Inés Or­te­ga: co­ci­na de ma­dres a hi­jas.

ELLE Gourmet - - Sumario - INÉS OR­TE­GA ES­CRI­TO­RA ‘GASTRO’, PU­BLI­CA ‘CO­CI­NAR SIN GLU­TEN, SIN HUE­VO Y SIN LAC­TO­SA’ (ALIAN­ZA EDI­TO­RIAL)

La co­ci­na y la ali­men­ta­ción fue­ron una par­te im­por­tan­te de mi in­fan­cia y de mi edu­ca­ción. Es­toy in­mer­sa en pla­tos he­chos en ca­sa des­de pe­que­ña, pla­tos que han con­for­ma­do to­dos mis sen­ti­dos con in­ten­si­da­des di­ver­sas y que le han da­do ener­gía, va­rie­dad y sa­bo­res ex­tre­mos a mi exis­ten­cia. Es cier­to tam­bién que, en es­tos tiem­pos en los que to­dos pa­re­ce­mos el co­ne­jo blan­co que an­da­ba siem­pre con pri­sa en Las aven­tu­ras de Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, he lle­ga­do a acon­se­jar re­cu­rrir a pro­duc­tos con­ge­la­dos (los hay muy bue­nos) pa­ra una quiche o una mer­lu­za con ver­du­ras co­mo las de mi ma­dre, Si­mo­ne Or­te­ga, que en­se­ñó a ge­ne­ra­cio­nes a co­ci­nar.

Qui­zá el aro­ma de la fe­li­ci­dad se cue­za en el fon­do de una ca­ce­ro­la. Si una ha pro­ba­do un biz­co­cho ca­se­ro o una sal­sa de to­ma­tes de la huer­ta, se­rá ca­paz de di­fe­ren­ciar y apre­ciar me­jor los di­fe­ren­tes sa­bo­res, pe­ro tam­bién es cier­to que esas sen­sa­cio­nes tie­nen un as­pec­to efímero. Siem­pre son lo mis­mo y, a la vez, nun­ca lo son. Y aca­ba­mos pre­gun­tán­do­nos si el con­tex­to no re­sul­ta en oca­sio­nes más im­por­tan­te que el pro­pio con­te­ni­do del pla­to.

A mi ma­dre le agra­dez­co el ha­ber­me he­cho apre­ciar la co­ci­na y el amor por las re­ce­tas ca­se­ras y, más aún, el es­pí­ri­tu de com­par­tir­las al­re­de­dor de una me­sa con fa­mi­lia­res o ami­gos. Eso mis­mo qui­se trans­mi­tir­le a mi hi­jo, y di­ría que lo he con­se­gui­do. Aun­que de­bo ad­mi­tir que co­ci­nar a cua­tro ma­nos es mu­cho más en­tre­te­ni­do con mi nue­ra, Ma­ri­na Ri­vas, que pa­só de ser li­cen­cia­da en ADE Bi­lin­güe a Grand Di­plô­me por Le Cordon Bleu. Los ra­tos jun­tas en­tre pu­che­ros son fan­tás­ti­cos, y, si ella apren­de co­sas de mí, tam­bién yo apren­do de ella. In­clu­so he­mos es­cri­to jun­tas Co­ci­nar sin glu­ten, sin hue­vo y sin lac­to­sa, ya dis­po­ni­ble en las li­bre­rías.

Ma­ri­na es­tá mu­cho más aten­ta que yo a co­mer sano (a mí me pue­de el dul­ce, del que soy fan ab­so­lu­ta). Voy ha­cién­do­me ma­yor y creo frme­men­te en el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Me en­tu­sias­ma la idea de que ella he­re­de mis ca­ce­ro­las (al­gu­nas, ma­ra­vi­llo­sas, son de mi ma­dre y de mi abue­la, y aún du­ran…). Aho­ra la fe­li­ci­dad se in­cre­men­ta con la lle­ga­da de mi pri­mer nie­to, al que ya es­toy desean­do con­tar­le cuen­tos re­lle­nos. Es­to es, cuen­tos a tra­vés de los cua­les apren­da a alimentarse co­mo es de­bi­do, na­rra­dos con ges­tos y cam­bios de vo­ces pa­ra que no re­sul­ten so­sos.

Los sa­bo­res de la in­fan­cia nos per­si­guen du­ran­te to­da la vi­da. Pe­ro ¿por qué? Es una pre­gun­ta so­bre la que mi ma­dre y yo po­día­mos ha­blar du­ran­te lar­go ra­to y que ve­nía sal­pi­ca­da de re­cuer­dos de su ni­ñez y de la mía. Por eso me pro­du­cen una gran tris­te­za esas co­mi­das en las que ca­da uno de­ja el mó­vil en la me­sa y lo mi­ra de reojo. En ca­sa que­dan apa­ga­dos o le­jos de la vis­ta: nos de­di­ca­mos a con­ver­sar, que hay mu­chos te­mas in­tere­san­tes so­bre los que in­ter­cam­biar opi­nio­nes.

Re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ser ver­da­de­ra­men­te fe­liz si el cuer­po no es­tá bien nu­tri­do y acu­sa la fal­ta de ejer­ci­cio. Y yo aña­di­ría: sin un buen ra­to de char­la con la fa­mi­lia y los ami­gos ni de lec­tu­ra dia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.