ADIÓS AL CAN­SAN­CIO

¿Te sien­tes siem­pre can­sa­da? La cau­sa po­dría ser una re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. Te ofre­ce­mos el plan del doc­tor Neal Bar­nard pa­ra re­gu­lar la ener­gía de tu or­ga­nis­mo.

Cuerpo Mente - - CONTENT - Dr. Neal Bar­nard

Si te sien­tes siem­pre can­sa­da, la cau­sa po­dría ser una re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. Te ofre­ce­mos un plan pa­ra re­gu­lar la ener­gía de tu or­ga­nis­mo.

Es­tar can­sa­do es al­go muy ha­bi­tual. El rit­mo in­ten­so tí­pi­co de nues­tra so­cie­dad nos lle­va, mu­chas ve­ces, al ago­ta­mien­to. Sin em­bar­go, en oca­sio­nes ese can­san­cio cró­ni­co pue­de ser sín­to­ma de que al­go en nues­tro cuer­po no fun­cio­na bien. Si tu chis­pa de­sa­pa­re­ce sin ra­zón apa­ren­te, ori­nas más de lo ha­bi­tual y tie­nes mu­cha sed, pue­de que no es­tés pro­ce­san­do bien la glu­co­sa. Si tu mé­di­co te con­fir­ma que es así, de­bes sa­ber que no es irre­ver­si­ble: con cam­bios die­té­ti­cos y de es­ti­lo de vi­da, el pro­ble­ma se pue­de con­tro­lar. Fuen­te de ener­gía. La glu­co­sa es una de las mo­lé­cu­las más pe­que­ñas del azú­car. Es el com­bus­ti­ble del cuer­po, lo que te per­mi­te moverte, pen­sar y ha­cer to­das

tus ac­ti­vi­da­des dia­rias. Si no pue­de lle­gar a las cé­lu­las, les fal­ta su «ga­so­li­na» y tú pier­des tu ener­gía. Por eso te fa­ti­gas.

Se con­cen­tra en la san­gre. La glu­co­sa que no pue­de lle­gar a las cé­lu­las mus­cu­la­res per­ma­ne­ce en la san­gre, lle­ga a los ri­ño­nes y re­quie­re mu­cha agua pa­ra eli­mi­nar­se. Por eso vas mu­cho al ba­ño y tie­nes sed. Tam­bién pue­des per­der pe­so, pe­ro no es al­go po­si­ti­vo: adel­ga­zas por­que tus cé­lu­las no re­ci­ben nu­trien­tes y tie­nen ham­bre.

LA LLA­VE DE TUS CÉ­LU­LAS Una hor­mo­na cla­ve. La pre­dia­be­tes apa­re­ce por­que la in­su­li­na no tra­ba­ja co­rrec­ta­men­te. Es­ta hor­mo­na, en­tre otras fun­cio­nes, trans­por­ta el azú­car des­de la san­gre has­ta las cé­lu­las. Al lle­gar a su su­per

fi­cie, la in­su­li­na abre la puer­ta, la glu­co­sa en­tra y sir­ve co­mo fuen­te de ener­gía. Si, por al­gu­na ra­zón, tu cuer­po no fa­bri­ca in­su­li­na, los ni­ve­les de azú­car en san­gre suben. Lo mis­mo pue­de ocu­rrir si las cé­lu­las se re­sis­ten a la ac­ción de la in­su­li­na: la lla­ve es­tá en la puer­ta, pe­ro es­ta no se abre.

• Dia­be­tes ti­po 1. Se da cuan­do el pán­creas no pro­du­ce in­su­li­na y de­be con­se­guir­la de una fuen­te ex­ter­na (nor­mal­men­te in­yec­cio­nes). En es­te ca­so, los cam­bios die­té­ti­cos pue­den ha­cer mu­cho pa­ra re­du­cir el ries­go de com­pli­ca­cio­nes gra­ves. • Dia­be­tes ti­po 2. La ma­yo­ría de personas que la pa­de­cen pro­du­cen in­su­li­na, pe­ro sus cé­lu­las se re­sis­ten a ella, co­mo una puer­ta con una ce­rra­du­ra de­fe­cu­to­sa. El cuer­po ge­ne­ra ca­da vez más in­su­li­na pa­ra ven­cer esa re­sis­ten­cia y, si no lo lo­gra, la hor­mo­na se acu­mu­la en la san­gre.

EL PA­PEL DE LOS HI­DRA­TOS Do­si­fi­ca­ción. Has­ta aho­ra, la ma­yo­ría de die­tas pa­ra la dia­be­tes res­trin­gía el con­su­mo de azú­car y de ali­men­tos con fé­cu­la (pan, pa­ta­tas, arroz y pas­ta). Tam­bién se re­co­men­da­ba una ali­men­ta­ción ba­ja en ca

Si tus múscu­los no tie­nen la glu­co­sa que necesitan, te can­sas más fá­cil­men­te y tie­nes me­nos ener­gía.

lo­rías y gra­sas. A ve­ces es­ta pau­ta fun­cio­na, pe­ro en oca­sio­nes so­lo sir­ve pa­ra per­der pe­so y no pa­ra con­tro­lar el azú­car.

