Pla­ne­ta

Los jó­ve­nes es­pa­ño­les se apun­tan al mo­vi­mien­to mun­dial Fri­days For Fu­tu­re, ini­cia­do por Greta Thun­berg. Exi­gen que em­pe­ce­mos a lu­char de ver­dad con­tra la emer­gen­cia cli­má­ti­ca. Ha­bla­mos con ellos.

Cuerpo Mente - - CONTENT - MONTSE CANO

No hay pla­ne­ta B

Mi nom­bre es Greta Thun­berg. Ten­go 15 a ños. Soy de Sue­cia. Ha­blo en nom­bre de Cli­ma­te Jus­ti­ce Now [una coa­li­ción de ONG ac­ti­vis­tas cli­má­ti­cas]. Mu­cha gen­te di­ce que Sue­cia es so­lo un país pe­que­ño y que no im­por­ta lo que ha­ga­mos. Pe­ro he apren­di­do que na­die es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia. Y si unos po­cos ni­ños y ni­ñas po­de­mos aca­pa­rar los ti­tu­la­res de to­do el mun­do so­lo por fal­tar al co­le­gio, ima­gí­nen­se lo que po­dría­mos con­se­guir to­dos jun­tos si de ver­dad qui­sié­ra­mos». Mie­do a la ver­dad. Esa fue la ima­gen: una ni­ña de 15 años, con tren­zas, fren­te a los re­pre­sen­tan­tes de la Cum­bre del Cli­ma de las Na­cio­nes Uni­das (Po­lo­nia, di­ciem­bre de 2018). Pe­ro su apa­ren­te fra­gi­li­dad se des­va­ne­ció en unos se­gun­dos, cuan­do Greta em­pe­zó a de­cir ver­da­des in­có­mo­das: «Us­te­des so­lo ha­blan del eterno cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ver­de por­que tie­nen de­ma­sia­do mie­do a ser im­po­pu­la­res. So­lo ha­blan de se­guir ade­lan­te con las mis­mas ma­las ideas que nos han lle­va­do a es­ta si­tua­ción desas­tro­sa [el cam­bio cli­má­ti­co]. No son lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ros pa­ra ex­pli­car las co­sas co­mo son. In­clu­so esa car­ga nos la de­jan a no­so­tros, los ni­ños». ¿Quién es Greta? En po­co tiem­po, su dis­cur­so des­car­na­do y sin­ce­ro (ase­gu­ra que ser una ni­ña con el sín­dro­me de As­per­ger le ayu­da a ver la gra­ve­dad del pro­ble­ma y a no ser con­des­cen­dien­te) se ha­ce vi­ral y to­dos se pre­gun­tan: «¿Quién es Greta Thun­berg?». Greta es una ado­les­cen­te que, lle­na de tris­te­za y ra­bia al ver los bos­ques sue­cos ar­der por una ola de ca­lor en el ve­rano de 2018, de­ci­dió re­be­lar­se y pro­tes­tar con una pan­car­ta don­de po­día leer­se «Huelga es­co­lar por el cli­ma».

Huelga es­co­lar. Se plan­tó so­la fren­te a la se­de del Par­la­men­to sue­co y ex­pli­có que no vol­ve­ría al co­le­gio has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de su país (ce­le­bra­das el 9 de sep­tiem­bre de 2018) pa­ra que los po­lí­ti­cos sue­cos fue­ran cons­cien­tes de la emer­gen­cia cli­má­ti­ca.

EL PLA­NE­TA SE CA­LIEN­TA Sin vuel­ta atrás. El úl­ti­mo in­for­me del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) de­ja cla­ro que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal no de­be su­pe­rar los 1,5 °C si no que­re­mos lle­gar a un pun­to de no re­torno y que hay que re­du­cir a la mi­tad las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pa­ra 2030. Ace­le­ra­ción. La tem­pe­ra­tu­ra no so­lo ha subido ya 1 °C des­de la era prein­dus­trial, sino que ade­más el r it­mo de in­cre­men­to se ace­le­ra. Pe­ro las me­di­das im­ple­men­ta­das son len­tas cuan­do no inexis­ten­tes.

