¿ Po­dría ocur­rir una masacre en Tulsa?

La Semana - - FRONT PAGE / PORTADA - ANÁLISIS POR WIL­LIAM R. WYNN | TULSA, OK

Tras la masacre en la Igle­sia Bautista de Sutherland Springs en Texas, que de­jara un saldo de 26 muer­tos, in­cluyendo var­ios niños, las co­mu­nidades de todo el país se están pre­gun­tando lo mismo : ¿Po­dría esto pasarnos aquí?

Se culpa a dos as­pec­tos de la so­ciedad amer­i­cana por esta masacre, o al menos por con­tribuir a que se­me­jante trage­dia no haya sido pre­venida. A la derecha el pres­i­dente Don­ald Trump y otros ase­gu­ran que el sis­tema de salud men­tal no lo­gró de­tener a David Pa­trick Kel­ley un per­tur­bado joven de 26 años quien in­gre­sara el pasado domingo a la igle­sia para luego abrir fuego in­dis­crim­i­nado con­tra los fe­li­gre­ses y matando niños sin siquiera in­mu­tarse.

A la izquierda, los de­trac­tores crit­i­can las laas leyes de con­trol de ar­mas y ase­gu­ran que Kel­ley nunca de­bería de haber tenido un per­miso para la portación, con­siderando que una corte mar­cial en el 2012 lo con­denó por at­acar a su hijo y su es­posa.

La ver­dad está a mi­tad de camino de las dos ver­siones, es in­negable que las leyes de con­trol de ar­mas en Es­ta­dos Unidos y par­tic­u­lar­mente en es­ta­dos como Texas y Ok­la­homa ha­cen que sea muy fá­cil obtener ar­mas, aún ar­mas semi-au­tomáti­cas con alta po­ten­cia que pueden con­ver­tirse en au­tomáti­cas como en el caso de Las Ve­gas, acae­cido un mes atrás.

Tam­bién es cierto que el es­tado del cuidado de la salud men­tal en Es­ta­dos Unidos es patético, y hay muchas per­sonas que pade­cen condi­ciones psiquiátri­cas se­rias y que están en las calles, aban­don­a­dos, sin hogar, y a la hora de come­ter crímenes pasan a ser un número más den­tro del sis- tema pen­i­ten­cia­rio.

Por eso, volviendo a la pre­gunta ¿Po­dríamos tener una masacre así en Ok­la­homa? Hay dos cosas que ha­cen que esto sea posi­ble. Ok­la­homa tiene las mis­mas leyes de portación de ar­mas que Texas, de he­cho Ok­la­homa es uno de los Es­ta­dos fuera de las zonas de guerra donde casi to­dos han tenido o tienen un arma. Kel­ley com­pró su arse­nal en un Wal­mart de Texas, donde no saltó su con­dena pre­via porque la Fuerza Aérea no pub­licó su in­forme de con­ducta. An­te­ri­or­mente esta per­sona había ido a dis­tin­tas fe­rias de ar­mas como las que se ha­cen en el Tulsa’s Expo Square, donde no se chequea tam­poco el es­ta­tus de los par­tic­i­pantes.

Se­gundo, el sis­tema de salud men­tal de nue­stro es­tado es de los pe­o­res del país. Esto es par­tic­u­lar­mente así para aque­l­los que tienen re­cur- sos fi­nancieros lim­i­ta­dos y se po­dría poner peor si se mod­i­fica el Af­ford­able Care Act y se re­mueven los re­quer­im­ien­tos de cober­tura de asis­ten­cia psi­cológ­ica en las ase­gu­rado­ras.

Sin em­bargo, sólo porque esta masacre pudiera ocur­rir aquí no sig­nifica que así tenga que ser. Los ac­tos de vi­o­len­cia son im­pre­deci­bles, pueden suceder en cualquier lado. Aún así, con­siderando que las dos áreas men­cionadas nece­si­tan asis­ten­cia ur­gente, quizás la leg­is­latura con­sidere el año que viene de­jar de lado sus con­stantes pe­leas y por primera vez se ponga a tratar temas de vida o muerte. (La Se­m­ana)

(AP PHOTO/LAURA SKELDING)

MONA RO­DRIGUEZ, JAYANTHONY HER­NAN­DEZ, 12 AND JUANITA RO­DRIGUEZ, FROM LEFT, PAR­TIC­I­PATE IN A CAN­DLE­LIGHT VIGIL HELD FOR THE VIC­TIMS OF A FA­TAL SHOOT­ING AT THE FIRST BAP­TIST CHURCH OF SUTHERLAND SPRINGS, SUN­DAY, NOV. 5, 2017, IN SUTHERLAND SPRINGS, TEXAS.

DAVID PA­TRICK KEL­LEY

Newspapers in English

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.