CA­SIL­DA FINAT

La di­se­ña­do­ra de jo­yas ma­dri­le­ña nos abre las puer­tas de El Cas­ta­ñar, el pa­la­cio de su fa­mi­lia en To­le­do, pa­ra mos­trar­nos có­mo re­ci­be en su ca­sa du­ran­te las Na­vi­da­des. Una pis­ta: el ‘me­nos es más’ no va con ella.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR BLAN­CA GON­ZÁ­LEZ RU­FINO. FOTOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO. REA­LI­ZA­CIÓN: BÁR­BA­RA GARRALDA

La em­pre­sa­ria com­par­te sus tips pa­ra re­ci­bir en ca­sa. ¡To­do un pla­cer!

Ca­sil­da Finat (Ma­drid, 1983) es jo­ven, em­pren­de­do­ra y cons­tan­te. Y es­tá so­bra­da­men­te pre­pa­ra­da. Al fren­te de la frma de jo­yas que lle­va su nom­bre, la di­se­ña­do­ra ha co­se­cha­do un enor­me éxi­to. Dio sus pri­me­ros pa­sos en 2012, año en el que con­ci­bió una pe­que­ña co­lec­ción de pie­zas bañadas en oro pa­ra ven­der en mer­ca­di­llos mul­ti­mar­ca y en pop-up sto­res de la ca­pi­tal. Des­de en­ton­ces su pa­sión se ha con­ver­ti­do en un tra­ba­jo non stop, en el que las re­des so­cia­les jue­gan un pa­pel tan re­le­van­te co­mo los bo­ce­tos y las se­sio­nes en el ta­ller: con más de 93.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram (@ca­sil­daf­natmc), es una de las mi­cro­in­fluen­cers más re­le­van­tes del pa­no­ra­ma na­cio­nal, ade­más de la res­pon­sa­ble de un port­fo­lio en el que bri­llan los pen­dien­tes en for­ma­to XL, los col­gan­tes y los bra­za­le­tes

de es­pí­ri­tu mi­ni­ma­lis­ta. Pie­zas que se pue­den en­con­trar en la web de la en­se­ña (ca­sil­daf­natmc.com) y en sus dos tien­das fí­si­cas, en Se­vi­lla (Mon­te­car­me­lo, 44) y Ma­drid (La­gas­ca, 106). Am­bas di­rec­cio­nes se han con­ver­ti­do en lu­ga­res de pe­re­gri­na­ción pa­ra re­ma­tar los me­jo­res looks de fes­ta y pa­ra ha­cer el re­ga­lo ideal. Lo que a ella, por su par­te, la con­vier­te en una gu­rú del de­li­ca­do ar­te de pre­pa­rar unas ve­la­das per­fec­tas.

TO­DOS A LA ME­SA

«Lo me­jor de la Na­vi­dad es po­der re­unir­se con la fa­mi­lia», ase­gu­ra. «Me ilu­sio­na es­pe­cial­men­te por­que, des­de que me ca­sé, vi­vo en Se­vi­lla. Y, pe­se a que es­toy fe­liz allí y voy con­ti­nua­men­te a Ma­drid por tra­ba­jo, me en­can­ta vol­ver a ca­sa de mis pa­dres en es­tas fe­chas. So­mos mu­chos pri­mos, por lo que no es fá­cil que coin­ci­da­mos a lo lar­go del año. Pe­ro el día de No­che­bue­na, na­die de­ja de ir a ce­nar con la abue­la». Una fgu­ra, por cier­to, que ha in­flui­do de ma­ne­ra no­ta­ble so­bre ella a la ho­ra de re­ci­bir. «Es una ex­per­ta anfitriona de la que es­pe­ro ha­ber he­re­da­do al­go. Po­ne unas me­sas ma­ra­vi­llo­sas, clá­si­cas, con cen­tros en to­nos ro­jos, flo­res, fru­tas, cien­tos de ve­las... Ca­da vez son di­fe­ren­tes y, por difícil que pa­rez­ca, se su­pera siem­pre», cuen­ta Ca­sil­da. Eso sí, ella pre­fe­re las ce­nas pe­que­ñas e in­for­ma­les en­tre ami­gos a las más gran­des. Y, aun­que re­co­no­ce que co­ci­nar no es uno de sus fuer­tes, tam­po­co sue­le en­car­gar la co­mi­da fue­ra. En es­te ca­so si­gue los con­se­jos de su ma­dre: ha­cer­lo con ca­ri­ño y pa­cien­cia. «En oca­sio­nes pun­tua­les me gus­ta sa­car una va­ji­lla ma­ra­vi­llo­sa de Vis­ta Ale­gre que nos re­ga­la­ron por nues­tra bo­da. De ca­ra a es­tas fe­chas es­pe­cia­les apues­to por los pla­tos más tra­di­cio­na­les, co­mo el pa­vo re­lleno con guar­ni­ción de pu­ré de cas­ta­ñas y man­za­nas: es uno de los in­fa­li­bles. Co­mo ape­ri­ti­vo, ja­món, foie y ta­qui­tos de sal­món. Y, de pos­tre, tar­tas, que va­mos va­rian­do de año en año, acom­pa­ña­das de he­la­do de vai­ni­lla y sal­sa de cho­co­la­te», des­gra­na.

