GOL­PE DECALOR PREVENIRLO YTRATARLO

El cuer­po nos avi­sa cuan­do el ca­lor es­tá al­te­ran­do su fun­cio­na­mien­to. Pe­ro a ve­ces no so­mos cons­cien­tes de ello o no sa­be­mos in­ter­pre­tar las se­ña­les que en­vía.

Cuerpo Mente - - TRATAMIENT­O - DR. JO­SEP LLUÍS BERDONCES

Ca­da año, en ve­rano, se re­pi­te la mis­ma no­ti­cia: una per­so­na ex­pues­ta al sol fa­lle­ce por ex­ce­so de ca­lor. De he­cho, en­tre 20 y 40 personas mue­ren así ca­da año. Y eso es so­lo una par­te del pro­ble­ma.

Ma­yor mor­ta­li­dad. La ca­ní­cu­la de ve­rano des­com­pen­sa a mu­chos pa­cien­tes con en­fer­me­da­des re­na­les, he­pá­ti­cas, res­pi­ra­to­rias o car­día­cas,

o sim­ple­men­te an­cia­nas, y su sa­lud se ve com­pro­me­ti­da. La ola de ca­lor de 2003 en Es­pa­ña, por ejem­plo, se es­ti­ma que cau­só un ex­ce­so de mor­ta­li­dad de 6.500 personas.

EL CUER­PO AL LÍ­MI­TE

Fa­lla la di­si­pa­ción. El gol­pe de ca­lor ocu­rre cuan­do nos ex­po­ne­mos ex­ce­si­va­men­te al ca­lor y el cuer­po se ve in­ca­paz de di­si­par­lo. En esos ca­sos, de­be­mos acu­dir in­me­dia­ta­men­te al hos­pi­tal o lla­mar al ser­vi­cio de ur­gen­cias. Pe­ro an­tes de que se pro­duz­ca hay sín­to­mas (véa­se el re­cua­dro de la de­re­cha) que nos avi­san de es­ta si­tua­ción tan pe­li­gro­sa. Ór­ga­nos en pe­li­gro. El gol­pe de c a lor no s olo pue­de pro­du­cir l a muer­te, sino que pue­de le­sio­nar ór­ga­nos vi­ta­les, es­pe­cial­men­te el ce­re­bro. Es­to es de­bi­do a que, en el

gol­pe de ca­lor, se pro­du­ce un ede­ma o re­ten­ción de lí­qui­do que, en ex­ce­so, pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­cias or­gá­ni­cas.

CAU­SAS HA­BI­TUA­LES

Ca­lor ex­ce­si­vo. La cau­sa prin­ci­pal, des­de lue­go, es el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por ISG­lo­bal, un gra­do más de la tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma in­cre­men­ta la mor­ta­li­dad un 3,3%.

Hu­me­dad. La hu­me­dad am­bien­te tam­bién inf lu­ye, y mu­cho, por­que a ma­yor hu­me­dad ma­yor di­fi­cul­tad tie­ne el cuer­po pa­ra trans­pi­rar y su­dar eva­po­ran­do el ca­lor so­bran­te.

Ejer­ci­cio. Si se com­bi­na la ex­po­si­ción al ca­lor con el ejer­ci­cio, aún pro­du­ci­mos más ca­lo­rías den­tro del or­ga­nis­mo y agra­va­mos el pro­ble­ma.

Des­hi­dra­ta­ción. Re­du­ce la ca­pa­ci­dad de trans­pi­ra­ción del or­ga­nis­mo; si no hay lí­qui­do su­fi­cien­te sen­ci­lla­men­te no se pue­de su­dar. Al­cohol. Al­gún lo­co pien­sa que to­man­do una co­pi­ta me­jo­ra­rá el pro­ble­ma y es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: ni al­cohol ni be­bi­das azu­ca­ra­das son acon­se­ja­bles en es­te ca­so.

Po­bla­ción en ries­go. Los ni­ños y las personas ma­yo­res tie­nen una ca­pa­ci­dad de re­fres­car el cuer­po más li­mi­ta­da; de he­cho, los an­cia­nos pue­den no te­ner ca­lor y es­tar des­hi­dra­tán­do­se. Por eso con­vie­ne te­ner es­pe­cial cui­da­do con es­tos dos co­lec­ti­vos.

Me­di­ca­cio­nes. Fár­ma­cos co­mo los be­ta­blo­quean­tes (pa­ra la hi­per­ten­sión), diu­ré­ti­cos, an­ti­alér­gi­cos, me­di­ca­men­tos psi­quiá­tri­cos y, des­de lue­go, dro­gas ile­ga­les co­mo las an­fe­ta­mi­nas o la co­caí­na pue­den agra­var o in­du­cir un gol­pe de ca­lor.

Obe­si­dad. La gra­sa es, en reali­dad, una pro­tec­ción fren­te al frío, y su ex­ce­so re­du­ce la ca­pa­ci­dad de re­fres­co del or­ga­nis­mo y fa­ci­li­ta por tan­to los gol­pes de ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.