Diez Cla­ves VI­VIR CA­DA MO­MEN­TO TRANS­FOR­MA TU VI­DA

Cuerpo Mente - - DOSSIER MENTE -

1 No apla­ces los bue­nos mo­men­tos. Co­mo el ca­za­dor del cuen­to que en­cuen­tra abier­tas las puer­tas de Shamb­ha­la, ca­da opor­tu­ni­dad se nos ofre­ce so­lo una vez. Si no Ia abra­zas, se pier­de pa­ra siem­pre. La vi­da es un asun­to de aho­ra o nun­ca.

2 Vi­ve co­mo si es­to fue­ra a ocu­rrir una so­la vez en tu vi­da. El con­se­jo del maes­tro de té de ha­ce me­dio mi­le­nio si­gue vi­gen­te. Por eso, es ins­pi­ra­dor sa­lu­dar a nues­tros se­res que­ri­dos y des­pe­dir­nos de ellos con un ichigo-ichie pa­ra to­mar con­cien­cia de lo úni­co e irre­pe­ti­ble de es­te en­cuen­tro.

3 Ins­tá­la­te en el aho­ra. Los via­jes al pa­sa­do y al fu­tu­ro son la ma­yo­ría de las ve­ces do­lo­ro­sos y, ca­si siem­pre, inú­ti­les. No pue­des cam­biar lo que ya pa­só. No pue­des sa­ber lo que pa­sa­rá. Pe­ro aquí, en es­te mo­men­to, Ia­ten pa­ra ti to­das las po­si­bi­li­da­des del mun­do.

4 Haz al­go que nun­ca ha­yas he­cho. Co­mo de­cía Al­bert Eins­tein, no se pue­den es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes ac­tuan­do siem­pre del mis­mo mo­do. Otra for­ma de lo­grar un mo­men­to inol­vi­da­ble es en­tre­gar­te al kai­ka, per­mi­tir que flo­rez­ca en ti al­go nue­vo. En lu­gar de com­pa­rar­te con los de­más, de preo­cu­par­te por lo que pien­san los otros, asu­me que eres un ser úni­co en el mun­do.

5 Prac­ti­ca el za­zen. Pue­des aco­mo­dar­te en un co­jín de me­di­ta­ción o, sim­ple­men­te, sen­tar­te a ob­ser­var el mi­la­gro de Ia vi­da. El so­lo he­cho de ba­jar­te del tor­be­llino co­ti­diano de obli­ga­cio­nes y pri­sas abri­rá las com­puer­tas del bie­nes­tar. Ha­cer pro­nós­ti­cos, es­pe­rar que su­ce­dan de­ter­mi­na­das co­sas, es una ma­ne­ra se­gu­ra de ma­tar el mo­men­to. El ichigo-ichie se vi­ve con la men­te no condiciona­da que en­se­ña el zen.

6 Apli­ca el mind­ful­ness a tus cin­co sen­ti­dos. En­tre­na el ar­te de es­cu­char, de mi­rar, to­car, sa­bo­rear y oler pa­ra dar­le a ca­da mo­men­to que vi­vas to­da Ia ri­que­za de las per­cep­cio­nes hu­ma­nas. Es al­go que te per­mi­ti­rá tam­bién es­tar más aten­to a los de­más y que au­men­ta­rá tu em­pa­tía e in­fluen­cia.

7 De­tec­ta las coin­ci­den­cias. Ser cons­cien­te de las sin­cro­ni­ci­da­des nos ayu­da a leer me­jor las se­ña­les que nos man­da el des­tino. Un dia­rio en el que to­me­mos no­ta de es­tos mo­men­tos de ma­gia co­ti­dia­na au­men­ta­rá nues­tra ca­pa­ci­dad de se­guir los hi­los in­vi­si­bles de la reali­dad.

8 Con­vier­te ca­da en­cuen­tro en una fies­ta. No es­pe­res a que se den de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes –va­ca­cio­nes, un via­je, un cum­plea­ños– pa­ra vi­vir lo ex­tra­or­di­na­rio. Con Ia dis­po­si­ción ade­cua­da, ca­da día pue­de ser do­min­go.

9 Si no te gus­ta lo que hay, crea al­go di­fe­ren­te. El ser hu­mano es trans­for­ma­dor por na­tu­ra­le­za, y tie­ne el po­der de rein­ven­tar­se to­das las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio. Si tu reali­dad es de­ma­sia­do abu­rri­da y pre­vi­si­ble pa­ra vi­vir con ichigo-ichie, tie­nes la opor­tu­ni­dad de crear­te otra. 10

Sé un ca­za­dor de bue­nos mo­men­tos. So­lo pue­des vi­vir un día a la vez, y ade­más na­die pue­de es­tar se­gu­ro de ama­ne­cer al día si­guien­te. Por lo tan­to, no apla­ce­mos la fe­li­ci­dad. El me­jor mo­men­to de tu vi­da es siem­pre es­te que es­tás vi­vien­do. Y co­mo su­ce­de con cual­quier ofi­cio, cuan­to más prac­ti­ques, más abun­dan­tes y ge­ne­ro­sas se­rán las re­com­pen­sas.

EN­TRE­NA el ar­te DE ES­CU­CHAR, MI­RAR Y TO­CAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.