Al­zan­do la voz. La sor­pre­sa es que la pro­tes­ta de Greta se ha ex­ten­di­do co­mo la pól­vo­ra y ha da­do ini­cio al mo­vi­mien­to Ju­ven­tud por el Cli­ma. Re­sul­ta­do: dos huel­gas glo­ba­les de jó­ve­nes es­tu­dian­tes en más de 125 paí­ses (el 15 de mar­zo y el 24 de ma­yo de 2019) con le­mas co­mo «No hay pla­ne­ta B». Tam­bién pro­tes­tan ca­da vier­nes fren­te a las se­des gu­ber­na­men­ta­les de mi­les de ciu­da­des del mun­do. Son los Fri­days For Fu­tu­re (Vier­nes por el fu­tu­ro). Les es­ta­mos ro­ban­do el fu­tu­ro a los ni­ños y jó­ve­nes, y ellos han de­ci­di­do ha­cer es­cu­char su voz.

FRI­DAYS FOR FU­TU­RE EN ES­PA­ÑA

Ha­bla­mos con al­gu­nos de los jó­ve­nes es­pa­ño­les que es­tán or­ga­ni­zan­do las pro­tes­tas, cons­cien­tes de que es­ta lu­cha les afec­ta di­rec­ta­men­te.

La ge­ne­ra­ción del fu­tu­ro. ¿Qué es­tán pi­dien­do con las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los vier­nes? «So­mos la voz que gri­ta por la vi­da» –ex­pli­ca Ai­tor Urru­ti­coe­chea (19 años, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Ae­ro­es­pa­cial), de Fri­days For Fu­tu­re Bar­ce­lo­na–. «So­mos las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro y no que­re­mos ver­lo des­apa­re­cer an­te nues­tros ojos. Pe­di­mos una lu­cha real con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, con unos pri­me­ros pa­sos muy cla­ros: de­cla­rar y re­co­no­cer la si­tua­ción de emer­gen­cia cli­má­ti­ca en la que nos en­con­tra­mos».

Le­yes an­ti­con­ta­mi­na­ción. Otra jo­ven ac­ti­vis­ta, Iru­ña Erro (22 años, es­tu­dian­te de De­re­cho), de Fri­days For Fu­tu­re Pam­plo­na, aña­de: «No­so­tros pe­di­mos que los po­lí­ti­cos to­men me­di­das pa­ra crear le­yes que va­yan en con­tra de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas más con­ta­mi­nan­tes, que fo­men­ten las ac­ti­vi­da­des más eco­ló­gi­cas y que ayu­den a re­du­cir el cam­bio cli­má­ti­co».

Una ne­ce­si­dad. Ma­ría Ola­sa­ga­rre (14 años y es­tu­dian­te de ESO) in­te­gra tam­bién Fri­days For Fu­tu­re Pam­plo­na. Pa­ra ella, «el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es con­cien­ciar, ha­cer que se se­pa que ac­tuar con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es una ne­ce­si­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad, que los jó­ve­nes tam­bién te­ne­mos voz y vo­to, mos­trar nues­tra im­pli­ca­ción por un asun­to a es­ca­la glo­bal».

