Te­ra­pias na­tu­ra­les

La mu­si­co­te­ra­pia es un ca­mino de acom­pa­ña­mien­to ha­cia la sa­lud y el bie­nes­tar. Es­cu­char, crear o in­ter­pre­tar una pie­za mu­si­cal en un mar­co te­ra­péu­ti­co per­mi­te abor­dar ne­ce­si­da­des fí­si­cas, emo­cio­na­les, cog­ni­ti­vas y so­cia­les pa­ra sa­nar­las y me­jo­rar­las.

Cuerpo Mente - - CONTENT - MI­REIA SE­RRA, DOC­TO­RA EN PSI­CO­LO­GÍA Y MUSICOTERA­PEUTA

Mu­si­co­te­ra­pia

La na­tu­ra­le­za nos mar­ca rit­mos, es­ta­cio­nes, ma­reas… Nos ofre­ce los so­ni­dos del vien­to, los can­tos de los pá­ja­ros, el agua dis­cu­rrien­do, el si­len­cio, el la­tir del co­ra­zón, los pies mar­chan­do acom­pa­sa­dos, el ba­lan­ceo de los bra­zos, la am­pli­tud de la ins­pi­ra­ción y es­pi­ra­ción… ¡So­mos mú­si­cos por bio­lo­gía! Vi­bra­cio­nes. El uni­ver­so es­tá en mo­vi­mien­to, es vi­bra­ción. Pi­tá­go­ras de­cía que la ar­mo­nía en­tre los di­fe­ren­tes ele­men­tos, el hom­bre y el uni­ver­so se da­ba por le­yes ma­te­má­ti­cas que es­ta­ban re­la­cio­na­das con la mú­si­ca, que es vi­bra­ción. Un cuer­po sano de­be­ría es­tar en re­la­ción y ar­mo­nía con las es­fe­ras, con la na­tu­ra­le­za.

En evo­lu­ción. La mú­si­ca for­ma par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. El uso, sig­ni­fi­ca­do y po­der que se le ha

otor­ga­do ha va­ria­do con el tiem­po y la pro­pia evo­lu­ción de la cul­tu­ra y el ser hu­mano.

Un gran víncu­lo. Cuan­do el rey Saúl se veía aque­ja­do por do­lor y ma­los es­pí­ri­tus, el ar­pa de Da­vid y el víncu­lo es­ta­ble­ci­do en­tre ellos ali­via­ban su su­fri­mien­to. Y pa­ra Pla­tón, el mo­vi­mien­to del ba­lan­ceo y una me­lo­día que en­can­te a las ma­dres fa­ci­li­tan el re­po­so y el sue­ño de sus hi­jos des­de que la hu­ma­ni­dad ha na­ci­do.

LA EX­PE­RIEN­CIA MU­SI­CAL Or­den y be­lle­za . La mú­si­ca es mul­ti­di­men­sio­nal, afec­ta a to­dos los ám­bi­tos del ser; es uni­ver­sal y f le­xi­ble, ex­pre­sa los es­ta­dos de áni­mo y se adap­ta a las con­di­cio­nes y ca­pa­ci­da­des de ca­da per­so­na. La ex­pe­rien­cia mu­si­cal fa­ci­li­ta una ma­yor in­te­gra­ción en la vi­da, ofre­ce una vi­ven­cia es­truc­tu­ra­da, de se­gu

ri­dad, or­den in­terno y orien­ta­ción al ex­te­rior, sin ol­vi­dar la es­té­ti­ca, la be­lle­za, que nos in­vi­ta a dis­fru­tar, par­ti­ci­par e im­pli­car­nos en una ex­pe­rien­cia te­ra­péu­ti­ca.

En qué con­sis­te. Se­gún la Fe­de­ra­ción Mun­dial de Mu­si­co­te­ra­pia (WFMT), es­te ti­po de aten­ción une a un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do con los ele­men­tos mu­si­ca­les y los po­ne al ser­vi­cio de las personas, gru­pos, fa­mi­lias o co­mu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar su bie­nes­tar y sa­lud f ísi­ca, so­cial, co­mu­ni­ca­ti­va, emo­cio­nal, in­te­lec­tual y es­pi­ri­tual. Nos acer­ca­mos a su en­torno –mé­di­co, edu­ca­ti­vo o co­ti­diano– tra­ba­jan­do en equi­po, en red, des­de las aso­cia­cio­nes, fe­de­ra­cio­nes, so­cie­da­des cien­tí­fi­cas… Ba­se cien­tí­fi­ca y di­fu­sión. Ca­da vez hay más evi­den­cias cien­tí­fi­cas que ava­lan l a mu­si­co­te­ra­pia. La efec­ti­vi­dad y ri­gu­ro­si­dad de la in­ves­ti­ga­ción, prác­ti­ca clí­ni­ca y edu­ca­ción es­tán ba­sa­das en es­tán­da­res pro­fe­sio­na­les se­gún los con­tex­tos cul­tu­ra­les, so­cia­les y po­lí­ti­cos. Es­to ha per­mi­ti­do, por ejem­plo, que la mu­si­co­te­ra­pia se ha­ya in­cor­po­ra­do a la So­cie­dad de On­co­lo­gía In­te­gra­ti­va y sea usa­da por la me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria y al­ter­na­ti­va, y que se pres­cri­ba co­mo tra­ta­mien­to coad­yu­van­te o en pri­me­ra lí­nea de in­ter­ven­ción en al­gu­nos con­tex­tos y paí­ses. Y se­gui­mos avan­zan­do.

