ELPLAN PARATENER MÁS ENER­GÍA

Los ali­men­tos adic­ti­vos son un obs­tácu­lo pa­ra rea­li­zar mo­di­fi­ca­cio­nes po­si­ti­vas en tu ali­men­ta­ción. Pue­des evi­tar­los.

Cuerpo Mente - - ESPECIAL SALUD - DR. NEAL BAR­NARD

Pa­ra dis­po­ner de ener­gía y con­tro­lar o re­ver­tir los des­equi­li­brios de la glu­co­sa y la in­su­li­na es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car la die­ta. Y los cam­bios en la ali­men­ta­ción su­po­nen mu­cho más que man­te­ner a ra­ya el azú­car. La ten­ta­ción de los ali­men­tos no­ci­vos es­tá por to­das par­tes. Pe­ro ¿por qué nos atraen tan­to? ¿Por qué es tan ten­ta­dor el cho­co­la­te? ¿Por qué cues­ta re­sis­tir­se al que­so? ¿De dón­de vie­nen los an­to­jos?

AN­TO­JOS SABOTEADOR­ES Efec­tos en el ce­re­bro. Pue­de que te gus­ten las man­za­nas, los plá­ta­nos o los es­pá­rra­gos, pe­ro no te re­fu­gias en ellos en mo­men­tos de es­trés. Nun­ca has sa­li­do dis­pa­ra­do a com­prar una co­lif lor por­que se te an­to­ja­ba. Has re­cu­rri­do al azú­car, al cho­co­la­te o al que­so por­que tie­nen efec­tos quí­mi­cos en el ce­re­bro. Cen­tro de re­com­pen­sa. En tu ce­re­bro exis­te una red de cé­lu­las res­pon­sa­ble del pla­cer de la co­mi­da. Su ob­je­ti­vo es man­te­ner­nos vi­vos y con­ser­var la es­pe­cie: si co­mer no te die­ra pla­cer, ¡pue­de que te ol­vi­da­ras de ha­cer­lo por com­ple­to! Cuan­do co­mes, tu cen­tro de re­com­pen­sa te su­mi­nis­tra un po­co de do­pa­mi­na, que pro­vo­ca li­ge­ros cam­bios neu­ro­ló­gi­cos y te ani­man a re­pe­tir lo que aca­bas de ha­cer. «Ha si­do di­ver­ti­do», pa­re­ce de­cir tu ce­re­bro, «ase­gú­ra­te de que lo vuel­ves a ha­cer».

Res­pues­ta exa­ge­ra­da. Los ali­men­tos no­ci­vos pro­vo­can una im­por­tan­te li­be­ra­ción de do­pa­mi­na, así que no so­lo te gus­tan, sino que quie­res se­guir con­su­mién­do­los. Tu cen­tro del pla­cer re­or­ga­ni­za tus prio­ri­da­des pa­ra fa­vo­re­cer aque­llo con lo que lo has es­ti­mu­la­do.

No es fal­ta de vo­lun­tad. Lo pri­me­ro que de­bes en­ten­der res­pec­to a los an­to­jos es que la cau­sa no es la glo­to­ne­ría, sino que vie­nen des­en­ca­de­na­dos por las pro­pie­da­des bio­ló­gi­cas de los ali­men­tos. Hay cua­tro ti­pos de ali­men­tos que des­en­ca­de­nan efec­tos bio­ló­gi­cos pa­re­ci­dos a las dro­gas adic­ti­vas.

TE CON­VIE­NE EVI­TAR­LOS Azú­car opiá­ceo. Se ha com­pro­ba­do que el sa­bor dul­ce en con­tac­to con la len­gua des­en­ca­de­na la li­be­ra­ción de opiá­ceos en el ce­re­bro que, a su vez, pro­vo­can la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na, la lla­ve del cen­tro de pla­cer. Ade­más, el azú­car ali­via el do­lor y el ma­les­tar. Por lo que no es de ex­tra­ñar que cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­dos re­cu­rra­mos a ali­men­tos azu­ca­ra­dos. Pue­des sus­ti­tuir el azú­car blan­co por si­ro­pe de ar­ce, azú­car mo­reno o es­te­via. Pe­ro la me­jor op­ción son, sin du­da, las fru­tas fres­cas.