EMER­GEN­CIA CLI­MÁ­TI­CA Cum­plir los com­pro­mi­sos. To­dos re­cla­man que se de­cla­re la emer­gen­cia cli­má­ti­ca. Ma­ría Laín (25 años, cur­sa un más­ter de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra desa­rro­llo), de Fri­days For Fu­tu­re Ma­drid, nos ex­pli­ca que eso «sig­ni­fi­ca re­co­no­cer que exis­te un pro­ble­ma y, ade­más, acep­tar nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo uno de los paí­ses que más ha con­tri­bui­do a ge­ne­rar­lo. Tam­bién pe­di­mos que se cum­pla el Acuer­do de Pa­rís, al cual se han com­pro­me­ti­do y, a par­tir de ahí, que to­men to­das las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias pa­ra que la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal no au­men­te por en­ci­ma de 1,5 °C». La res­pon­sa­bi­li­dad de los ri­cos. Otro jo­ven ac­ti­vis­ta cli­má­ti­co, Ale­jan­dro Martínez (25 años, ha ter­mi­na­do Be­llas Ar­tes), de Fri­days For Fu­tu­re Ma­drid, aña­de otro pun­to: «Que se cum­pla es­pe­cial­men­te la cláu­su­la que vie­ne muy bien re­co­gi­da en el Acuer­do de Pa­rís so­bre jus­ti­cia cli­má­ti­ca, que su­po­ne que los paí­ses del Pri­mer Mun­do han de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad de ca­ra a aque­llos con me­nos me­dios y re­cur­sos pa­ra de­fen­der­se de la emer­gen­cia cli­má­ti­ca, y que son los que me­nos han con­tri­bui­do a crear­la». Op­ti­mis­mo. Lu­cha­do­res, rea­lis­tas y op­ti­mis­tas. To­dos es­tán con­ven­ci­dos de que sus ac­cio­nes de pro­tes­ta van a te­ner re­per­cu­sión: «La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos ya nos ha es­cu­cha­do. El pro­ble­ma es que una co­sa es pro­me­ter y otra co­sa es ha­cer», di­ce Ma­ría Laín. Tam­bién Iru­ña es op­ti­mis­ta: «So­lo de­be­mos se­guir pre­sio­nan­do».

los paí­ses del pri­mer mun­do han de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad por el cam­bio cli­má­ti­co

Lí­mi­te 2030. Ai­tor, sin em­bar­go, es más es­cép­ti­co: «To­dos sa­be­mos có­mo fun­cio­na la po­lí­ti­ca. Las le­gis­la­tu­ras de cua­tro años ha­cen que un ob­je­ti­vo co­mo el cam­bio cli­má­ti­co que­de co­mo una co­sa le­ja­na. A pe­sar de ello, te­ne­mos muy pre­sen­te la fe­cha lí­mi­te: 2030. Es­pe­ra­mos mo­les­tar lo su­fi­cien­te pa­ra que no les que­de más re­me­dio que ha­cer fren­te a la ma­yor cri­sis en la que se en­cuen­tra la hu­ma­ni­dad».

El mo­men­to es aho­ra. La más jo­ven, Ma­ría Ola­sa­rra­gue, tie­ne cla­ro qué le di­ría al pre­si­den­te es­pa­ñol y a quie­nes mi­ran ha­cia otro la­do: «El cam­bio cli­má­ti­co es un pro­ble­ma más allá de la po­lí­ti­ca y del go­bierno es­pa­ñol: de­be­mos preo­cu­par­nos por la sa­lud de nues­tro pla­ne­ta, fa­ci­li­tar el uso de ener­gías re­no­va­bles, re­du­cir el uso de plás­ti­cos… To­mar me­di­das aho­ra, an­tes de que sea tar­de». ¿Los acom­pa­ña­mos? Igual que Greta Thun­berg, Ma­ría re­cla­ma y exi­ge un cam­bio, en reali­dad una gran trans­for­ma­ción: «Una re­for­ma en nues­tro mo­de­lo de con­su­mo irres­pe­tuo­so con el me­dioam­bien­te. Ne­ce­si­ta­mos una im­pli­ca­ción real por par­te del go­bierno más allá de le­yes, y lo que es más im­por­tan­te, por par­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la». ¿Va­mos a de­jar­los so­los de­fen­dien­do la vi­da y el fu­tu­ro?

En me­dio si­glo, han des­apa­re­ci­do más de 25.000 es­pe­cies ani­ma­les. El ca mbio cli­má­ti­co lo agra­va­rá.

¡El fu­tu ro es­tá en pe­li­gro! Es el gri­to de ni­ños y jó­ven es de to­do el pla­ne­ta an­te la i n a cción de los a du ltos y po­lí­ti­cos.

Vier­nes de lu­cha, huel­gas… Los jó­ve­nes no quie­ren aca­bar su mo­vi­li­za ción has­ta ga­nar su fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.