Bue­nas com­pras

No va­mos a con­su­mir más bo­te­llas de plás­ti­co pe­ro po­de­mos me­jo­rar el agua co­rrien­te. Re­pa­sa­mos los fil­tros y sis­te­mas caseros que eli­mi­nan la ma­yor par­te de las im­pu­re­zas.

Cuerpo Mente - - CONTENT - M. MAR JI­MÉ­NEZ Y ÁN­GEL GONZÁLEZ

Agua del gri­fo más lim­pia

Exis­ten di­fe­ren­tes mé­to­dos pa­ra fil­trar el agua en ca­sa, ca­da uno con sus ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. Aquí te pre­sen­ta­mos los más efi­ca­ces, pe­ro pa­ra en­con­trar el ade­cua­do lo me­jor es que le pi­das a tu com­pa­ñía del agua un aná­li­sis quí­mi­co y bac­te­rio­ló­gi­co del agua que te su­mi­nis­tra (tie­ne la obli­ga­ción le­gal de ha­cer­lo si se lo so­li­ci­tas).

FIL­TROS DO­MÉS­TI­COS Eva­po­ra­ción del clo­ro. El mé­to­do más sen­ci­llo y eco­nó­mi­co de eli­mi­nar el clo­ro es el re­po­so. Po­de­mos lle­nar un re­ci­pien­te y es­pe­rar an­tes de con­su­mir­lo pa­ra que el clo­ro se eva­po­re. Cuan­tas más ho­ras me­jor, pe­ro hay que con­su­mir esa agua pre­fe­ren­te­men­te en el pla­zo de 24 ho­ras pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de con­ta­mi­na­ción. Ob­via­men­te, así no fil­tra­mos el res­to de con­ta­mi­nan­tes e im­pu­re­zas del agua, pe­ro al me­nos nos li­bra­mos del clo­ro. Car­bón ac­ti­vo. Es­te sis­te­ma se aso­cia con las fa­mo­sas ja­rras f il­tra­do­ras, pe­ro tam­bién se pre­sen­ta co­mo fil­tros que se ins­ta­lan a la sa­li­da del gri­fo o ba­jo el fre­ga­de­ro. Ven­ta­jas. Con­tie­nen car­bón ac­ti­vo y re­sul­tan eco­nó­mi­cos (un buen fil­tro de car­bón no cues­ta más de 150€, y los hay des­de 20€). Ade­más, se de­mues­tran muy efi­ca­ces pa­ra me­jo­rar el olor y el sa­bor del agua, ya que eli­mi­nan al­gu­nos com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les co­mo el clo­ro. Eso sí, es­tán le­jos de la al­ta ca­pa­ci­dad de f il­tra­ción de otros mé­to­dos co­mo la ós­mo­sis y pier­den efec­ti­vi­dad a me­di­da que se sa­tu­ran los fil­tros.

ELI­MI­NAR QUÍ­MI­COS Ós­mo­sis. El fil­tro de ós­mo­sis in­ver­sa fun­cio­na ha­cien­do pa­sar el agua de la red a tra­vés de una mem­bra­na se­mi­permea­ble con fuer­tes pre­sio­nes. Es­te pro­ce­so per­mi­te eli­mi­nar par­tí­cu­las de has­ta 0,001 mi­cras (el ca­be­llo hu­mano mi­de en­tre 60 y 80 mi­cras). Es el sis­te­ma más efec­ti­vo y re­co­men­da­do pa­ra eli­mi­nar con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos pre­sen­tes en el agua y con­se­guir así agua prác­ti­ca­men­te pu­ra. Su tec­no­lo­gía

el fil­tro de os­mo­sis in­ver­sa es el sis­te­ma más efi­caz pa­ra con­se­guir agua pu­ra

ha me­jo­ra­do mu­cho en los úl­ti­mos años has­ta con­se­guir un gra­do de de­pu­ra­ción del 95-98% de to­das las sus­tan­cias di­suel­tas en el agua. Lo que eli­mi­na. La lis­ta de las sus­tan­cias que f il­tra es lar­guí­si­ma: ar­sé­ni­co, bo­ro, cad­mio, co­bre, cal­cio, cro­mo, pla­ta, man­ga­ne­so, mer­cu­rio, sul­fa­tos, clo­ru­ros, so­dio, se­le­nio, zinc, es­tron­cio 90, ra­dio 226 y 228, ta­nino, mi­cro­al­gas, bac­te­rias, hon­gos, moho, pes­ti­ci­das, me­di­ca­men­tos…

Dis­tin­tos sis­te­mas. Los hay con bom­ba o sin bom­ba se­gún la pre­sión dis­po­ni­ble en la vi­vien­da. Los hay con de­pó­si­to o sin él. Y los que tie­nen de­pó­si­to pue­den te­ner fil­tros y de­pó­si­to por se­pa­ra­do o jun­tos en una es­pe­cie de «to­rre de or­de­na­dor». Tam­bién hay mo­de­los «de so­bre­me­sa» pa­ra la en­ci­me­ra de la

co­ci­na. No necesitan gri­fo au­xi­liar ya que in­cor­po­ran uno en el mis­mo cuer­po del equi­po.