Cho­co­la­te. Con­tie­ne ca­feí­na, teo­bro­mi­na y fe­ni­le­ti­la­mi­na, sus­tan­cias es­ti­mu­lan­tes. La­men­ta­ble­men­te, tam­bién sue­le in­cluir una gran car­ga de azú­car y gra­sa. Si tie­nes an­to­jo, sus­ti­tú­ye­lo por ca­cao en pol­vo, sin azú­ca­res ni edul­co­ran­tes aña­di­dos.

De­bi­do a su com­po­si­ción quí­mi­ca, al­gu­nos ali­men­tos pro­du­cen efec­tos adic­ti­vos en tu ce­re­bro.

Que­so. La pro­teí­na láctea o ca­seí­na, li­be­ra ami­noá­ci­dos con una sua­ve ac­ción nar­có­ti­ca. Cuan­do te asal­ten las ga­nas de co­mer­lo, prue­ba a to­mar co­pos de le­va­du­ra nu­tri­cio­nal, que tie­nen un sa­bor pa­re­ci­do. Tam­bién pue­des sus­ti­tuir el re­que­són de tus recetas por to­fu fres­co, cha­fa­do y mez­cla­do con un po­co de zu­mo de li­món.

Car­ne. Al pa­re­cer, par­te del de­seo de co­mer­la ra­di­ca en los efec­tos opiá­ceos que pro­du­ce en el in­te­rior del ce­re­bro. Pue­des re­em­pla­zar­la por sal­chi­chas, ham­bur­gue­sas y em­bu­ti­dos ve­ge­ta­les. El sei­tán, el to­fu, el tem­peh y la pro­teí­na de so­ja tex­tu­ri­za­da son bue­nos sus­ti­tu­tos pa­ra las recetas de car­ne. Y, por ex­tra­ño que pue­da pa­re­cer, so­bre to­do a mu­chos hom­bres, el de­seo de co­mer car­ne de­sa­pa­re­ce rá­pi­da­men­te cuan­do es­ta es eli­mi­na­da de la die­ta.

LIBÉRATE DE TU ADIC­CIÓN Evi­ta el au­to­en­ga­ño. Si tu cuer­po se re­sien­te por tus há­bi­tos ali­men­ta­rios, ha lle­ga­do el mo­men­to de re­vi­sar tu die­ta. La me­jor for­ma de afron­tar los ali­men­tos no­ci­vos es apar­tar­los por com­ple­to, al me­nos de mo­men­to. No los ten­gas en ca­sa y bus­ca op­cio­nes más sa­lu­da­bles. Fi­ja tus há­bi­tos. Los si­guien­tes pa­sos te ayu­da­rán a pres­cin­dir de los ali­men­tos in­con­ve­nien­tes y a se­guir una die­ta sa­na:

• De­sa­yu­na bien y no te sal­tes las co­mi­das.

• Haz ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te pa­ra dor­mir bien. Con un buen des­can­so se tie­nen me­nos an­to­jos.

• Evi­ta las si­tua­cio­nes en que te vie­nen las ga­nas de pi­car. Sal­tea­do con agua. Tam­bién te con­vie­ne re­vi­sar el mo­do en que co­ci­nas. Freír al va­por es una ex­ce­len­te for ma de evi­tar las gra­sas. Pon una sar­tén an­ti­ad­he­ren­te pe­sa­da o un wok a fue­go me­dio. Aña­de ver­du­ras tro­cea­das y una o dos cu­cha­ra­das de lí­qui­do (agua, cal­do ve­ge­tal ba­jo en so­dio...) pa­ra que no se pe­guen. No lle­nes mu­cho la sar­tén o los in­gre­dien­tes se es­to­fa­rán. Sube el fue­go y de­ja co­cer has­ta que el lí­qui­do em­pie­ce a eva­po­rar­se y las ver­du­ras es­tén al pun­to que más te gus­te.

Pue­des to­mar al­go dul­ce o cho­co­la­te de for­ma pun­tual, pe­ro es­ta cos­tum­bre no de­be con­ver­tir­se en un há­bi­to.

ACA­BA CON LA DIA­BE­TES Dr. Neal Bar­nard Ed. Urano • 311 pág. • 18 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.