Lo­ren­zo Cas­ti­llo y la crea­ti­vi­dad fes­ti­va.

ELLE Gourmet - - Sumario - LO­REN­ZO CAS­TI­LLO DI­SE­ÑA­DOR

La Na­vi­dad so­lía ins­pi­rar­me emo­cio­nes con­tra­pues­tas. ¿Quién no ha sen­ti­do cier­ta con­tra­rie­dad por la obli­ga­ción de ce­le­brar y, a la vez, la fas­ci­na­ción que pro­du­cen es­tos días tan má­gi­cos? Sin em­bar­go, ha­ce ya unos años, cuan­do des­cu­brí que era el mo­men­to per­fec­to pa­ra lu­cir mis gran­des vir­tu­des, de­ci­dí cam­biar de es­tra­te­gia. Así, es­ta épo­ca em­pe­zó a des­per­tar en mí los ins­tin­tos crea­ti­vos mas arries­ga­dos. Y, co­mo no po­día ser de otro mo­do, em­pe­cé por la de­co­ra­ción. En con­cre­to, por la de mi ca­sa de Ma­drid, que da mu­cho jue­go. Lo pri­me­ro que afron­té fue la com­pra del ma­yor abe­to que en­con­tré en Berg­dorf Good­man, en Nue­va York, y to­dos los col­gan­tes en pla­ta, ro­sa y ver­de, con for­mas de li­bé­lu­las, pá­ja­ros, es­tre­llas y ani­ma­les mi­to­ló­gi­cos. El éxi­to fue tal que el en­ga­la­na­mien­to del ár­bol se ha con­ver­ti­do en un re­to ca­da di­ciem­bre, y va­mos cam­bian­do el te­ma se­gún lo que nos ins­pi­re. En 2017 fue la por­ce­la­na chi­na, y las bo­las las pin­tó a mano mi her­mano San­tia­go, de acuer­do con el mo­de­lo Blue and Whi­te del si­glo XVIII.

El na­ci­mien­to es otro campo im­por­tan­te de bri­llo pa­ra mí, y, des­de lue­go, re­sul­ta esen­cial pa­ra no ol­vi­dar el ver­da­de­ro sen­ti­do de la ce­le­bra­ción. Me gus­ta mon­tar­lo al es­ti­lo na­po­li­tano, con rui­nas, mon­ta­ñas ver­des y fgu­ras an­ti­guas de ba­rro mur­cia­nas.

Y, ya en un te­rreno mas frí­vo­lo, es­tá la me­sa, una de mis ma­yo­res af­cio­nes. Me vuel­vo lo­co com­bi­nan­do va­ji­llas y pla­ta an­ti­guas con sa­le­ros, can­de­le­ros... y cual­quier ti­po de pie­zas de­co­ra­ti­vas. Las mez­clo en bus­ca de un efec­to un tan­to dra­má­ti­co. El re­ma­te fnal son las flo­res, que arre­glo yo mis­mo y con las que for­mo cen­tros sen­ci­llos, ca­si siem­pre de una so­la flor, de co­lo­res cá­li­dos, co­mo el na­ran­ja, el ama­ri­llo, el co­ral y el ro­sa. Cla­ra, mi her­ma­na, tie­ne una mano es­pe­cial pa­ra es­co­ger va­sos an­ti­guos de már­mol, de por­ce­la­na o de pla­ta, e in­clu­so pa­ra ubi­car­los.

Mi otra pa­sión es la gas­tro­no­mía, y qué me­jo­res fe­chas que es­tas pa­ra en­tre­gar­se a ella. Me gus­ta co­mer, pe­ro tam­bién co­ci­nar, y pa­re­ce que no se me da mal. Al­fon­so, mi pa­re­ja, in­sis­te en que va­ya a Mas­te­rchef, ya que, di­ce, los ca­la­ma­res en su tin­ta con arroz que pre­pa­ro cuan­do es­ta­mos en nues­tra ca­sa de ve­rano, en Ri­ba­de­se­lla, son los más bue­nos que ha pro­ba­do.

Los días más im­por­tan­tes, No­che­bue­na y Na­vi­dad, re­ci­bo a to­da la fa­mi­lia: ma­dre, her­ma­nos, so­bri­nos... Pre­pa­ro con mi co­ci­ne­ro los me­nús, que no son na­da sofs­ti­ca­dos, sino pro­pues­tas tra­di­cio­na­les. Co­mo pa­vo re­lleno con mu­chos acom­pa­ña­mien­tos: pu­ré de cas­ta­ñas, arán­da­nos y lom­bar­da con man­za­na. Al día si­guien­te, ver­di­nas con ma­ris­co, en ho­me­na­je a As­tu­rias; y, des­pués, al­go li­ge­ro, co­mo en­sa­la­da de per­diz. Y siem­pre ten­go un pos­tre con cho­co­la­te ne­gro, que es mi ob­se­sión: mous­se, tar­ta o bis­cuit.

Por su­pues­to, de be­ber hay si­dra de Vi­lla­vi­cio­sa, que nos trae re­cuer­dos de nues­tra in­fan­cia, brin­dan­do con mi pa­dre, as­tu­riano de pro. No sé si se­rán los efec­tos de ese bre­ba­je, pe­ro ter­mi­na­mos can­tan­do des­de clá­si­cos de los 80 has­ta te­mas country de Bob Dy­lan, al que mi ma­dre ado­ra.

Co­mo po­déis ver, pa­ra no gus­tar­me es­te pe­rio­do he ter­mi­na­do por me­ter­me en el pa­pel de an­ftrión con mu­cha ilu­sión. Brin­do con to­dos vo­so­tros, lec­to­res de ELLE GOURMET, por unas fes­tas lle­nas de ale­gría y –por qué no– de ex­ce­sos, tan­to de­co­ra­ti­vos co­mo gas­tro­nó­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.