PRÁC­TI­CA TE­RA­PÉU­TI­CA

Es efi­caz. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que la mú­si­ca en di­rec­to es más efec­ti­va que la gra­ba­da, que la mú­si­ca pre­fe­ri­da del pa­cien­te tie­ne un efec­to ma­yor, que los ni­ños y ado­les­cen­tes res­pon­den me­jor que los adul­tos, y que an­te la pre­sen­cia de do­lor la mu­si­co­te­ra­pia es efec­ti­va.

Ob­ser­va­ción y eva­lua­ción. Co­mo to­do pro­ce­so te­ra­péu­ti­co, se par­te de una ob­ser­va­ción y eva­lua­ción ini­cial, se de­fi­nen unos ob­je­ti­vos (lú­di­cos, edu­ca­cio­na­les, so­cia­les o terapéutic­os), una prác­ti­ca (ti­po y nú­me­ro de se­sio­nes, ho­ra­rio, du­ra­ción y ma­te­ria­les) y una eva­lua­ción fi­nal.

Aco­ger sin juz­gar. Tra­ba­ja­mos con el má­xi­mo res­pe­to y com­pa­sión ha­cia la per­so­na que con­fía en no­so­tros. Pa­ra ello, el víncu­lo y el mar­co de in­ter­ven­ción de­ben ser se­gu­ros y có­mo­dos. De­ben fa­ci­li­tar el en­cuen­tro, el ajus­te a la per­so­na o gru­po y su ne­ce­si­dad. Aco­ge­mos sin juz­gar.

Mo­de­los de in­ter­ven­ción. Exis­ten cin­co mo­de­los re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te por la WFMT: con­duc­tis­ta, ana­lí­ti­co, Nor­doff-Rob­bins, Be­nen­zon y BMGIM. Ca­da uno con su ba­se teó­ri­ca o fi­lo­só­fi­ca, una po­bla­ción a la que se di­ri­ge ma­yo

ri­ta­ria­men­te, unos ins­tru­men­tos y un acer­car­se mu­si­cal. Re­quie­ren for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. En el ám­bi­to sa­ni­ta­rio, el mo­de­lo Nor­doff-Rob­bins va ge­ne­ra­li­zán­do­se. Se­gún las ne­ce­si­da­des de la in­ter­ven­ción, el te­ra­peu­ta mez­cla tam­bién di­fe­ren­tes mo­de­los en su prác­ti­ca clí­ni­ca.

Me­dios mu­si­ca­les. La voz, el cuer­po y los ins­tru­men­tos acús­ti­cos ge­ne­ran unas fre­cuen­cias y ar­mó­ni­cos que in­ci­den di­rec­ta­men­te en el cam­po fí­si­co y ener­gé­ti­co de la per­so­na, pe­ro no se des­car­tan ins­tru­men­tos elec­tró­ni­cos y apli­ca­cio­nes mó­vi­les que fa­ci­li­ten el ac­ce­so y la in­clu­sión de mu­chas personas.

Así pue­de ser una se­sión. Se em­pie­za con una can­ción de bien­ve­ni­da pa­ra orien­tar en la reali­dad, pa­ra en­con­trar­nos con la per­so­na des­de el ser y crear un mar­co de se­gu­ri­dad.En la par­te cen­tral, se usan di­fe­ren­tes téc­ni­cas (can­tar, to­car, im­pro­vi­sar, mo­vi­mien­to, com­po­ner o ana­li­zar le­tras de can­cio­nes), pa­ra acom­pa­ñar a las personas en sus ne­ce­si­da­des, se­gún su po­ten­cia­li­dad, áni­mo y sa­lud, iden­ti­dad so­no­ra, per­cep­ción mu­si­cal y crea­ti­vi­dad. Y ter­mi­na­mos con una can­ción o ri­tual de des­pe­di­da.

Se­gui­mien­to. Po­de­mos eva­luar su efec­ti­vi­dad y la evo­lu­ción de ca­da per­so­na. Se pue­de cons­ta­tar que ha si­do una ex­pe­rien­cia sig­ni­fi­ca­ti­va, que ha ha­bi­do una pro­duc­ción mu­si­cal o se pue­den re­co­ger da­tos fi­sio­ló­gi­cos, au­to­re­gis­tros y tests.

Mu­si­co­te­ra­pia y vi­da. Co­mo di­jo el mú­si­co y pro­fe­sor Joh­na­tan Gold­man, « po­de­mos t r a ns­for mar el mun­do con nues­tro amor, luz y so­ni­do». Cuan­do la per­so­na co­nec­ta con su esen­cia a tra­vés de la mú­si­ca, se re­co­no­ce y es ella mis­ma. La vi­da se vuel­ve y abre ha­cia ella, en to­da su pu­re­za, ar­mo­nía, be­lle­za, amor… Sin lí­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.