Be­lle­za

Son hi­dra­tan­tes y pro­tec­to­res, de­jan la piel sua­ve y acon­di­cio­na­da. Ade­más, pue­den cum­plir otras fun­cio­nes. Eli­ge el me­jor pa­ra ti.

Cuerpo Mente - - CONTENT - MAR­CE­LA BUR­GOS

Acei­tes ve­ge­ta­les

Exis­ten acei­tes que, por su com­po­si­ción quí­mi­ca, tie­nen tac­to se­co, es de­cir, se ab­sor­ben con fa­ci­li­dad sin de­jar sen­sa­ción gra­sa so­bre la piel. Los acei­tes de cár­ta­mo, de pe­pi­ta de uva, de ma­ca­da­mia o de ave­lla­nas son los pre­fe­ri­dos por los ma­sa­jis­tas y pa­ra ela­bo­rar cre­mas des­ti­na­das a pie­les gra­sas.

Bál­sa­mos re­ge­ne­ra­do­res. Los acei­tes de tac­to gra­so co­mo el acei­te de agua­ca­te, de co­co, de ger­men de tri­go, de al­men­dras dul­ces y de ona­gra se pre­fie­ren pa­ra ela­bo­rar bál­sa­mos y man­te­cas pro­tec­to­ras y re­pa­ra­do­ras, en es­pe­cial pa­ra me­jo­rar la hi­dra­ta­ción de las pie­les se­cas y ayu­dar a re­ge­ne­rar las da­ña­das.

Man­te­cas y acei­tes. De ka­ri­té, de ko­kum, de man­go o de ca­cao, las man­te­cas ve­ge­ta­les apor­tan gran pro­tec­ción y nu­tri­ción.

Acei­tes an­ti­oxi­dan­tes. Los acei­tes de ro­sa mos­que­ta, de arán­da­nos y de cá­ña­mo son idea­les pa­ra tra­tar pie­les ma­du­ras y con es­trías.

PA­RA CA­DA TI­PO DE PIEL To­dos los acei­tes ve­ge­ta­les cons­ti­tu­yen una al­ter­na­ti­va ma­ra­vi­llo­sa a la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal. Son fá­ci­les de con­se­guir y cu­bren las ne­ce­si­da­des de ca­da ti­po de piel, por lo que re­sul­tan más per­so­na­li­za­dos y ba­ra­tos que mu­chos pro­duc­tos cos­mé­ti­cos del mer­ca­do. Ten­lo en cuen­ta. Pa­ra apro­ve­char a l má­xi­mo s us be­nef ic ios so­bre tu piel, ya sea pa­ra ma­sa­jes o pa­ra hi­dra­tar par­tes se­cas de tu cuer­po, es con­ve­nien­te que sean pu­ros, de pri­me­ra pre­sión en frío, eco­ló­gi­cos y que no ten­gan agre­ga­dos de otras sus­tan­cias o acei­tes mi­ne­ra­les que de­te­rio­ren su ca­li­dad. Al­gu­nos pue­den ser re­fi­na­dos pa­ra me­jo­rar su co­lor y olor, co­mo su­ce­de con la man­te­ca de ka­ri­té,

pe­ro es­te pro­ce­so no le res­ta pro­pie­da­des pa­ra la piel. Pa­ra con­ser­var­los un par de me­ses más de su fe­cha de ca­du­ci­dad, guár­da­los en un lu­gar se­co, os­cu­ro y fres­co.

EN­CUEN­TRA EL TU­YO Se­gún tu ti­po de piel po­drías uti­li­zar los si­guien­tes acei­tes:

• Acei­te de oli­va. Es uno de los me­jo­res acei­tes, por­que es­tá en to­das las ca­sas y por sus be­ne­fi­cios co­mo bál­sa­mo, to­ni­fi­can­te, hi­dran­te y re­pa­ra­dor de la piel, las cu­tí­cu­las y el ca­be­llo. Ga­na va­lor cosmético cuan­do se ma­ce­ran en él plan­tas me­di­ci­na­les co­mo la ca­lén­du­la o el hi­pé­ri­co.

• Acei­te de agua­ca­te. De tac­to gra­so, ri­co en vi­ta­mi­nas A, D y E, ate­núa y re­tra­sa la apa­ri­ción de lí­neas de ex­pre­sión. Re­ge­ne­ra los te­ji­dos y me­jo­ra las pro­pie­da­des elás­ti­cas de la piel. Su al­to con­te­ni­do en in­sa­po­ni­fi­ca­bles, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y be­ta­ca­ro­teno lo ha­ce ideal pa­ra las pie­les ma­du­ras, se­cas y des­hi­dra­ta­das, y pa­ra el tra­ta­mien­to de pso­ria­sis, der­ma­ti­tis, ci­ca­tri­ces y ec­ze­mas.

• Acei­te de sé­sa­mo. De tac­to se­co, es ideal pa­ra ma­sa­jes y pie­les gra­sas y mix­tas. Su com­po­si­ción en an­ti­oxi­dan­tes in­sa­po­ni­fi­ca­bles me­jo­ra el ni­vel de se­gre­ga­ción de se­bo cu­tá­neo y com­ba­te la des­ca­ma­ción de las pie­les des­hi­dra­ta­das. Fa­vo­re­ce el bron­cea­do na­tu­ral y previene la ge­ne­ra­ción de es­trías al ser an­tio­xi­dan­te y an­ti­rra­di­ca­les li­bres. Ade­más, me­jo­ra el cre­ci­mien­to del ca­be­llo y lo pro­te­ge en tra­ta­mien­tos con al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

• Acei­te de pe­pi­ta de uva. Es un acei­te de tac­to se­co, apre­cia­do tam­bién por sus va­lor ali­men­ti­cio. Ideal pa­ra to­do ti­po de pie­les, in­clui­das las da­ña­das y mal­tra­ta­das. Previene el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo y re­equi­li­bra la pér­di­da y ab­sor­ción de la hu­me­dad cu­tá­nea. Ade­más, acon­di­cio­na el ca­be­llo, es­ti­mu­la las fi­bras de colágeno y elas­ti­na, nu­tre la f ibra ca­pi­lar y re­ge­ne­ra las cé­lu­las que for­man el ca­be­llo y las pes­ta­ñas.

• Man­te­ca de ko­kum. Tam­bién lla­ma­da man­te­ca de man­gos­tino, es un pre­cia­do in­gre­dien­te cosmético por sus in­con­ta­bles be­nef icios pa­ra la piel y el ca­be­llo. Nu­tri­ti­vo y pro­tec­tor, res­tau­ra la piel se­ca y can­sa­da de­ján­do­la sua­ve y ater­cio­pe­la­da. Se pue­de usar pa­ra hi­dra­tar la piel se­ca y nor­mal, ya que no de­ja sen­sa­ción gra­sa. Ayu­da a com­ba­tir las arru­gas y es­trías. Tam­bién se em­plea en bál­sa­mos la­bia­les, pro­tec­to­res y ex­fo­lian­tes pa­ra ros­tro y cuer­po.

ELÍGELOS DE PRI­ME­RA PRE­SIÓN EN FRÍO, ECO­LÓ­GI­COS Y DE LA MÁ­XI­MA CA­LI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.