La in­ver­sión eco­nó­mi­ca . Es muy su­pe­rior a la del car­bón ac­ti­vo: los equi­pos de ca­li­dad ron­dan los 1.000 eu­ros. Y hay que cam­biar ca­da año los fil­tros y ca­da po­cos años, la mem­bra­na.

Co­mo in­con­ve­nien­tes es­tán que:

Pa­ra ob­te­ner 1 li­tro de agua pu­ra hay que fil­trar otros 3 (o más se­gún el apa­ra­to) que se van por el desagüe. Si se quie­re apro­ve­char es­ta «agua de re­cha­zo» pa­ra lim­piar o re­gar hay que des­viar el tu­bi­to de dre­na­je de la ós­mo­sis. Pe­ro si lo com­pa­ra­mos con el uso dia­rio de agua sa­ni­ta­ria (200-250 li­tros de agua per­so­na y día), los 10 o 12 li­tros de la ós­mo­sis ya no pa­re­cen tan­to des­pil­fa­rro.

El agua re­sul­tan­te es­tá muy «lim­pia». Pe­ro en cual­quier equi­po de ós­mo­sis se pue­de aña­dir los fil­tros que se deseen pa­ra re­mi­ne­ra­li­zar­la, io­ni­zar­la, etc.

ELI­MI­NAR LA CAL Des­cal­ci­fi­ca­dor. La des­cal­ci­fi­ca­ción con re­si­nas de in­ter­cam­bio ió­ni­co se con­si­de­ra ade­cua­da pa­ra eli­mi­nar la cal en las re­gio­nes con aguas du­ras. Alar­ga la vi­da útil de los elec­tro­do­més­ti­cos y de la ro­pa, cui­da la piel y ca­be­llo, dis­mi­nu­ye el con­su­mo ener­gé­ti­co aso­cia­do a ca­len­tar el agua sa­ni­ta­ria y la ca­le­fac­ción, evi­ta las en­go­rro­sas man­chas blan­cas tí­pi­cas de la cal en gri­fe­rías, mam­pa­ras de ba­ño, va­sos, etc. y per­mi­te aho­rrar en de­ter­gen­tes (la cal im­pi­de la ac­tua­ción del ja­bón). Por es­tos equi­pos pa­sa to­da el agua de la ca­sa, por lo que se sue­len ins­ta­lar cer­ca de la en­tra­da. Pa­ra re­co­ger la cal que el des­cal­ci­fi­ca­dor va re­te­nien­do y ver­ter­la por el desagüe se em­plea sal. Des­de el pun­to de vis­ta del me­dioam­bien­te no es muy acon­se­ja­ble, pe­ro el im­pac­to de te­ner agua con cal es su­pe­rior. Tam­bién au­men­ta li­ge­ra­men­te el con­te­ni­do en so­dio del agua, lo cual es des­acon­se­ja­ble en cier­tas pa­to­lo­gías co­mo la hi­per­ten­sión. An­tiin­crus­tan­tes. Exis­ten sis­te­mas an­tiin­crus­tan­tes, mal lla­ma­dos tam­bién des­cal­ci­fi­ca­do­res, que no eli­mi­nan la cal pe­ro que evi­tan que es­ta se pe­gue a las su­per­fi­cies in­ter­nas de las tu­be­rías.

Ojo. El agua blan­da, sin cal, es ade­cua­da pa­ra el cui­da­do de la piel y el ca­be­llo, pe­ro agre­si­va con las ca­ñe­rías. Y no eli­mi­na el res­to de im­pu­re­zas del agua co­mo la ós­mo­sis.

DESTILAR NO ES FIL­TRAR Des­ti­la­do­ras. Las clá­si­cas no fil­tran el agua sino que la eva­po­ran y lue­go la con­den­san. Con­si­guen un agua muy pu­ra y li­bre del 99% de con­ta­mi­nan­tes pe­ro muy des­equi­li­bra­da se­gún los de­trac­to­res de es­te sis­te­ma, que la con­si­de­ran ade­cua­da pa­ra lim­piar o pa­ra usos me­di­ci­na­les con­cre­tos, co­mo ayu­nos terapéutic­os, pe­ro no pa­ra un con­su­mo dia­rio fa­mi­liar. Es un sis­te­ma len­to y que re­quie­re un con­su­mo ener­gé­ti­co ma­yor que la ós­mo­sis. Apues­ta. A la ho­ra de ele­gir uno de es­tos sis­te­mas hay que bus­car a pro­fe­sio­na­les se­rios. La in­ver­sión pue­de ser no­ta­ble pe­ro va­le la pe­na por sa­lud, co­mo­di­dad y el aho­rro de bo­te­llas, que im­pli­ca a su vez el cui­da­do del pla­ne­ta pa­ra nues­tros hi­jos.

la in­ver­sión com­pen­sa a me­dio pla­zo por sa­lud y por el cui­da­do del me­dio am­bien­te

e El agua se pued tra­tar con car­bón ac­ti­vo, ós­mo­sis in­ver­sa, un o des­cal­ci­fi­ca­dor una des­ti­la­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.