El ca­so de Ja­pón. En Asia y Áfri­ca, don­de el arroz y otros ce­rea­les, las le­gum­bres y la pas­ta son ali­men­tos bá­si­cos, tra­di­cio­nal­men­te ape­nas ha­bía ca­sos de dia­be­tes ni de so­bre­pe­so. Y ello a pe­sar de que en es­tos paí­ses se con­su­mían mu­chos más hi­dra­tos que en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, es­ta ten­den­cia ha ido cam­bian­do. A me­di­da que la ali­men­ta­ción se ha oc­ci­den­ta­li­za­do se ha dis­pa­ra­do la pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad. Una fór­mu­la más efi­caz. Los es­tu­dios nos per­mi­ten con­cluir que los hi­dra­tos no pro­vo­can dia­be­tes y una die­ta cen­tra­da en re­du­cir­los no es una for­ma muy efi­caz de tra­tar­la. El pro­ble­ma es­tá en có­mo los pro­ce­sa el cuer­po. Si re­cu­pe­ras tu

ca­pa­ci­dad pa­ra uti­li­zar­los, po­drás dis­fru­tar de ali­men­tos sa­lu­da­bles sin preo­cu­par­te y tu pro­ble­ma con la glu­co­sa me­jo­ra­rá o des­apa­re­ce­rá.

‘HOR­NOS’ QUEMAGRASA Las mi­to­con­drias. Las cé­lu­las tie­nen unos «que­ma­do­res» mi­cros­có­pi­cos, las mi­to­con­drias, que con­vier­ten la gra­sa en ener­gía pa­ra pro­pul­sar las cé­lu­las mus­cu­la­res. Si no­tas que vas acu­mu­lan­do gra­sa po­co a po­co, pue­de que es­tos «hor­nos» es­tén fa­llan­do. Al pa­re­cer, en la dia­be­tes ti­po 2 el pro­ble­ma es que hay muy po­cas mi­to­con­drias.

Gra­sa in­tra­ce­lu­lar. El pro­ble­ma cla­ve de la dia­be­tes es la acu­mu­la­ción de can­ti­da­des di­mi­nu­tas de gra­sa en el in­te­rior de las cé­lu­las, que di­fi­cul­ta el tra­ba­jo de la in­su­li­na pa­ra abrir paso a la glu­co­sa.

CAM­BIOS A LAR­GO PLA­ZO Re­ver­tir el pro­ble­ma. Pa­ra «lim­piar el pe­ga­men­to de las ce­rra­du­ras», te con­vie­ne li­mi­tar la in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos. Pro­duc­tos de ori­gen ani­mal. Es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que quie­nes si­guen una die­ta

La acu­mu­la­ción de gra­sa den­tro de las cé­lu­las di­fi­cul­ta el tra­ba­jo de la in­su­li­na.

ve­ga­na tie­nen un 31% me­nos de gra­sa in­tra­ce­lu­lar y, por lo tan­to, me­jor sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na. Los pro­duc­tos ani­ma­les son la úni­ca fuen­te de colesterol en la die­ta así que, si no los to­mas, eli­mi­nas el colesterol de tu ali­men­ta­ción. Pien­sa, por ejem­plo, que 100 g de sal­món te apor­tan un 40% de gra­sa y 71 mg de colesterol; en cam­bio,

100 g de len­te­jas tie­nen un 3% de gra­sa y na­da de colesterol. Acei­tes ve­ge­ta­les aña­di­dos. Te con­vie­ne re­du­cir­los al má­xi­mo. Con­tie­nen más del do­ble de ca­lo­rías que los hi­dra­tos o las pro­teí­nas. Y, si pre­ten­des re­co­brar tu sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na, no tie­ne sen­ti­do que ob­tu­res la ce­rra­du­ra de tus cé­lu­las con gra­sa ve­ge­tal. Con­tro­la los fri­tos, el acei­te aña­di­do de los pro­ce­sa­dos y el que uti­li­zas pa­ra sal­tear. Ali­men­tos con IG al­to. El ín­di­ce glu­cé­mi­co (IG) in­di­ca la ra­pi­dez con la que un ali­men­to li­be­ra azú­car en el to­rren­te san­guí­neo. Un pro­duc­to con IG al­to (co­mo el pan blan­co) lo ha­ce rá­pi­da­men­te, mien­tras que uno con IG ba­jo lo ha­ce des­pa­cio. El pan de cen­teno e in­te­gral, la ave­na, el sal­va­do, las le­gum­bres, las ver­du­ras de ho­ja ver­de… tie­nen un IG ba­jo.

Y NO TE OL­VI­DES DE... Gra­sas bue­nas y fi­bra. El cuer­po ne­ce­si­ta dos ti­pos de gra­sas: áci­do al­fa li­no­lé­ni­co y áci­do li­no­lei­co. Te los apor­tan mu­chos ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal, so­bre to­do se­mi­llas y fru­tos se­cos. Tam­bién pre­ci­sas fi­bra: ca­da 14 g se re­du­ce en un 10% la in­ges­ta de ca­lo­rías. Pro­cu­ra to­mar por lo me­nos 40 g al día. Una bue­na for­ma de ha­cer­lo es con­su­mir más le­gum­bres y hor­ta­li­zas.

Ha­cer ejer­ci­cio a dia­rio. La ac­ti­vi­dad f ísi­ca re­du­ce el azú­car en san­gre, me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, la ca­li­dad del sue­ño y tu ni­vel de ener­gía en ge­ne­ral. Eso sí, ten en cuen­ta que el ejer­ci­cio en­sal­za los efec­tos de una die­ta sa­na, pe­ro no com­pen­sa los de una ma­la die­ta.

Las die­tas po­bres en hi­dra­tos pue­den ha­cer per­der pe­so a cor­to pla­zo, pe­ro exis­ten for­mas más sa­lu da bles de lo­gra rlo.

Media cu ch a ra dit a de ca n e l a a l día a yu da a red u ci r e l a zú­ca r e n sa n gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.