Le pre­gun­ta­mos cuá­les son los acor­des vi­sua­les y ol­fa­ti­vos de su Na­vi­dad. «El pai­sa­je del campo ver­de y los olo­res a tie­rra mo­ja­da, a ve­las aro­má­ti­cas y a chi­me­nea», res­pon­de. Y los so­ni­dos de la char­la ani­ma­da y de las ri­sas com­po­nen su ban­da

PE­RO LO HA­GO CON CA­RI­ÑO Y PA­CIEN­CIA»

so­no­ra. Pa­ra lo­grar que eso se con­vier­ta en reali­dad, pre­pa­ra la ca­sa con mu­cho mi­mo, cui­dan­do ca­da de­ta­lle, de for­ma que re­sul­te aco­ge­do­ra: po­ne al­go de mú­si­ca pa­ra ayu­dar a crear am­bien­te, en­cien­de lu­ces in­di­rec­tas... Por su­pues­to, lo ade­re­za to­do con un es­ti­lis­mo es­pec­ta­cu­lar, arre­gla­do pe­ro en clave ef­fortless.

CHRISTMAS STUFF

Co­mo es ló­gi­co, pa­ra la di­se­ña­do­ra las jo­yas son ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­bles en cual­quier mo­men­to, más aún, du­ran­te las fes­tas. «Lo de me­nos es más no va con­mi­go. Mi es­ti­lo es ecléc­ti­co, y me gus­ta lle­var mu­chos co­lla­res, col­gan­tes, ani­llos... Los voy cam­bian­do ca­da día, ri­gu­ro­sa­men­te. Ade­más, por si fue­ran po­cos los pier­cings que ten­go (cua­tro en una ore­ja), soy fan tam­bién de los ear­cuffs», di­ce en re­fe­ren­cia a los pen­dien­tes que se co­lo­can en la par­te su­pe­rior del ló­bu­lo y que no ne­ce­si­tan agu­je­ro. «Me los ve­rás ca­si siem­pre. La ver­dad es que soy co­mo un mues­tra­rio an­dan­te de mis pie­zas, por­que he com­pro­ba­do que a la gen­te le en­can­ta sa­ber exac­ta­men­te có­mo que­dan. Así que me he con­ver­ti­do en mi me­jor em­ba­ja­do­ra», aña­de en­tre ri­sas.

Con to­dos es­tos mim­bres, que van des­de la co­mi­da ca­se­ra has­ta una de­co­ra­ción cá­li­da y un fuer­te com­po­nen­te de mo­da, no nos ex­tra­ña lo más mí­ni­mo que Ca­sil­da sea con­si­de­ra­da una anfitriona mo­dé­li­ca. Ni tam­po­co que siem­pre es­té desean­do ver lle­gar es­ta épo­ca del año.

Ca­sil­da, en uno de los sa­lo­nes de El Cas­ta­ñar, con ves­ti­do de Ca­ro­li­na He­rre­ra y jo­yas de Ca­sil­da Finat MC.

La me­sa, en el co­me­dor de El Cas­ta­ñar, con vis­tas al jar­dín de la fin­ca.

De­ta­lles de la me­sa: va­ji­lla deSo­mos Bon­jour pa­ra Rue Vin­ta­ge 74; ser­vi­lle­tas y pla­tos de pan deRue Vin­ta­ge 74; man­te­les in­di­vi­dua­les de hi­lo, ja­rro­nes, can­de­la­bros, cris­ta­le­ría de co­lor con de­ta­lle en do­ra­do y cu­ber­te­ría de Za­ra Home; y arre­glos flo­ra­les de Ti­ta Re­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.