mostró siem­pre ret­i­cente a la idea de una re­forma in­mi­gra­to­ria y otras cues­tiones que afectan a los con­sti­tuyentes his­panos de su dis­trito, ganán­dose la nota “A+” según el grupo Num­ber­sUSA, a la hora de mostrar su hos­til­i­dad ha­cia los in­mi­grantes.

La va­cante que abre el con­gre­sista gen­era una pre­gunta más que im­por­tante: ¿El suce­sor de Brindes­tine, será mejor o peor para los in­mi­grantes y sus fa­mil­ias aquí en Tulsa, y en par­tic­u­lar para la co­mu­nidad his­pana? Esta cuestión es sig­ni­fica­tiva dado el re­ciente anun­cio so­bre el fin del pro­grama DACA , que pro­tegía a los DREAM­ers de la ame­naza de de­portación y la rel­e­van­cia del con­greso para some­ter el tema a de­bate.

Hasta el mo­mento cinco can­didatos anun­cia­ron es­tar de­trás del asiento de Brindes­tine, y con Don­ald Trump en la casa blanca la cuestión in­mi­gra­to­ria pareciera es­tar más caliente que nunca. Es muy prob­a­ble que al­gunos de los cinco re­pub­li­canos que pe­lean por lle­gar a Wash­ing­ton sigan el ejem­plo de Brindes­tine en el 2012 y quieran pro­bar que son más con­ser­vadores que su pre­de­ce­sor, una ten­den­cia de moda en la política in­terna del GOP.

El ex fis­cal del con­dado de Tulsa, Tim Har­ris, uno de los prin­ci­pales can­didatos ya de­mostró que no le in­teresa apo­yar una re­forma in­mi­gra­to­ria, pues como pub­licó en su sitio web: “Desde hace mu­cho tiempo los amer­i­canos es­ta­mos en riesgo porque el go­b­ierno fed­eral se negó a re­forzar las leyes in­mi­gra­to­rias que ten­emos”.

Otro de los can­didatos es el mi­sionero cris­tiano Andy Cole­man, que tiene una pos­tura sim­i­lar, que hace pública en su página de Face­book: “Las políti­cas in­mi­gra­to­rias co­her­entes deben basarse en la ley, no en el es­píritu de la anomia”.

El asiento del dis­trito 1 de Ok­la­homa ha es­tado en manos re­pub­li­canas por más de 30 años, y hasta el mo­mento no hay ni un demócrata dis­puesto a dar batalla en las elec­ciones gen­erales del año próx­imo ni en las es­pe­ciales, que se­gu­ra­mente se pauten una vez que Brindes­tine de­cida mu­darse a la NASA.

Hasta el mo­mento sólo una cosa nos queda clara, la per­sona que eli­jan los votantes será de­ci­siva para definir el fu- turo de mu­chos, es­pe­cial­mente en un período en donde la política di­vide más de lo que une. (La Se­m­ana)

JIM BRINDES­TINE

JIM BRINDES­TINE (R-TULSA)

Newspapers in English

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.