VER­DA­DES IN­CÓ­MO­DAS

Cuerpo Mente - - PLANETA -

Greta Thun­berg

Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ha con­ce­di­do a Greta Thun­berg (y a to­dos los jó­ve­nes de Fri­days for Fu­tu­re) el pre­mio anual de Em­ba­ja­do­res de Con­cien­cia. Tam­bién ha si­do no­mi­na­da al pre­mio No­bel de la Paz. Es­tos son al­gu­nos frag­men­tos de su dis­cur­so en el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos (Sui­za).

«Nues­tra ca­sa es­tá ar­dien­do. Se­gún el IPCC, en me­nos de do­ce años ya no po­dre­mos co­rre­gir nues­tros erro­res. En ese tiem­po es ne­ce­sa­rio rea­li­zar cam­bios sin pre­ce­den­tes en to­dos los as­pec­tos de la so­cie­dad, en­tre ellos, re­du­cir las emi­sio­nes de CO2 al 50 por cien­to co­mo mí­ni­mo (…) En lu­ga­res co­mo Da­vos, a la gen­te le gus­ta con­tar sus his­to­rias de éxi­to. Pe­ro he­mos pa­ga­do un pre­cio inima­gi­na­ble por su éxi­to fi­nan­cie­ro. Y en cuan­to al cam­bio cli­má­ti­co, te­ne­mos que re­co­no­cer que he­mos fra­ca­sa­do. To­dos los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, en su for­ma ac­tual, han fra­ca­sa­do. Y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no han sa­bi­do crear una con­cien­cia pública am­plia. Sin em­bar­go, el Ho­mo sa­piens aún no ha fra­ca­sa­do. (…) Todavía es­tá to­do en nues­tras ma­nos. Pe­ro a me­nos que re­co­noz­ca­mos los fa­llos ge­ne­ra­les de nues­tros sis­te­mas ac­tua­les, lo más pro­ba­ble es que no ten­ga­mos nin­gu­na po­si­bi­li­dad.

Nos en­fren­ta­mos a una ca­tás­tro­fe que trae­rá con­si­go un su­fri­mien­to in­des­crip­ti­ble pa­ra una can­ti­dad e nor­me de personas.

(…) No obs­tan­te, la prin­ci­pal so­lu­ción es tan sim­ple que has­ta un ni­ño pe­que­ño pue­de en­ten­der­la: te­ne­mos que de­te­ner nues­tras emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. O lo ha­ce­mos o no lo ha­ce­mos. Us­te­des di­cen que en la vi­da na­da es blan­co o ne­gro. Pe­ro es men­ti­ra. Una men­ti­ra muy pe­li­gro­sa. O im­pe­di­mos un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de 1,5° C o no lo im­pe­di­mos.

O ele­gi­mos co nti nuar co­mo ci­vi­li­za­ción o no lo ele­gi­mos. Es­to es in­cues­tio­na­ble­men­te blan­co o ne­gro. No hay gri­ses cuan­do se t rat a de so­bre­vi­vir.

(…) Al­gu­nas personas di­cen que no de­be­ría­mos de­di­car­nos al ac­ti­vis­mo. Que de­be­ría­mos de­jar­lo to­do en ma­nos de nues­tros po­lí­ti­cos y li­mi­tar­nos a vo­tar por el cam­bio. Pe­ro ¿qué ha­ce­mos cuan­do las po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias no se ven por nin­gún la­do?

Pa­re­ce que el di­ne­ro y el cre ci mien­to son nuest ras pri nci pa­les preo­cu­pa­cio­nes.

(…) Hoy en día no exis­te otro desafío más im­por­tan­te que pro­mo­ver una am­plia con­cien­cia pública y com­pren­der que nues­tro pre­su­pues­to de car­bono, que se es­tá con­su­mien­do a to­da ve­lo­ci­dad, de­be­ría y tie­ne que con­ver­tir­se en nues­tra nue­va mo­ne­da glo­bal, así co­mo en el cen­tro mis­mo de nues­tra eco­no­mía pre­sen­te y fu­tu­ra. (…) De­be­mos cam­biar ca­si to­do en nues­tras so­cie­da­des ac­tua­les.»

«Los adul­tos di­cen: te­ne­mos que in­fun­dir es­pe­ran­za a los jó­ve­nes, se lo de­be­mos. Pe­ro yo no quie­ro su es­pe­ran­za.

No quie­ro que sean op­ti­mis­tas. Quie­ro que en­tren en pá­ni­co. Quie­ro que sien­tan el mie­do que yo sien­to to­dos los días. Quie­ro que ac­túen co­mo si nues­tra ca­sa es­tu­vie­ra ar­dien­do. Por­que es así.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.